La verdad sobre la dieta equina: ¿qué comen los caballos?

¿Qué comen los caballos?

Como herbívoros, los caballos necesitan forrajear y alimentarse durante todo el día para mantenerse nutridos y que su sistema digestivo funcione como es debido. Y esto significa que necesitan una dieta cuidadosamente administrada para mantener su salud, tanto si viven fuera todo el año como si están en el establo.

La mejor dieta para los caballos domésticos es la que imita lo que comerían en la naturaleza, complementada para garantizar el equilibrio adecuado de nutrientes, vitaminas y minerales.

Nos adentramos en el mundo de los caballos para descubrir qué comen exactamente y por qué.

La digestión equina

Como herbívoros, el sistema digestivo del caballo es muy diferente al nuestro. El tracto digestivo de los caballos es largo y su estómago es pequeño, por lo que es necesario alimentarlos con pequeñas cantidades de fibra durante largos periodos de tiempo. Los caballos también obtienen la mayor parte de la energía que necesitan de la fibra que comen. Y esto significa que el caballo -ya sea domesticado o los caballos salvajes de la llanura- necesita pastar a lo largo del día en lo que se conoce como forraje, ya sea pasto o heno suministrado.

Los caballos pasan la mayor parte del día comiendo, pero su alimentación debe basarse en un enfoque de poco y a menudo. En la naturaleza, los caballos recorren muchos kilómetros a lo largo del día en busca de comida. Nuestros caballos domésticos no tienen tanta suerte y no pueden desplazarse como lo harían de forma natural para obtener la fibra que necesitan. Por ello, sus cuidadores deben asegurarse de que tengan acceso a la dieta adecuada para mantener su digestión saludable sin parar.

Si la fibra es escasa, el caballo puede padecer úlceras gástricas y cólicos, además de perder peso y condición física.

El forraje es lo primero

El forraje es el primer y principal alimento que debes dar a tu caballo, ya que mantiene su digestión en funcionamiento. El alimento natural de los caballos, tanto domésticos como salvajes, es la hierba de los pastos, que contiene la mayor parte de los nutrientes que necesitan para gozar de buena salud, así como el sílice que necesitan para tener unos dientes sanos.

Sin embargo, los pastos de hierba tierna, sobre todo durante la primavera y el principio del verano, pueden ser demasiado ricos para los caballos domésticos, ya que contienen azúcar, lo que puede provocar problemas de salud como laminitis (inflamación de los tejidos internos del casco) y obesidad. Sobre todo si tu caballo come en exceso o es propenso a engordar, hay que restringir el acceso a los pastos exuberantes.

Para compensar la escasez de pastos o la necesidad de restringir la dieta del caballo, el heno o el forraje se ha convertido en el alimento forrajero preferido por los caballos durante todo el año. El heno es hierba seca, mientras que el henolaje es hierba que se ha secado a principios de la temporada y conserva más dulzor que el heno para caballos, por lo que la elección del mejor tipo depende de tu caballo y de las consideraciones de control de peso o de salud.

En lo que respecta a las cantidades de heno y forraje que hay que dar a los caballos a lo largo del día, a título orientativo, deberían comer entre un 1% y un 2% de su peso corporal en forraje cada día. Tanto el heno como el forraje se presentan en cómodos fardos para facilitar la alimentación y el almacenamiento.

Complemento de la dieta

En lo que respecta a la dieta de los caballos, será necesario añadir alimentos adicionales y suplementos, en función de sus necesidades nutricionales adicionales. Por ejemplo, los caballos que están trabajando o las yeguas lactantes necesitarán energía y apoyo nutricional adicionales, mientras que los caballos con problemas de salud necesitarán una dieta más adaptada y apropiada para su salud.

Los alimentos adicionales que pueden añadirse a la dieta principal de forraje de un caballo son los siguientes

Granos

Aunque no es un alimento natural para un caballo, añadir cereales a su dieta puede garantizar que obtenga el equilibrio nutricional adecuado, así como fibra adicional. Lo más cerca que los caballos salvajes estarían de comer cereales es la cabeza de la semilla que se encuentra en las hierbas, por lo que la avena es el cereal más tradicional utilizado para alimentar a los caballos.

Sin embargo, algunos granos como el trigo no son realmente beneficiosos para su dieta o bienestar. Lo importante cuando se añaden granos a la dieta de un caballo es asegurarse de que no sustituyen su alimentación natural y de que se controlan las porciones para evitar posibles complicaciones de salud o de peso.

Concentrados

Cuando se trata de lo que comen los caballos aparte del forraje, los concentrados son una mezcla adaptada de granos y otros alimentos seguros para los caballos, como la linaza, la pulpa de remolacha y el salvado, con ingredientes añadidos, en función de las necesidades nutricionales adicionales de tu caballo. La melaza, por ejemplo, puede añadirse a un plan de alimentación para obtener energía, al igual que la cebada y el maíz. Los concentrados también incluyen vitaminas y minerales añadidos para garantizar un buen equilibrio nutricional para tu caballo en particular en su programa de alimentación habitual.

Cuando se utilicen concentrados, deben mezclarse correctamente y suministrarse en las cantidades adecuadas, y no deben utilizarse como sustitutos del forraje esencial que necesita tu caballo, sino para complementar, cuando sea necesario, su desayuno y/o su cena.

Suplementos

Para garantizar que tu caballo recibe todos los minerales esenciales en sus comidas diarias, también puedes optar por añadir un suplemento, ya sea en su mezcla de concentrados o por separado. Los bloques de sal y minerales, en particular, pueden ser los favoritos de los caballos y pueden añadirse en un recipiente separado, ya sea en su establo o en el prado. Un lametón de sal también le da a tu caballo algo que hacer, y son particularmente beneficiosos durante los meses más cálidos del verano, cuando pueden experimentar desequilibrios minerales debido a la pérdida a través del sudor.

Agua

Para favorecer la digestión de tu caballo y facilitar el paso del heno, el forraje y los suplementos alimenticios, es esencial el acceso constante a abundante agua potable y limpia. Sin una hidratación suficiente, toda esa fibra puede bloquearse en el tracto digestivo y provocar una posible impactación, que puede tener graves consecuencias para la salud de tu caballo. Una buena ingesta de agua también es esencial para una serie de otros procesos fisiológicos del caballo, ya que constituye el 65% de la masa corporal de un caballo adulto.

El caballo medio bebe un mínimo de 5 a 15 galones de agua al día, y más en verano, por lo que es conveniente disponer de un abrevadero autorrellenable en el establo y en el prado.

Golosinas

Aunque no es esencial en la dieta de tu caballo, es posible darle golosinas, siempre que sean las adecuadas y no con demasiada frecuencia.

Entre las golosinas seguras para los caballos están las zanahorias y las manzanas, así como la remolacha, el pepino, los nabos y los colinabos. Sólo hay que asegurarse de que no estén enteras, sino cortadas en trozos del tamaño de un bocado que no puedan atascarse en su gaznate, y de que el caballo no reciba demasiado. No le des a tu caballo golosinas azucaradas, como caramelos de menta o terrones de azúcar, que también contienen calorías innecesarias.

Si no eres propietario de un caballo, siempre es conveniente preguntar al propietario antes de darles golosinas y nunca darles de comer a los caballos que te encuentres en los pastos, ya que no sabrás si tienen una dieta restringida por problemas de salud.

Cuánto debe comer un caballo

La cantidad que debe comer un caballo depende de su edad, tamaño, tipo de raza, estado de salud y nivel de actividad, así como de si está pariendo o amamantando. Sin embargo, a título orientativo, el caballo adulto medio debería comer al menos 15 g de heno y forraje seco por cada kilo de peso corporal al día, lo que supone entre el 1,5 y el 3% del peso corporal del animal o hasta una bala de heno. La alimentación adicional diaria de cereales o concentrados debe ser reducida, no más de 2 kg para un caballo adulto, y menos para los ponis.

