16 frutas que puede comer tu perro y 7 que no

Frutas que puede comer tu perro

Muchos alimentos para humanos son perfectamente seguros para los perros, pero algunos son muy peligrosos. Comer los alimentos equivocados puede provocar problemas de salud a largo plazo y, en casos extremos, incluso la muerte.

Como carnívoros, una fruta ocasional como capricho está bien, pero conocer los peligros de alimentar a su perro con el alimento equivocado podría salvarle la vida. Siga leyendo para saber qué frutas para perros son seguras para compartir con moderación y cuáles son peligrosas para los perros.

¿Pueden los perros comer fruta?

Al igual que las verduras, la fruta suele utilizarse como medio de relleno y equilibrio en una amplia gama de alimentos caninos. Lo más importante a tener en cuenta con el consumo de fruta es que hay varios tipos de fruta que contienen un hueso venenoso. Las frutas están llenas de azúcar natural que puede ayudar a aumentar los niveles de energía y alimentar a su cachorro para un día de diversión. Además, los antioxidantes, nutrientes y vitaminas de las frutas pueden ser muy beneficiosos para la función inmunitaria de su perro, manteniéndolo en buen estado.

Sin embargo, aunque la fruta puede ser sin duda la opción más saludable a la hora de elegir golosinas y tentempiés para su amigo de cuatro patas, es de vital importancia que prepare los tentempiés de fruta adecuadamente y que retire todas las semillas en la mayoría de los casos antes de dárselos a su perro.

Qué frutas pueden comer los perros

La lista de frutas saludables para perros es bastante extensa. Afortunadamente, la mayoría de los perros tienen estómagos fuertes por naturaleza y son capaces de consumir una gran variedad de frutas y verduras junto con su dieta carnívora de carne. He aquí una lista sencilla de las frutas que puede dar de comer a su perro.

Manzanas

Los perros pueden comer manzanas, en su mayor parte, las manzanas tienen cero grasa y son una gran fuente de vitaminas A y C, además de ser altas en fibra. Sin embargo, hay que quitar el tallo, el corazón y las semillas antes de dárselas como golosinas. Esto se debe a que el tallo es un peligro de asfixia, y las semillas contienen un compuesto llamado amigdalina, que es una molécula basada en cianuro y azúcar. Aunque esto no matará a tu perro, muchas semillas pueden provocarles una extraña barriga.

Plátanos

Los plátanos tienen una gran cantidad de beneficios, lo que los convierte en una gran golosina que puede ayudar a mantener la salud de su mascota. Los plátanos tienen un alto contenido en fibra, magnesio y potasio, que pueden ayudar a mantener el tracto digestivo de su perro. Además, las vitaminas C y B6 son ideales para mantener el sistema inmunitario de su perro. Sin embargo, los plátanos también tienen un alto contenido de azúcar (cuanto más maduros están, más dulces son), por lo que sólo hay que dar plátanos a su perro como una golosina poco frecuente.

Arándanos rojos

Los arándanos suelen mezclarse con frutas y verduras en múltiples recetas de comida para perros. Puede dar a su perro tanto arándanos frescos como secos, sin problema. Los arándanos también son ricos en ácido fólico, lo que los convierte en un buen regalo para las perras embarazadas. Pueden ayudar a regular el tracto urinario de su perro y a evitar los cálculos renales, previniendo posibles daños renales. Como ocurre con casi todos los perros, el exceso de arándanos puede provocarles malestar estomacal, así que tómatelo con calma.

Melón cantalupo

El melón es perfectamente seguro para los perros, incluso no es necesario quitar las semillas, ya que son una gran fuente de proteínas. Sin embargo, no dude en quitarlas si le preocupa que su cachorro pueda atragantarse. Al igual que muchas de las frutas y verduras de nuestra lista, el melón es un excelente tentempié tanto crudo como deshidratado. También tienen un alto contenido en fibra y vitamina C, lo que significa que el tracto digestivo de su perro se beneficiará de este dulce bocado. Sólo hay que evitar dar a su cachorro demasiado, ya que tiene un alto contenido de azúcar.

Mango

Los mangos no sólo son un gran tentempié veraniego para los humanos, sino que también pueden ser disfrutados por los caninos. Son una fuente súper densa de una variedad de vitaminas y minerales, como las vitaminas C, B6, A y E. Los mangos también contienen potasio y antioxidantes que ayudan a cuidar la piel de su perro. Esto hace que el mango sea un gran tentempié para los perros con alergias estacionales o sensibilidades cutáneas. Sin embargo, DEBE asegurarse de retirar el hueso, ya que puede causar intoxicación por cianuro y ser un peligro de asfixia.

Naranjas

Las naranjas son conocidas por su altísima concentración de vitamina C y son absolutamente aptas para el consumo canino. Al igual que muchas frutas, los perros pueden mostrar poco interés por ellas (dependiendo de lo golosos que sean), sin embargo, las naranjas han demostrado ser en general bastante populares entre los perros y sus dueños. Lo único problemático de las naranjas es la necesidad de retirar las semillas antes de dárselas a su perro. Además, siempre hay que tirar la cáscara, ¡nadie quiere comérsela!

Melocotones

Los melocotones son, sin duda, un sabroso manjar para su perro. Un buen consejo para los melocotones es cortarlos y congelarlos en los meses de verano para que sean un buen tentempié. Son una fantástica fuente de fibra para los perros con problemas intestinales. Sin embargo, al igual que con los mangos, es muy importante que recuerde retirar el hueso antes de dárselo a su cachorro. No sólo es un peligro de asfixia, sino que puede hacerles enfermar. También debe evitar los melocotones en lata debido al jarabe de azúcar.

Peras

Las peras aportan a su perro muchas vitaminas C y K, cobre y fibra (al igual que muchas frutas y verduras), lo que las convierte en una gran opción de tentempié para su perro. Es aconsejable retirar las semillas antes de servir este dulce tentempié a su perro y considerar la posibilidad de cortarlo en trozos del tamaño de un bocado para ayudarle a saborearlo. Todos sabemos que a los perros les gusta tragarse las golosinas prácticamente enteras. Además, evite utilizar peras enlatadas, ya que suelen estar conservadas en jarabe de azúcar.

Piña

Siempre que tenga cuidado de retirar la capa exterior, la piña es perfectamente segura para que su perro la disfrute. La piña contiene bromelina, que es excelente para la salud del corazón de su perro, así como una gran cantidad de vitaminas y minerales. Además, la piña contiene enzimas útiles que deberían ayudar a su perro a absorber mejor las proteínas, algo especialmente útil para un perro que no pueda comer carne debido a una alergia a las proteínas.

Frambuesas

Lo ideal es ceñirse a cantidades muy pequeñas cuando se trata de frambuesas (una buena idea sería guardarlas en una bandeja de cubitos de hielo para tener tamaños de porción). Se pueden dar de comer a su perro frescas, congeladas y secas; la diferencia es grande. Mientras que la mayoría de las frutas se pueden comer con un poco más de libertad, las frambuesas contienen xilitol, que es un alcohol cristalino de sabor dulce. Así que, como puede imaginar, puede ser mejor limitarse a dar a su perro frambuesas como una golosina ocasional, en lugar de constante.

Fresas

Las fresas son perfectamente seguras para los perros. Son deliciosas, dulces, sabrosas y están repletas de fibra y vitamina C para una digestión saludable. Además, las fresas contienen una enzima natural que puede ayudar a blanquear los dientes de su perro. Aunque no sugerimos que las utilice en lugar del cepillado, ya que, irónicamente, su alto contenido en azúcar puede provocar caries. Así que asegúrese de dárselas a su perro con moderación. Al igual que muchas otras frutas y verduras de nuestra lista, se pueden dar a su perro tanto frescas como secas.

Sandía

Los perros pueden comer sandía. Aunque, frustrantemente, las semillas pueden provocar una obstrucción intestinal, por lo que es mejor intentar eliminarlas en la medida de lo posible antes de dar sandía a su perro. Sin embargo, el alto contenido de agua de la sandía hace que tenga un menor impacto en los dientes de su perro y le proporciona una hidratación adicional cuando hace calor. Además, contiene múltiples vitaminas y potasio, que pueden ayudar a calmar el dolor de estómago.

Moras

Las moras están bien para que tu perro las coma en pequeñas cantidades, pero debes asegurarte de no abusar de ellas, ya que pueden provocar un malestar estomacal si eres demasiado liberal a la hora de darlas. El aporte de vitamina E de las moras puede ayudar al sistema circulatorio de su perro. Sin embargo, aunque pueden tener efectos beneficiosos para la salud de su mascota, hay otras golosinas afrutadas que puede dar a su perro y que son menos arriesgadas si se excede.

Arándanos

Los perros pueden comer arándanos, que están repletos de antioxidantes, vitaminas y minerales. Los carotenoides de los arándanos pueden ayudar al sistema inmunitario de su perro, mientras que el folato, las vitaminas C, E y K, el magnesio y el potasio ayudan a cuidar el resto del organismo de su perro. Quizás sean un poco pequeños para ser golosinas por sí solos, pero siempre puede completar la comida de su perro con una pizca de arándanos de vez en cuando para darle un toque dulce.

Coco

Para los perros que comen carne en su forma cruda, es posible que la necesidad de coco como golosina sea mínima, ya que la alimentación cruda suele tener grandes efectos en el pelo y la piel de su perro. Sin embargo, para los perros que siguen una dieta de comida seca, el coco puede ser un excelente suplemento para dar a su perro una piel sana, donde los nutrientes dentro de la comida podrían faltar ligeramente. Puedes afeitarlo sobre la cena de tu perro, darle rodajas como tentempié, o incluso puedes conseguir aceite de coco para mezclarlo con su comida.

Papaya

La papaya contiene propiedades antiinflamatorias, lo que significa que es una buena opción para los perros mayores que pueden tener problemas con sus articulaciones. El betacaroteno es también un ingrediente destacado de la papaya, que puede ayudar a la visión de su perro a medida que se desarrolla. Además, la papaya es deliciosa y fácil de preparar. Asegúrese de quitarle las semillas y la corteza antes de dársela a su perro, y luego sólo tiene que cortar la pulpa en trozos del tamaño de un bocado para darle un sabroso capricho. Puede servir a su perro papaya seca o fresca.

Frutas que los perros no pueden comer

Hay bastantes frutas que tienen pepitas, semillas, huesos y granos que son venenosos cuando se comen. No sólo para los cachorros, sino también para los humanos. Lo más frecuente es que se trate de frutas carnosas como los mangos, los albaricoques y las cerezas. Si su perro come un hueso o una semilla tóxica, corre el riesgo de sufrir graves problemas estomacales, problemas renales, daños celulares o incluso la muerte si no se trata. Por lo tanto, es de vital importancia que evite alimentar a su perro con la fruta entera y que se asegure de retirar los huesos de la fruta venenosa antes de utilizar la pulpa.

Uvas

Se ha demostrado que las uvas y las pasas son muy tóxicas para todos los perros.

Es muy importante que conozca los peligros de dar uvas a su perro. Aunque sea una de las frutas más discretas, su perro podría sufrir toxicidad por uvas si se le permite comer esta fruta sin pretensiones. La toxicidad de la uva normalmente conduce al desarrollo de una lesión renal aguda, así como la enfermedad y la diarrea. Si no se trata, es posible que un perro fallezca como consecuencia de una toxicidad grave por uvas. Por ello, mantenga siempre las uvas y las pasas fuera del alcance de su perro.

Cerezas

Las cerezas se encuentran fácilmente entre las frutas y verduras que su perro no debería comer. Aunque la pulpa es segura para los perros, el hueso no lo es. Por lo tanto, no vale la pena que su perro se arriesgue a comer cerezas. El hueso de las cerezas contiene cianuro, que es muy tóxico para los perros e impide que sus células sanguíneas reciban suficiente oxígeno. La intoxicación por cianuro es extremadamente peligrosa, por lo que evitar las cerezas es la opción más fácil.

Tomates

En general, los tomates rojos maduros no son un problema para los perros. Sin embargo, las partes verdes de la planta de tomate contienen solanina, una sustancia tóxica que puede provocar enfermedades, diarrea, convulsiones, dolor de estómago y problemas respiratorios. En casos más extremos, los perros pueden desarrollar arritmias cardíacas. Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con el lugar de la casa en el que se guardan los tomates, ya que no querrá que su amigo de cuatro patas se contagie de ellos.

Aguacates

Los aguacates no sólo son extremadamente ricos en grasa, lo que no es en absoluto beneficioso para su perro, sino que la mayor parte de un aguacate es tóxica para los caninos. La piel, el hueso y las hojas de los aguacates contienen una toxina conocida como persina. La persina tiene un efecto bastante desagradable en los perros si la consumen, provocando malestar digestivo, calambres y vómitos. Además, la carne grasa del interior del aguacate también contiene persina, y aunque la carne no tiene un contenido tan alto de toxina como el resto, sigue sin ser buena para los perros.

Ciruelas

Las ciruelas no se consideran seguras para los perros. Al igual que los melocotones, albaricoques, mangos y cerezas, las ciruelas tienen un hueso difícil de extraer que contiene cianuro. Los perros muerden de forma natural cualquier cosa que coman, aunque sea un hueso duro, a diferencia de los humanos, que saben que deben evitarlo. Por lo tanto, corren un alto riesgo de envenenarse con cianuro si consumen un hueso de ciruela. También es un peligro de asfixia y puede provocar obstrucciones intestinales que pueden desencadenar más complicaciones.

Pomelo

Los pomelos son la principal razón por la que se encuentran en la lista de prohibidos. Hay una multitud de toxinas en la cáscara, las semillas, la piel y las hojas del pomelo, entre las que se encuentran el limoneno, el linalol y el psoraleno. Estas toxinas tienen la capacidad de trastornar por completo el sistema digestivo de su perro, dando lugar a una miríada de síntomas desafortunados, como vómitos, hinchazón, calambres, diarrea y malestar digestivo general. Es mejor evitar esta fruta por completo para pecar de precavido.

Limones y limas

Al ser la más ácida de todas las frutas y verduras de nuestra lista, parece algo obvio que los perros no deben consumirlas. El nivel de ácido de estos cítricos en particular puede provocar trastornos gastrointestinales. Además, la presencia de psoralenos en los limones y las limas puede tener efectos secundarios graves, como problemas neurológicos e incluso insuficiencia hepática. Aunque a algunas personas les parezca divertido que su perro lama un limón, no merece la pena el dolor y el malestar que podría experimentar después.

Palabras finales

Como todo, los perros pueden reaccionar a la fruta como a cualquier otro alimento (y como los humanos pueden reaccionar a los cacahuetes y al marisco). Es su prerrogativa como propietario observar cómo reaccionan a cada una de las frutas cuando se las da a su cachorro.

Dicho esto, hay tantas frutas en nuestra lista que tienen una variedad de efectos positivos en la salud de su perro que es difícil de ignorar. Por eso, explorar las opciones con su cachorro puede ayudarle a entender qué frutas le pueden gustar a su perro. Una vez que conozca sus gustos y aversiones, podrá ofrecer a su querido perro bocados con regularidad.

Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto:
      x Logo: Shield Security
      Este Sitio Está Protegido Por
      Shield Security