¿Son las grasas y los aceites buenos para los perros? Todo lo que necesita saber

¿Son las grasas y los aceites buenos para los perros?

Sin duda, las grasas y los aceites son una parte esencial de la dieta de tu perro. Siempre hemos sabido que una dieta que contenga entre un 10 y un 15 por ciento de grasa es óptima para la salud de los perros pequeños y, sobre todo, para los perros adultos sanos. Lo que causa el problema es cuando se permite que el perro ingiera demasiadas calorías y grasas.

Ahora bien, ¿cuánto es demasiado? Diríamos que la grasa derivada de las golosinas extra y de esas sobras de tu cocina que a tu perro le encanta engullir es lo que se llama exceso de grasas. Además, si tu compañero no hace suficiente ejercicio para equilibrar las cosas, la situación puede empeorar.

En esta guía, hemos señalado las grasas y los aceites que son especialmente necesarios para tu perro y también hablaremos de las mejores formas de alimentarlo con grasas.

Pero lo primero es lo primero…

¿Qué son las grasas?

Las grasas son una forma natural de energía concentrada que le da a tu perro el triple de energía que las proteínas y los carbohidratos. Sin embargo, no debes preocuparte por las grasas que contienen los alimentos para perros, ya que son altamente digeribles. El organismo de tu perro aprovechará la energía derivada de esos nutrientes, antes que las proteínas y los hidratos de carbono.

Los ácidos grasos como el omega-3 y el omega-6 son esenciales en la dieta de tu perro. Estos son imprescindibles para la dieta regular de tu perro y deben proporcionarse en una proporción equilibrada en su dieta diaria.

¿Qué hacen estas grasas por los perros?

Las grasas definitivamente tienen un papel importante que desempeñar cuando se trata de funciones realmente importantes en el cuerpo de tu perro. Proporcionan energía y también ayudan a desarrollar las células del cuerpo, los tejidos, los nervios y los músculos. Además, también son un elemento importante en la producción de prostaglandinas, una sustancia similar a una hormona que ayuda a reducir la inflamación y aumenta el rendimiento general de manera efectiva.

Las grasas también son la razón por la que la comida de tu mascota huele y sabe bien (¡al menos para tu cachorrito!). De hecho, las grasas y los aceites son un alimento básico importante en los alimentos para perros. Ayuda a su cuerpo a absorber ciertas vitaminas conocidas como vitaminas liposolubles (A, D, E y K).

Con una cantidad equilibrada de grasa añadida a la dieta diaria de tu mascota, es probable que su pelaje sea más brillante y saludable. Pero ten cuidado con lo que le sirves a tu amigo peludo. No todos los tipos de grasas y aceites son buenos para las mascotas. La calidad, la cantidad y la fuente son factores importantes a considerar al elegir un alimento para perros.

La GRAN pregunta, ¿Puedo darle grasa a mi perro?

¡La respuesta es sí! Curiosamente, es muy importante que los perros reciban grasa de la proteína de la carne en lugar de los recortes de grasa. Una cantidad moderada de grasa en su dieta diaria sería realmente beneficiosa, haciendo que su pelaje se notara más suave y brillante. Solo recuerda no exagerar. Recuerda siempre mantener alejadas las grasas trans.

Sin embargo, no hay que preocuparse necesariamente por las grasas saturadas. Los perros no están expuestos a enfermedades cardíacas de alto nivel de colesterol ni a ningún otro riesgo coronario debido a la cantidad de ejercicio y carreras que realizan a lo largo del día.

Grasa natural versus grasa procesada

Cuando nos referimos a las grasas naturales, casi cualquier tipo de grasa es adecuada. Los mejores ejemplos de esto serían una pequeña cantidad de grasa de vacuno y de filete. Una pequeña cantidad de sebo y de grasa de la grasa fundida no es realmente perjudicial en absoluto si se puede equilibrar la cantidad y dársela de vez en cuando. Sin embargo, esto no hace que la grasa sea una comida. Bastaría con una carne magra en lugar de una gran cantidad de grasa.

A la hora de servir a tu mascota, evita siempre los alimentos basura y grasos. De hecho, abandona la idea de alimentar a tu amiguito con productos alimenticios procesados.

Orígenes comunes de aceites y grasas para perros

Supón que estás comprando comestibles y de repente te topas con el estante de comida para mascotas, cada marca tiene sus propias promociones. Es muy probable que elijas la mejor y más barata oferta de todas. No diríamos que estás equivocado, pero considerando lo mejor para tu mascota, te recomendamos que consultes la lista de ingredientes al menos una vez para ver qué tipo de grasa y aceite se utilizan en ese paquete en particular.

Además, verifica también las fuentes de grasas y aceites. Pero debes estar preguntándote por qué? Eso es porque, como mencionamos anteriormente, la calidad y la fuente de grasa es un factor importante a considerar cuando elegimos comida para perros. Las grasas y los aceites en los alimentos para perros se toman tanto de animales como de plantas. Por lo tanto, un alimento de calidad estándar tendrá un equilibrio adecuado de ácidos grasos como omega-3 y omega-6.

La mayoría de las veces, las fuentes habituales de ácidos grasos omega-3 son aceite de pescado, aceite de canola y linaza, mientras que el omega-6 se obtiene de la grasa de pollo, grasa de cerdo, aceite de girasol y cártamo y aceites de maíz y soja (conocidos específicamente como aceites vegetales). Estate atento a los ingredientes de baja calidad, como la manteca de cerdo o el sebo.

Algunos aceites saludables para agregar a la dieta de tu perro

Aceite de pescado

Todos somos conscientes del hecho de que el aceite de pescado contiene omega-3. Pero, ¿sabías que contiene EPA y DHA que tienen algunos efectos anticancerígenos y ayudan contra la artritis? Agregar una pequeña cantidad de aceite de pescado a la dieta también mejora la memoria de tu perro.

Lo que es más importante, el omega-3 presente en el aceite de pescado actúa como un efecto antiinflamatorio natural que ayuda a reducir la inflamación general en el cuerpo del perro y, por lo tanto, disminuye su dependencia de los medicamentos destinados a reducir la inflamación y el dolor.

Aceite de krill

Comparado con el hecho de que el aceite de pescado proviene de pescados que están más arriba en la cadena alimenticia como salmón, el aceite de krill se deriva de organismos similares a los camarones a pequeña escala que pueden clasificarse como un poco más bajos. Por lo tanto, es poco probable que el aceite de krill esté adulterado con mercurio.

También contiene EPA y DHA que sin duda le darán a tu perro una articulación más saludable y un pelaje más brillante junto con los otros beneficios que conlleva. Es más probable que tu perro absorba mejor las sustancias no vegetarianas como el pescado y el aceite de krill debido a las criaturas omnívoras que son.

Aceite de coco

Sin duda, el aceite de coco es uno de los aceites más beneficiosos de todos los tiempos. Este aceite virgen extra se está convirtiendo cada vez más en una opción popular para nuestros perros porque sabemos lo saludable que puede ser en comparación con las grasas saturadas y trans procesadas.

Sorprendentemente, resulta ser un gran remedio para la pérdida de peso del perro dándoles más energía para hacer ejercicio. También los alivia de la piel seca. Una nueva información que te proporcionaremos es que mejora su salud bucal canina aliviando su mal aliento.

Aceite de linaza

Si no estás seguro de qué es el aceite de linaza, es uno de los primeros superalimentos cultivados del mundo. Tiene otro nombre llamado semillas de lino y es de color marrón, tostado o dorado. El aceite procesado a partir de la linaza es de incoloro a amarillento y tiene sus propios beneficios para tu perro.

La buena cantidad de omega-3 alfa-linolénico en la linaza lo pone en el mismo terreno que el pescado salvaje cuando surge la pregunta sobre cómo mejorar la salud del corazón. Al igual que los otros aceites nutritivos que discutimos anteriormente, el aceite de linaza también ayuda con la movilidad de los perros artríticos y ciertamente ayuda a que los riñones funcionen mejor al controlar la presión arterial.

Semillas de calabaza y aceite de cáñamo

¿Necesitas complementar la dieta de tu perro con ácidos grasos omega-6? Por lo general, los dueños de perros que los alimentan con una dieta casera prefieren los aceites de origen vegetal, como las semillas de calabaza y el cáñamo, a otras fuentes como el aceite de maíz, el aceite de oliva o el aceite de cártamo. Si la dieta de tu perro carece de grasas omega-6, puede provocar un mal desarrollo en general y hacer que tenga poca carne (raw-boned).