Además de tener acceso al forraje durante todo el día, la alimentación adicional debe ser en pequeñas porciones y no servirse de una sola vez, ya que esta alimentación y pastoreo durante todo el día es la opción más saludable para su sistema digestivo y su bienestar.

Tipos de alimentos que no debe comer un caballo

Al analizar lo que comen los caballos, es igualmente importante saber lo que no deben comer, debido a la sensibilidad de su intestino y a su predisposición a sufrir trastornos digestivos. A continuación se enumeran las principales cosas que nunca debes dar de comer a un caballo:

  • Demasiadas frutas y golosinas azucaradas: Pueden provocar cólicos, obesidad y laminitis dolorosa.
  • Comida para humanos: Los alimentos procesados, como los chocolates y las galletas, el pan, los pasteles y la carne, son perjudiciales y están totalmente prohibidos para los caballos.
  • Algunas verduras: La familia de las coles (incluida la col rizada, el brócoli y los brotes) puede provocar exceso de gases y malestar, mientras que la familia de las solanáceas, como las patatas y los tomates, puede ser un riesgo de envenenamiento
  • Residuos del jardín: Puede sonar contradictorio, pero nunca alimentes a un caballo con los recortes de césped del jardín, ya que la hierba fresca y dulce puede ser demasiado rica y la comerán en exceso
  • Heno mohoso y polvoriento: Tira ese heno, ya que las esporas y el polvo pueden dañar los pulmones de tu caballo.
  • Plantas de huerto y malas hierbas: Algunas plantas, como el helecho, la cicuta, las hojas de arce rojo y el tejo, son tóxicas para los caballos, por lo que hay que evitarlas cuando se alimenta al caballo, para estar seguros.

Preguntas frecuentes

¿Qué pueden comer los caballos según la lista?

Como hemos visto, la lista de alimentos que deben comer los caballos es bastante limitada, y los pastos, el heno y el forraje encabezan la lista de los mejores tipos de alimentos para caballos. La avena, el salvado, la alfalfa, la pulpa de remolacha y la linaza son buenos alimentos complementarios, al igual que los lametones de sal y las golosinas ocasionales de fruta o verdura. Si tienes alguna duda sobre lo que debes dar a tu caballo o sobre lo que debes dar a los caballos con úlceras, laminitis u otros problemas de salud, habla con tu veterinario o nutricionista equino.

¿Qué es lo que más les gusta comer a los caballos?

Depende de tu caballo y de sus niveles de “glotonería”, pero los caballos se inclinan por su dieta natural, siendo la hierba y el heno sus alimentos favoritos. También les gustan las golosinas, como las manzanas y las zanahorias, pero es importante que las golosinas para caballos se den con moderación.

¿Qué comen naturalmente los caballos domésticos y salvajes?

Tanto los caballos salvajes como los domésticos son herbívoros y necesitan alimentarse poco y con frecuencia. Su dieta natural es la hierba y el forraje, que tienen el alto contenido de fibra que necesita su sistema digestivo. Las plantas comestibles, los arbustos, las cabezas de semillas y el agua fresca complementarán la dieta natural del caballo en la naturaleza.

¿Pueden los caballos comer hasta morir?

Diseñados para pastar constantemente durante sus horas de vigilia, la mayoría de los caballos seguirán comiendo si se les proporciona la comida y esto puede ser un problema, si no se maneja con cuidado. Aunque no coman directamente hasta la muerte, el exceso de comida puede provocar enfermedades que pueden ser perjudiciales, incluso mortales.

La obesidad y la laminitis son consecuencias probables de una sobrealimentación prolongada, mientras que el cólico -que afecta al tracto digestivo, que puede inflamarse e incluso bloquearse- puede ser mortal si no se detecta y trata a tiempo.

Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la enfermedad de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

Crédito de la imagen destacada Photo by Ben Shbeeb

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: