Pastor australiano: información y datos sobre la raza de perro

Pastor australiano

Los perros son grandes compañeros, y es más fácil elegir uno que sea perfecto para usted debido a la variedad que hay. Decir que sólo hay una variedad física de perros es quedarse corto, ya que también vienen con personalidades y requisitos de cuidado diferentes. Si lo que busca es lealtad, el pastor australiano obtiene la máxima puntuación.

Con su naturaleza afectuosa y sus altos niveles de inteligencia, estos perros son excepcionalmente protectores con su dueño. Los pastores australianos son especialmente adecuados para los propietarios que tienen un gran amor por las actividades al aire libre. Esto se debe a que son una raza de trabajo con mucha energía y fuertes instintos.

De hecho, hay muchas más características del pastor australiano que hay que tener en cuenta, por lo que este artículo le proporcionará información crucial sobre la raza, si está pensando en acoger uno en su casa. Estos son algunos de los datos clave que le ayudarán a tomar una decisión.

Historia del pastor australiano

El pastor australiano no tiene una historia clara sobre su origen, principalmente debido a su nombre. Hay historias que dicen que son originarios de España, y que fueron utilizados como pastores allí y luego fueron llevados a América a través de Australia. Sin embargo, hay pruebas y evidencias de que en los siglos XIX y XX, el perro pastor australiano se desarrolló en el oeste de Norteamérica.

La raza de perro pastor australiano, que no se deja intimidar por la altitud, solía ser muy activa como pastor en las Montañas Rocosas, y la cría atraía a compradores de todas partes. Es discutible el parentesco del Pastor Australiano actual con los perros procedentes de España, que eran más pequeños y tenían el pelaje coloreado.

Se supone que una vez que llegaron a Australia, se mezclaron con perros australianos, lo que les dio esa identidad. El Pastor Australiano, también conocido como Aussies, tal y como lo conocemos hoy, ni siquiera se reconoce como procedente de Australia. A su llegada a América, el perro fue criado para satisfacer las necesidades de los ganaderos americanos. Se criaron más por sus rasgos que por su aspecto, y entre 1940 y 1970, el Australian Shepherd Club of America comenzó a registrarlos.

Datos rápidos sobre el pastor australiano

No son australianos

El origen del pastor “australiano” es impreciso, pero está claro que no son perros autóctonos de Australia. Forman parte de las razas de pastores cuyos orígenes se perdieron debido a la migración de un lugar a otro. Se sabe que el pastor aussie procede de España, pero con pruebas limitadas. Australia es sólo la ruta que siguieron la mayoría de sus propietarios para llevar los perros a América. Hay una teoría que también sugiere que el nombre era por las ovejas que se importaban de Australia. La raza, a día de hoy, es un producto de la manipulación americana, y se ha hecho aún más difícil entrenar su linaje.

Se hicieron famosos gracias a los rodeos

Los perros, durante los últimos años, se han convertido en grandes animadores a través de los rodeos y las competiciones, siendo los pastores australianos uno de ellos. Es cierto que eran excelentes pastores, pero empezaron a aparecer en los espectáculos de rodeo con mucha frecuencia, lo que les dio cierta atención por parte del público. Aparte de su destreza en el pastoreo, hacían trucos increíbles, asombrando a los que los veían, abriéndose camino en el corazón de muchos. Quedó claro que eran un elemento básico en los rodeos y probablemente uno de los favoritos, y la gente espera verlos.

Han tenido muchos apodos

Cuando uno se desplaza tanto, es normal que reciba algunos nombres de distintos lugares. Los pastores Aussie son una de esas razas que han tenido muchos nombres aparte de Pastor Australiano. Antes se llamaban pastores españoles, lo que tiene sentido por su supuesto origen español. En algún momento, se les llamó pastor de Nueva México, perro pastor, pastor austriaco y cola de bob.

Les encanta trabajar

Los Aussies no sólo son buenos para el pastoreo, sino también como perros lazarillos, perros de búsqueda y rescate, perros detectores de drogas y perros auditivos. Su alto nivel de energía hace que disfruten de la actividad, lo que resulta útil en el adiestramiento para hacer otras cosas. Su gran inteligencia también es responsable de su rápido aprendizaje y de su capacidad para realizar una gran variedad de trabajos.

Su cola es corta por naturaleza

Además de ser propensos a la heterocromía, uno de cada cinco Shepard australianos nace con la cola corta. Los ganaderos preferían estos perros, porque eran más seguros para el pastoreo, y los criaban con ese fin.

Cosas que debe saber sobre el pastor australiano

Entrenamiento

La mejor manera de entrenar a un pastor australiano es mediante la recompensa y la constancia. La socialización es vital para que el cachorro de pastor australiano se convierta en un adulto con buenos modales. Es aconsejable exponer a su pastor australiano de 7 semanas a diferentes personas, lugares y perros para darle una idea de cómo es el mundo real.

Puede seguir socializando al perro después de las siete semanas recomendadas, ya que es mejor que no hacerlo en absoluto. Esta raza se comporta bien cuando el adiestramiento se basa en la recompensa, por lo que habrá que reforzar el buen comportamiento mediante elogios o golosinas para que se mantenga. El adiestramiento con clicker es otro método que consiste en utilizar el sonido para indicar al perro la realización de la tarea.

Comienza dando la orden verbalmente antes de utilizar el sonido para indicar la finalización. Funciona excepcionalmente bien para aquellos perros que se someten a un entrenamiento intenso. El adiestramiento debe ser un proceso gradual, comenzando con órdenes e instrucciones básicas como “siéntate”. Al principio, tendrá que establecer la comunicación con su perro, y ésta es probablemente la parte más difícil del proceso de adiestramiento.

Asegúrese de que el adiestramiento sea constante y dure entre 15 y 20 minutos para evitar que el perro pierda el interés. Juegue con su perro después de cada sesión para que espere con ganas la siguiente. Los pastores australianos son buenos para aprender órdenes, por lo que debe enseñarles una gran variedad de ellas para ampliar sus conocimientos. Para las órdenes más complicadas, divídalas en partes para hacerlas más manejables.

No espere que el perro sea obediente todo el tiempo, y asegúrese de poner fin a su mal comportamiento. Los pastores australianos son notorios pastores, y debe ignorarlos o encontrar alguna actividad en la que canalizar su energía. No castigue a su perro porque existe la posibilidad de que se ponga agresivo con usted. Póngase en contacto con un adiestrador profesional si le resulta agobiante.

También te puede gustar nuestro artículo sobre Clickers para adiestramiento de perros.

Alimentación

Los pastores australianos son perros muy activos a los que les encanta trabajar, por lo que su dieta debe consistir en ingredientes nutritivos y de alta calidad que puedan mantenerlos sanos. Son perros de tamaño medio con una constitución sólida que pesan entre 50 y 65 libras en el caso de los machos y entre 30 y 45 libras en el de las hembras.

Las variaciones en la edad, el peso, el tamaño, el metabolismo individual y el nivel de actividad son factores decisivos sobre la cantidad de comida que se le dará al perro. Se recomienda que un pastor australiano activo que pese 50 libras consuma 1353 calorías diarias. El cachorro de pastor australiano consumirá más porque es más activo y necesitará las calorías adicionales.

Las proteínas deben ser uno de los principales componentes de la dieta de la raza, preferiblemente procedentes de animales. Para los cachorros, es aconsejable que su comida contenga al menos un 22% de proteínas y un 18% para los adultos. Cada comida debe contener también grasas saludables como los ácidos grasos omega-3 y omega-6, que favorecen el desarrollo de la piel y el pelaje.

Estas grasas pueden provenir de la grasa de pollo o del aceite de pescado, y suponen al menos el 8% de la dieta de un cachorro y el 5% de la de un adulto. Otros nutrientes que debe incluir la dieta del perro son el calcio, el fósforo y los carbohidratos. El calcio y el fósforo pueden proceder de cereales aptos para perros y contribuir al desarrollo de los huesos y las articulaciones de la raza.

Los carbohidratos pueden proceder de boniatos y guisantes, que tienen un bajo contenido glucémico y son buenos para el nivel de azúcar del perro. Evita a toda costa los alimentos con conservantes y sabores artificiales y ten cuidado antes de añadir suplementos a su dieta para no poner en riesgo su salud.

Te puede interesar: aceite de salmón para perros

Aseo

Asear al perro es invertir en su bienestar, asegurándose de que esté siempre limpio por fuera. No es una tarea fácil, pero puede ser una experiencia de unión divertida para usted y el perro. Esta raza tiene un pelaje doble, que debe cepillarse una vez a la semana, como mínimo. Esto ayuda a eliminar el pelo muerto y a distribuir los aceites naturales de manera uniforme por toda la piel.