Si la dieta de tu mascota carece de omega-6, puede causar degeneración renal y hepática. Más signos de deficiencia de omega-6 incluyen:

  • Problemas de comportamiento
  • Mala cicatrización de las heridas
  • Aborto involuntario
  • Infertilidad en perros machos

Aunque es muy raro que los perros tengan deficiencias de omega-6 porque los alimentos para mascotas ya contienen una cantidad pequeña o alta de estas grasas. Lo mejor es darles a tus canes fuentes de grasa de origen animal como el pescado o el aceite de krill. Realmente no pueden convertir los omega-3 de origen vegetal en cantidades adecuadas de EPA y DHA.

¿Cómo servir estos aceites saludables a los caninos?

Estos aceites están disponibles en tarros o incluso en cápsulas. El problema de los tarros es que, una vez que se abren y quedan al aire, pueden agriarse y ponerse rancios. Los expertos dicen que las cápsulas son un paso adelante en ese caso. Puedes darles de comer cápsulas perforándolas y apretándolas sobre su comida húmeda o una golosina. Los entusiastas de los perros llegaron a la conclusión de que las cápsulas se consumen mejor fuera de la comida húmeda.

Pero también depende de lo que prefiera tu perro. La mayoría de los perros que comen abundantemente se tragarían una cápsula por curiosidad. Sin embargo, si crees que son un poco reacios a tragar la cápsula, mezcla esos aceites líquidos con su comida húmeda para perros. También puedes verter un poco del aceite sobre su comida seca.

Por qué la grasa es realmente buena para tu perro

Seguramente, hay “grasas” malas, pero si puedes identificar el tipo de grasa adecuado para tu perro, sería extremadamente beneficioso para su dieta. Aquí hay algunos beneficios que tu perro experimentaría si consumen una cierta cantidad limitada de grasa.

Sabes que cuando proporcionas a tu perro la cantidad y el tipo correctos de grasa ayudas a satisfacer sus necesidades metabólicas. Y no hay duda de cómo las grasas son importantes para su buena salud y supervivencia. ¿Tienes un husky? Pues bien, la grasa es lo que mantiene en forma el pelaje, los ojos, la piel, el pelaje, el cerebro, las células sanguíneas y el sistema inmunitario de su husky.

Otra cosa es que si resides en un clima más frío, es probable que una cantidad sutil de grasa mantenga a tu perro caliente y le proporcione la resistencia para adaptarse a la brisa fría. ¡Andar distancias más largas y correr/senderismo con tu perro en la nieve será muy divertido!

¿Qué pasa si estos aceites tienen un efecto adverso en el perro?

No es de extrañar que el exceso de cualquier cosa pueda causar daño. Del mismo modo, un exceso de cualquiera de estos aceites provocará un aumento de peso en los perros. Una gran dosis de aceite podría ser la causa de la pancreatitis en los perros, especialmente si ya tienen sobrepeso. El consumo excesivo de aceite también puede provocar una deficiencia de vitamina E si no se complementa adecuadamente con otra vitamina adicional.

Algo que debes tener en cuenta es que, si tu amigo peludo ha sido operado en los últimos días, quizás debas dejar de seguir dándole aceite de pescado, ya que prolonga el tiempo de coagulación de la sangre. Según los expertos, es mejor dejar de darles aceite de pescado al menos cinco días antes y después de la operación.

Resumiendo

Últimamente ha habido mucha confusión sobre el tema de la alimentación de tu amigo peludo con grasas y aceites. Todo ha surgido debido a la gran cantidad de tipos de grasas disponibles hoy en día. Y es totalmente comprensible que estés confundido. Lo que te recomendamos es que primero averigües qué tipo y qué cantidad de grasa debes dar a tu perro.

Darles carne pura o manteca de cerdo no se puede comparar con el tipo de comida basura procesada. Sin embargo, la suplementación de ácidos grasos omega-3 y omega-6 es otro escenario. Si estás contemplando que tu perro pueda sufrir una insuficiencia renal, problemas de páncreas o daños en el hígado, esto no tendrá lugar en absoluto si no te excedes con estos ácidos grasos.

Por lo tanto, alimenta las grasas y los aceites con moderación. La pancreatitis es la principal preocupación al alimentar a su perro con grasas. Aparte de eso, puedes utilizar cualquier tipo de grasa que consideres buena para tu pequeño (excepto los alimentos procesados).

Y si tienes dudas recuerda preguntar a tu veterinario, ya que es el que mejor conoce a tu perro.

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      ¿Nos quieres decir algo? :)

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto:
      x Logo: Shield Security
      Este Sitio Está Protegido Por
      Shield Security