Torsión gástrica en perros: síntomas y tratamiento

Torsión gástrica en perros

Vivir con un perro siempre es interesante: puedes esperar un día lleno de sorpresas, diversión y travesuras. Pero, a veces, también puede traer consigo la angustia. Con el paso de los días, las mascotas tienden a encariñarse con uno, por lo que verlas sufrir debido a alguna dolencia puede ser una experiencia desgarradora para cualquier propietario.

Decir adiós a un compañero canino es una temida pesadilla para los amantes de los perros. Para evitar esta situación, hay que cuidar bien a tu perro y asegurarse de que lleva una vida sana. Y eso incluye saber reconocer cuándo pueden estar enfermos.

¿Te has encontrado alguna vez con el término dilatación gástrica-vólvulo, torsión gástrica en perros, comúnmente conocido como GDV, en los perros? Si eres propietario de un perro y no te has topado con ese término, considérate afortunado, ya que se trata de una dolencia canina potencialmente mortal que requiere atención veterinaria urgente si no se detecta a tiempo.

Torsión gástrica en perros - estómago hinchado en perros

¿Qué es el estómago retorcido en perros?

El estómago torcido, o dilatación gástrica-vólvulo (GDV), es una enfermedad que afecta a los caninos. Más comúnmente conocido como torsión o hinchazón gástrica, es un trastorno en el que el estómago de tu perro se dilata, gira o se tuerce alrededor del eje corto. Es una enfermedad canina común, pero puede poner en peligro la vida de tu mascota si no se diagnostica en sus etapas iniciales y se trata adecuadamente.

Este trastorno ocurre cuando el estómago de un perro se expande como resultado de estar lleno de líquido, gas o comida. El estómago expandido crea presión sobre el diafragma y los otros órganos. En muchos casos se ha observado que el estómago del perro se vuelve liviano y puede girar o torcerse. En una situación tan espantosa, la sangre queda atrapada en el estómago y no puede regresar al corazón ni a ninguna otra parte del cuerpo.

Es peligroso para tu perro, ya que podría causarle un shock al animal. Además, debido al flujo sanguíneo desigual, es probable que la situación empeore con cada minuto que pasa y el resultado sea una muerte lenta.

¿Qué sucede si el estómago de tu mascota parece hinchado?

Como consecuencia de la rotación o distensión gástrica, pueden surgir diversas situaciones de emergencia, como daño al sistema cardiovascular, aumento de la presión en el abdomen y distensión progresiva del estómago.

Otra situación más podría ser la disminución de la perfusión, lo que significa un obstáculo en el proceso de suministro de nutrientes a otras partes del cuerpo a través de la sangre. Una perfusión insuficiente puede provocar insuficiencia orgánica y el consiguiente daño celular. La hinchazón dificulta que el perro respire correctamente. También puede provocar un desgarro en la pared del estómago del perro.

¿Qué causa la torsión gástrica en perros?

Aunque aún se desconoce la causa exacta de GDV, algunas de las causas más probables de este trastorno son la genética, la fisiología del perro y el entorno circundante. Por ejemplo, los perros que tienen antecedentes hereditarios de GDV son más susceptibles a contraer este trastorno. Igualmente, perros de raza gigante tienen un mayor riesgo de GDV, especialmente las razas de pecho profundo como el Gran Danés y Pastores alemanes.

Sin embargo, también se ha informado que los cachorros se han visto afectados por la torsión gástrica, aunque el riesgo aumenta con la edad. Los estudios muestran que la ingestión excesiva de alimentos y agua, el retraso de la evacuación intestinal o el vaciado del sistema gastrointestinal y la actividad excesiva después de comer son algunas de las causas que pueden provocar hinchazón del estómago.

Diagnóstico de la dilatación gástrica-vólvulo (GDV)

Técnicas de imágenes, como radiografía del abdomen del perro, es el método principal para diagnosticar la torsión gástrica. El análisis de orina y la prueba de la concentración de la sustancia lactato en el plasma son otros métodos que pueden ayudar a diagnosticar este trastorno.

Síntomas de torsión gástrica en perros

Los dueños de las mascotas deben estar atentos, ya que la dilatación gástrica-vólvulo puede aparecer muy rápidamente y progresar con rapidez. Conocer los primeros signos de la GSV y tratar rápidamente al perro puede mejorar significativamente las posibilidades de que se recupere por completo.

Además del dolor, el malestar y la angustia, los signos más comunes de la hinchazón en los perros son los siguientes:

Abdomen hinchado

Un perro que sufre de torsión gástrica tendrá un abdomen duro, distendido e hinchado. Sin embargo, para un perro de raza grande o para un perro con el pecho firme, este síntoma a menudo pasa desapercibido ya que el estómago se encuentra detrás de la caja torácica. Además, para los perros con sobrepeso y peludos, es posible que este síntoma no sea visible en absoluto.

Arcadas improductivas

Las arcadas improductivas significa vomitar sin que salga nada. Los perros que padecen GDV a menudo pueden mostrar signos de arcadas improductivas. A veces sale una pequeña cantidad de agua o incluso grandes volúmenes de saliva espesa y fibrosa.

Ritmo e inquietud

Estos son dos de los primeros signos de torsión gástrica en los perros. La mascota siente incómoda y no puede mantener la calma debido a esta dolencia. Está en proceso de morir. Sin embargo, con el paso del tiempo, esta inquietud o ritmo da paso a una disminución de la capacidad de respuesta y a la muerte posterior.

Babeo excesivo

Cuando un perro sufre de GDV, babea excesivamente. También podría incluir relamerse los labios. Ambos síntomas están asociados a las náuseas que padece el perro a causa de este trastorno estomacal.

De pie con el cuello extendido y los codos apuntando hacia afuera

Este comportamiento es el intento del perro de aliviar su problema respiratorio que se produce debido a su estómago hinchado. El estómago rápidamente distendido del perro no permite que los pulmones se expandan.

Por lo tanto, al can le cuesta respirar e intenta todos los trucos posibles para poder respirar con facilidad. Con los codos apuntando hacia afuera y el cuello extendido, es el intento del perro de ayudar a ampliar el espacio disponible para que los pulmones se expandan dentro de la cavidad de su pecho.

Disnea

La disnea del perro significa dificultad para respirar. Es indicativo de respiración rápida, pesada y difícil en perros que padecen GDV. El desequilibrio ácido / base y las anomalías metabólicas que se producen en el cuerpo del perro da lugar a este trastorno respiratorio.

Taquicardia

La taquicardia significa latidos cardíacos extremadamente rápidos. Este es el resultado del dolor y la angustia que experimenta un perro debido a sufrir de GDV. El flujo sanguíneo anormal dentro del cuerpo del perro es una razón para que sufra un trastorno respiratorio rápido y pesado.

CRT prolongada (tiempo de llenado capilar) y membrana mucosa pálida

Al revisar la boca de tu perro, el color de los tejidos por encima de los dientes del perro suele ser un indicador de la salud y el funcionamiento de su sistema circulatorio. Si estos tejidos han perdido el color rosa natural o se han vuelto pálidos, tu perro debe ser llevado al veterinario.

Otra práctica habitual es comprobar los tejidos presionando durante un rato. Si el color tarda más de dos segundos en volver, podría indicar un problema de dilatación gástrica y vólvulo.

Colapso

Quizás el último y más desafortunado síntoma de la torsión gástrica es el colapso del perro. Puede haber miles de otras razones por las que un perro colapsa, pero si es por un estómago hinchado, es posible que haya sido demasiado tarde para tratar al perro. Cada minuto que pasa agrava la situación y se debe buscar la intervención veterinaria inmediata.

Tratamiento

La aparición de GDV debe tratarse con la mayor seriedad. No es algo con lo que puedas experimentar y probar remedios caseros para aliviar a tu perro de la dolencia. El GDV no se puede tratar en casa. Si un perro sufre de hinchazón de estómago, no pruebes ningún medicamento oral ya que solo servirá para agravar el problema.

Además, la ingestión de un medicamento oral podría dañar sus pulmones. Existe la posibilidad de que tu mascota te muerda, ya que experimenta una angustia e incomodidad extremas.

El GDV puede matar a un perro en un período corto de tiempo. No demores el tratamiento y lleva al perro inmediatamente al veterinario más cercano disponible. El can angustiado debe estabilizarse primero y, a tal efecto, la administración de líquidos por vía intravenosa y la oxigenoterapia pueden ser los pasos preliminares a seguir.

El veterinario generalmente tiene como objetivo liberar la acumulación de gases en el estómago del perro. Por lo tanto, insertar un tubo por el esófago hasta el estómago ayudará con el procedimiento.

Para limpiar cualquier partícula de comida restante, el agua puede entrar y salir del estómago. En muchos casos, los veterinarios insertan una aguja directamente en el estómago para liberar los gases. En ambos casos, los veterinarios suelen utilizar anestesia general.

Se requiere cirugía para desenroscar el estómago. Durante la cirugía, también se evaluará la salud de los órganos circundantes. Una vez que se han liberado los gases y el estómago se ha vuelto a girar a su posición original, se adhiere permanentemente a la pared abdominal.

Esto es para evitar que el estómago se retuerza si el perro vuelve a sufrir hinchazón en el futuro. Después de la cirugía, el perro está bajo observación con respecto a su salud general y sus hábitos alimenticios.

Prevención

Según los veterinarios, las comidas abundantes, seguidas de ejercicios intensos, es probablemente la causa más común de torsión gástrica. Alimenta a tu perro con porciones más pequeñas y evita los ejercicios después de las comidas. Dale tiempo a tu perro para digerir su comida. Incorpora una dieta saludable que promueva la buena digestión en tu perro.

Los perros tienden a comer rápido. Entrena a tu perro para que coma lentamente para evitar la hinchazón del estómago. Si tienes más de un perro, intenta alimentarlos en cuencos para perros separados, ya que el miedo a la competencia hace que tu perro coma más rápido. No permitas que tu perro beba mucha agua mientras se alimenta, ya que esto aumenta el riesgo de torsión gástrica.

Torsión gástrica en perros - estómago retorcido en perros

Conclusión

La torsión gástrica en perros es una enfermedad potencialmente mortal para los canes. Dicho esto, si tu perro muestra síntomas de estómago hinchado, no te asustes. Consulta al veterinario de inmediato y bajo ninguna circunstancia debes intentar tratar a tu perro con remedios caseros. No puedes ni debes tratar la torsión gástrica tú mismo.

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)


Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: