¿Los perros pueden comer setas? Lo que debes saber

¿Los perros pueden comer setas?

Uno de los ingredientes más saboreados en algunos platos son las setas. Estos ingredientes pueden aportar un cierto toque de terrosidad a los platos que puede elevar aún más la complejidad de la comida y darle carácter. El 99% de todas las especies de setas se consideran generalmente seguras para el consumo humano.

Sin embargo, esto nos lleva a preguntarnos si esta generalización puede extenderse también a nuestras queridas mascotas. Al fin y al cabo, si están en la naturaleza, pueden comer fácilmente un grupo de hongos en crecimiento sin que nos demos cuenta y, a menudo, sin ningún efecto adverso. Pero, ¿significa esto que los perros pueden comer setas?

El peligro de la intoxicación por setas

Al igual que ciertas especies de setas se consideran altamente tóxicas y pueden ser a veces mortales para los seres humanos, las mismas especies pueden producir la misma toxicidad para los perros y algunas también son mortales. Según las autoridades, las setas con potencial tóxico se clasifican en 4 grupos, siendo la clase A la más tóxica y se ha considerado generalmente como la principal causa de destrucción celular, especialmente en los riñones y el hígado. Las setas tóxicas de clase B y C atacan el sistema nervioso, mientras que las de clase D producen efectos normalmente más leves, limitados al tracto gastrointestinal.

Se sabe que algunas especies de setas son mortales, ya que pueden provocar daños y destrucción de las células del hígado. Las toxinas de estos hongos son conocidas por producir ictericia o el amarillamiento de la piel y las membranas mucosas, babeo excesivo que se conoce como ptialismo, movimientos descoordinados, ataques o convulsiones y coma. Dependiendo de la toxina, la muerte puede sobrevenir en pocos días si no se trata de forma agresiva. Entre los ejemplos de hongos altamente tóxicos, especialmente para el hígado, se encuentran los siguientes

  • Amanita phalloides, también conocida como seta de la muerte
  • Galerina
  • Amanita ocreata o la seta Ángel de la Muerte
  • Lepiota, también conocida como Falso Parasol

Se sabe que las siguientes setas producen alucinaciones o alteraciones de la percepción sensorial incluso entre los perros.

  • Conocybe
  • Psilocybe
  • Panaeolus
  • Gymnopilus

En cuanto a las especies de hongos que pueden causar malestar estomacal, éstas incluyen típicamente los hongos Entolomo, Chlorophyllum y Boletus. Estos producen las siguientes manifestaciones clínicas

  • Debilidad
  • Dolor abdominal
  • Vómitos
  • Letargo
  • Diarrea

Dado que estas especies de hongos se consideran peligrosas para los perros, es imperativo no dar a tu mascota ninguna de estas especies. El problema, sin embargo, es que sencillamente no sabemos lo que nuestras mascotas están comiendo cada vez que se pierden en el exterior, especialmente en el bosque. Evidentemente, no tenemos ni idea de si han comido alguna de estas especies de hongos.

Además, aunque presenten las manifestaciones clínicas que hemos descrito anteriormente, no pensaremos realmente que están causadas por la ingestión de hongos tóxicos. Muchas de estas manifestaciones clínicas también pueden verse en otras enfermedades.

Las setas silvestres son un “no” definitivo

Debería ser bastante obvio no dar nunca a nuestros perros setas silvestres, especialmente si no estamos realmente seguros de las toxinas presentes en estas golosinas naturales silvestres que llevamos a casa. Sin embargo, existe un consenso general sobre la seguridad de estas golosinas. Si es seguro para el consumo humano, también debería serlo para los perros.

Dicho esto, si realmente quieres dar a tu mascota setas como manjar, es mejor que las adquieras en tu tienda de comestibles o supermercado de confianza. En ellos se venden setas que son seguras para nosotros, por lo que tampoco deberían suponer una amenaza para nuestras queridas mascotas.

Los nutrientes de las setas

Las setas son ricas en vitaminas y minerales, como la riboflavina, la tiamina, el folato, la niacina y el ácido pantoténico. El folato participa en la síntesis de glóbulos rojos más sanos que, a su vez, ayudan a proporcionar una amplia oxigenación al resto del cuerpo. Las demás vitaminas del grupo B son importantes para mejorar el metabolismo de los macronutrientes, de modo que éstos se descomponen eficazmente en sus componentes para que el organismo canino los utilice con eficacia.

Las setas también contienen vitamina D y se consideran una de las pocas fuentes alimentarias de esta vitamina. Esto puede contribuir en gran medida a la capacidad de tu perro para absorber el calcio, necesario principalmente para fortalecer los huesos. La vitamina D también influye en los niveles sanguíneos de fósforo, otro mineral saludable para los huesos.

Estos alimentos también son ricos en selenio, hierro, potasio, fósforo y cobre. El hierro es necesario para la producción de glóbulos rojos más sanos, ya que es el principal componente de la hemoglobina. Ésta es el principal transportador de oxígeno, sin el cual el oxígeno no tendría nada a lo que unirse. El selenio está ganando popularidad entre muchos propietarios de perros por sus propiedades antioxidantes, que pueden ayudar a conseguir un pelaje más sano y brillante, así como a mejorar la integridad de la piel canina.

El potasio, por su parte, es importante en la transmisión de los impulsos nerviosos, ya que es uno de los dos principales iones necesarios para este proceso. El cobre es importante para mejorar la capacidad del organismo de utilizar el hierro, mientras que sus propiedades antioxidantes también pueden potenciar la acción del selenio. El cobre también es importante para la cicatrización de heridas, lo que puede ser especialmente beneficioso para los perros más propensos a perder la integridad de la piel.

Alimentación responsable

Al igual que cualquier otro alimento humano que demos a nuestros perros, es importante darles sólo los tipos de setas más seguros. Para ello, prepara tú mismo el plato de setas y no añadas ningún otro ingrediente, sobre todo condimentos, ya que éstos suelen estar repletos de sodio. Además, es fundamental evitar saltear las setas frescas comestibles en mantequilla, ya que el exceso de grasa puede ser absorbido por la seta, ser ingerido por tu perro y crear problemas a largo plazo.

Si tienes que comprar setas en conserva, comprueba la lista de ingredientes del producto. En la medida de lo posible, no debería contener ningún ingrediente artificial, especialmente potenciadores o conservantes, colorantes o incluso potenciadores del sabor.

Por último, consulta siempre con tu veterinario si es seguro darle setas a tu perro. Si tu perro padece alguna enfermedad que contraindique el consumo de setas, no debes tentar a la suerte.

Las setas son ricas en minerales y vitaminas que pueden ser realmente beneficiosas para los perros. Sin embargo, como hay especies que son muy tóxicas y mortales, lo mejor es darles sólo setas seguras para los humanos, sin ingredientes añadidos, y sólo con moderación.

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)


Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: