5 riesgos invernales para la salud de los perros

5 riesgos invernales para la salud de los perros

El invierno es sinónimo de vacaciones, alegría y celebración. Navidad, Año Nuevo, nevadas: los humanos tenemos muchos motivos para sentirnos felices en esta estación. Nuestros amigos caninos, en cambio, necesitan un poco más de atención en invierno para mantenerse en forma.

Puede regalarles unas botas y casetas para perros para el invierno que garanticen su buena salud en esta época. Sin embargo, eso podría no ser suficiente para que estos animales caninos se mantengan alejados de muchos peligros para la salud. Por eso, aquí comentamos cinco de los peligros más comunes para la salud de los perros en invierno y las posibles formas de prevenirlos.

Congelación

La congelación es más o menos como el frío que muerde las partes periféricas de tu mascota, como la cola, las orejas y los dedos de los pies. Estas zonas en particular tienden a congelarse como resultado de las congelaciones. Esta es la condición preliminar antes de que se produzca la hipotermia. Aunque la congelación en sí misma no es mortal, puede dar lugar a otras enfermedades que sí lo son. Otro nombre para las congelaciones es congelatio según la jerga médica.

Síntomas

El síntoma más común de un ataque de congelación es la decoloración de la piel de su perro. Esto ocurre porque el flujo sanguíneo de su cuerpo disminuye a temperaturas extremadamente bajas. Como resultado, la piel puede volverse muy pálida, incluyendo algunas zonas de color blanco azulado. Junto con esta decoloración, la piel también puede mostrar algunas heladas formadas alrededor de las regiones periféricas. Tocar esas zonas afectadas puede causar dolor a su perro.

Cuando vuelve a una zona más cálida o confortable, las zonas descoloridas se vuelven repentinamente rojas e hinchadas. Este horror puede transformarse en una úlcera cutánea o en una ampolla. Si no se proporciona tratamiento, los tejidos locales de esas regiones mueren y se vuelven lentamente negros.

Posibles causas

Es muy poco probable que una mascota con un amo cuidadoso sea víctima de las congelaciones. Esto se debe a que las congelaciones atacan a los perros que permanecen mucho tiempo al aire libre en el frío. El contacto frecuente con el agua fría puede empeorar aún más la situación para ellos.

En tales condiciones, el cuerpo del perro estrecha automáticamente los vasos sanguíneos para que todos los órganos puedan seguir funcionando. Si el cuerpo necesita hacerlo durante mucho tiempo, la sangre acabará por dejar de llegar a determinadas zonas, lo que les hará sufrir congelaciones.

Posible tratamiento

Si has detectado síntomas de congelación en tu perro, hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar un poco sus sufrimientos. En primer lugar, utilice un radiador o un secador para calentar un pequeño trozo de toalla. A continuación, aplícalo suavemente sobre las regiones afectadas del cuerpo del perro para que alcancen una temperatura óptima de entre 100 °F y 108 °F. Esto puede proporcionarle cierto alivio temporal, pero para una solución permanente, lleve al perro a un veterinario de confianza.

Medidas preventivas

Dado que la exposición prolongada al frío es la principal causa de las congelaciones, asegúrese de que su mascota se sienta lo suficientemente abrigada en un entorno frío. Póngale algunas prendas cómodas como jerséis para perros, abrigos para perros, botas, chaquetas para perros, etc. Este es un paso vital si su perro ya sufre una condición física como enfermedades del corazón o diabetes que dificulta el flujo sanguíneo.

Hipotermia

La hipotermia se produce cuando el cuerpo del perro alcanza temperaturas inusualmente bajas. Puede atacar en tres niveles según las temperaturas corporales: leve (90-99 °F / 32-37ºC), moderada (82-90 °F / 27,7-32ºC) y grave (menos de 82 °F / 27,7ºC). Todas estas temperaturas están muy por encima del rango normal para un perro. Estas condiciones pueden provocar daños en el sistema nervioso central, la respiración, el corazón, el flujo sanguíneo y la inmunidad.

Síntomas

Los síntomas de la hipotermia cambian con los niveles de gravedad. Cuando se encuentra en un estado leve, su perro parecerá fatigado, tembloroso e incapaz de concentrarse. Si alcanza el nivel moderado, los músculos pueden volverse más rígidos, junto con una presión sanguínea baja y una respiración más lenta. El nivel más extremo de hipotermia presenta pupilas dilatadas, dificultad para respirar y latidos cardíacos débiles. A veces, el perro afectado puede incluso entrar en coma por una hipotermia severa.