Eliminar el pelo muerto y suelto de la muda evita que se formen esteras y mantiene el pelaje suave y sedoso. Los utensilios necesarios son los cepillos, que tienen los dientes espaciados adecuadamente para que el perro no se haga daño. Hay que cepillar en la dirección del crecimiento del pelo, con movimientos suaves para no arañar la piel y desenredar los nudos con los dedos.

El baño del perro, con champú apto para perros, será necesario cuando esté visiblemente sucio. El cuidado dental también es esencial, y habrá que cepillar los dientes del perro con regularidad para evitar problemas relacionados con los dientes.

De nuevo, utilice pasta de dientes y cepillos de dientes aptos para perros para eliminar cualquier acumulación de comida que pueda favorecer el crecimiento bacteriano en su boca. Otra actividad de aseo es el corte de uñas con un cortaúñas para perros, que mantendrá limpias las patas de tu perro.

Salud

Por lo general, los pastores australianos gozan de buena salud, pero a lo largo de su vida son propensos a padecer ciertas afecciones. La displasia de cadera es una enfermedad en la que el fémur no encaja en la cavidad pélvica. Esta enfermedad es hereditaria y puede mostrar o no signos clínicos, y puede diagnosticarse mediante una prueba de rayos X.

La situación empeora con la edad, convirtiéndose en artritis, produciendo síntomas como dolor, y en una o ambas patas traseras. También padecen displasia de codo, otra afección dolorosa que puede solucionarse mediante cirugía. Otro problema de salud al que se enfrenta el Aussie es la epilepsia, que provoca convulsiones.

Es incurable, pero con un tratamiento adecuado, el perro tendrá una vida sana. El pastor australiano también puede sufrir sordera o algún tipo de pérdida de audición durante su vida. No se puede curar, y se necesitará mucha paciencia y dar cuidados especiales al perro. Los Aussies también son propensos a las cataratas, que es una condición que afecta a su visión. Su vista se nubla debido a la opacidad del cristalino.

Otras enfermedades poco comunes son la anomalía ocular del Collie (CEA), la distiquiasis, las membranas pupilares persistentes (PPM), el hipotiroidismo, las alergias, el cáncer y la sensibilidad a los medicamentos. Tener un veterinario para el perro será muy útil para tratar cualquiera de estos problemas en caso de que surjan.

Temperamento

Los Aussies son perros juguetones y pastores a los que a menudo les gusta mostrar su dominio en el hogar. Es la razón principal por la que hay que socializarlos y adiestrarlos para deshacerse de sus comportamientos desagradables. Son muy enérgicos y les encanta estar ocupados, lo que les obliga a hacer ejercicio con frecuencia.

También son muy inteligentes, aprenden rápido y se dan actividad cuando no reciben la atención y la estimulación que necesitan. Se recomienda que para tener este perro se disponga de un patio en el que pueda correr y descargar algo de energía. Será insoportable convivir con esta raza en un espacio cerrado como un apartamento. Cuando se aburren, te pican los pies o los talones, por lo que no se llevan bien con los niños.

Sin embargo, son conocidos por formar poderosos lazos con sus dueños, lo que les ha valido el nombre de “perros de velcro”. También son muy versátiles y se adaptan fácilmente a nuevas situaciones. Pueden llegar a ser protectores de su territorio, pero no se consideran agresivos.

En resumen

Adquirir una mascota puede ser una decisión que cambie tu vida, ya sea para bien o para mal, y debes asegurarte de que estás tomando la decisión correcta. El temperamento del pastor australiano es tal que puede convivir con él si es firme, ya que esta raza es conocida por ser potencialmente testaruda.

Las características del Pastor Australiano como su tamaño, pelaje, inteligencia y niveles de energía son algunas de las razones por las que se hicieron famosos. Para tenerlos como mascotas, debes estar dispuesto a dedicar tiempo a atender sus necesidades, y sólo entonces se te devolverá el favor. Asegúrese de tener un veterinario cerca para cualquier ayuda en el cuidado del perro.

Consulte nuestra guía sobre Mezclas de Pastores Australianos

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto:
      x Logo: Shield Security
      Este Sitio Está Protegido Por
      Shield Security