Posibles causas

Al igual que las congelaciones, la causa principal de los ataques de hipotermia es también un entorno frío. La exposición prolongada a dicho entorno puede desencadenar la hipotermia en los perros. Los cachorros recién nacidos también pueden sufrir hipotermia a temperaturas ambiente, ya que sus cuerpos pueden perder calor a un ritmo más rápido. En definitiva, los cachorros, los perros viejos y los que están anestesiados son los más susceptibles de sufrir hipotermia.

La hipotermia también puede afectar a los perros que ya padecen una enfermedad neurológica llamada hipotálamo o una afección llamada hipotiroidismo. En el hipotálamo, la parte de su cerebro que se ocupa del control de la temperatura corporal se ve obstaculizada. Por otra parte, una cantidad reducida de hormonas tiroideas causa hipotiroidismo.

Posible tratamiento

Una vez diagnosticada la hipotermia de su mascota, debe minimizar sus movimientos para reducir la posibilidad de que siga perdiendo calor. Esto también disminuirá la posibilidad de un posterior ataque por arritmia cardíaca, en el que el corazón bombea a ritmos muy irregulares.

Caliente al perro lo antes posible con prendas cómodas como las botas para perros y los jerséis para perros. En caso de hipotermia moderada, también puede utilizar almohadillas térmicas para este fin. No te alarmes si ves que la temperatura corporal baja al principio de este proceso. Se trata de una reacción natural de la sangre caliente del interior del cuerpo del perro al cambio térmico de su exterior.

La hipotermia severa requerirá ayudas respiratorias y fluidos intravenosos para tratar la compleja condición.

Medidas preventivas

No deje que su mascota permanezca mucho tiempo al aire libre para evitar la hipotermia. También puede considerar la posibilidad de hacer algunas renovaciones cálidas en las casas para perros para el invierno, tal vez incluso añadir algunas camas con calefacción para mascotas, o calentadores para casas de perros. Los pacientes más vulnerables a la hipotermia son los perros con enfermedades hipotalámicas, hipotiroidismo, baja grasa corporal, anestesia o cirugía previa, así como los cachorros y los perros viejos.

Anticongelante

Es un problema muy común para los propietarios de mascotas que sus compañeros caninos laman anticongelante. Los productos químicos que contiene el anticongelante son perjudiciales para los perros, especialmente para los cachorros. Sólo unas pocas lamidas pueden llevarlos a condiciones fatales. Como mínimo, puede hacer que se comporten como un borracho y luego provocar desmayos o convulsiones.

Síntomas

Como acabamos de mencionar, el comportamiento de embriaguez es uno de los síntomas comunes del anticongelante. Dicho comportamiento incluye movimientos inestables y euforia. Hay síntomas más llamativos como vómitos, diarrea, micción excesiva, convulsiones y desmayos. El perro también puede parecer fatigado y deprimido. En fases extremas, el anticongelante también puede dejarle en coma.

Posibles causas

Si usted es uno de esos dueños de mascotas que suele llevar a su perro en el coche, debe tener un poco más de cuidado este invierno. El anticongelante del radiador de tu coche puede gotear al suelo, lo que posteriormente puede ser ingerido por la mascota. Además, sus productos químicos también se encuentran en las tazas de los inodoros donde las tuberías tienen anticongelante. Su elemento principal, denominado etilenglicol, es peligroso para estos seres caninos. Una cantidad tan pequeña como 88 ml de anticongelante puede ser mortal para un perro de tamaño medio.

Posible tratamiento

Si detecta que el perro está ingiriendo anticongelante a su alrededor, intente que la mascota lo vomite inmediatamente proporcionándole una solución de peróxido de hidrógeno. La cantidad ideal de esta solución es una cucharadita por cada 5 libras de peso del perro. Si su perro pesa mucho, déle la cantidad ideal de esta solución un máximo de 3 veces a intervalos de 10 minutos.

Este tratamiento puede funcionar sólo dentro de las dos horas siguientes a su ingestión de anticongelante. Para tomar una ruta más segura, lleve a la mascota a su veterinario de confianza antes de inducirle el vómito. No opte por este método si su perro sufre un shock, angustia, problemas respiratorios o está desmayado. Un veterinario puede proporcionarle posteriormente los antídotos necesarios para anular los efectos venenosos.

Medidas preventivas

Asegúrese de que las mascotas no lleguen nunca a los recipientes de anticongelante ni accedan a ellos, independientemente de dónde estén: el coche o la casa. Una vez que se hayan agotado, deshazte de ellos adecuadamente para que estén lejos de la atención de tu mascota. Si por error derramas el anticongelante, mantén a todas tus mascotas alejadas de esa zona durante un tiempo y límpialo inmediatamente. Revisa regularmente el radiador de tu coche para evitar cualquier fuga. Si aún así encuentras alguna, repárala cuanto antes.

Fundidores de hielo

Los fundentes de hielo se utilizan para eliminar todo el hielo acumulado en las aceras que perturba la circulación habitual de los ciudadanos. Aunque nos facilitan la vida a los humanos, no son tan útiles para la salud de nuestras mascotas. Pueden irritar las patas de su perro y resultar aún más perjudiciales al ingerirlos. Si come hielo derretido en una cantidad trivial como menos de una onza por cada 2,3 libras de su peso, aún puede haber consecuencias fatales de esa ingestión.

Síntomas

El síntoma más común de estar afectado por el hielo derretido es la irritación de las patas de la mascota. Además, si el perro lo lame del suelo, también pueden aparecer síntomas como vómitos o diarrea. Esto también puede ocurrir si se lame las patas sin limpiar al volver a casa. Otros posibles síntomas son presión arterial baja, temblores, convulsiones, fatiga, exceso de sed y exceso de salivación.

Posibles causas

Los deshielos suelen estar compuestos por cloruro de sodio, cloruro de calcio o cloruro de potasio. Todas estas sustancias químicas tienden a irritar o quemar la piel de las patas de nuestros compañeros caninos. Ingerirlos altera el sistema gastrointestinal de los perros, provocando una posible insuficiencia renal e incluso la muerte.

Posible tratamiento

Si ya has manejado este tipo de situaciones, dale al perro los medicamentos adecuados para anular la toxicidad. Puede utilizar carbón activado para absorber el veneno antes de que entre en el torrente sanguíneo y evitar que llegue al estómago de la mascota.

Medidas preventivas

Cada vez que termines un paseo con tu simpática mascota, límpiale las patas inmediatamente después de volver a casa. Esto se aplica en todas las ocasiones, incluso en las que no veas el hielo derretido en la calle. Las sustancias pueden seguir existiendo en la zona y es mejor prevenir que curar. Una solución más fácil sería comprarle a la mascota un par de botas para perros para evitar que sus patas toquen el hielo derretido. Además, no dejes que tu mascota beba de los charcos ni coma nieve en ningún sitio. Si necesita utilizar fundentes de hielo para su uso personal, asegúrese de elegir una marca no tóxica.

Alergias estacionales

La propia estación del invierno puede provocar algunas alergias con su clima frío y su entorno cambiante.

Síntomas

Los posibles síntomas de las alergias invernales incluyen picor o lagrimeo de ojos, goteo nasal, tos, estornudos, ojeras y picor o irritación de la piel.

Posibles causas

Las alergias invernales de su perro pueden deberse al contacto con los ácaros del polvo, el moho y otros alérgenos similares. También puede producirse simplemente por el aire seco estacional con una humedad muy baja.

Posible tratamiento

Dale a tu perro un buen baño con un champú fiable, calmante, hidratante e hipoalergénico para eliminar todos los alérgenos. Sin embargo, no lo bañes con demasiada frecuencia, ya que eso puede resecar la piel. También existen medicamentos para tratar las alergias invernales del perro. Invierta en alguno de ellos siguiendo las sugerencias de su veterinario.

Medidas preventivas

Para prevenir futuras alergias invernales, limpie el filtro de la caldera y el humidificador de su casa con regularidad. Mantenga la humedad interior por debajo del 40% para mantener a los perros calientes.

Mantenga a su amigo canino dentro de casa el mayor tiempo posible en invierno. Sácalo sólo para dar paseos rápidos después de haberle puesto las botas para perros y otros artículos esenciales para el invierno. Evite las zonas heladas, cuya superficie no puede soportar el peso de su mascota. Su textura resbaladiza tampoco es segura para los perros. Manteniendo la temperatura y la humedad óptimas en el interior, puedes hacer del invierno una estación feliz para tu mascota.

Te puede interesar: Cuidado de los perros mayores

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      ¿Nos quieres decir algo? :)

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto:
      x Logo: Shield Security
      Este Sitio Está Protegido Por
      Shield Security