Hipertiroidismo en gatos (tiroides hiperactiva): síntomas y tratamiento

Hipertiroidismo en gatos

¿Alguna vez has notado un aumento inexplicable en con qué frecuencia bebe agua tu gato? O quizás hayas observado que tu compañero felino ha desarrollado un repentino aumento del apetito. O tal vez hayas notado que tu gato, por lo general muy bien cuidado, está comenzando a desarrollar un pelaje mal cuidado con mayor irritabilidad e inquietud.

Si todo lo mencionado hasta ahora cumple tus requisitos, entonces tu amigo felino podría estar sufriendo de hipertiroidismo felino. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la información proporcionada en este artículo no pretende reemplazar la visita al veterinario. Si crees que tu gato puede estar sufriendo de hipertiroidismo, visita al veterinario de inmediato para obtener el diagnóstico correcto.

En este artículo, analizaremos más de cerca el hipertiroidismo en gatos o la tiroides hiperactiva, sus síntomas y los tipos de tratamiento disponibles.

¿Qué es el hipertiroidismo en gatos?

La hiperactividad de la tiroides en los gatos, también conocida como hipertiroidismo felino, es un trastorno común que afecta a los gatos cuando llegan a la edad adulta? Los problemas de tiroides en los gatos, como se mencionó anteriormente, no son algo poco común, especialmente en los gatos adultos. Esto no significa que no se deba tomar en serio.

La hiperactividad de la tiroides en los gatos se produce cuando las glándulas tiroideas que se encuentran en el cuello aumentan la producción de hormonas tiroideas. Esto suele ocurrir cuando la glándula tiroides se agranda como resultado de un tumor conocido como adenoma. El adenoma, sin embargo, no es un tumor canceroso. En algunos casos raros, el hipertiroidismo también puede ser causado por adenocarcinomas. Estos son tumores malignos.

Sin embargo, cuando se trata de tiroides hiperactiva en gatos, las causas son desconocidas. No obstante, hay ciertos factores que pueden contribuir a esta condición. Estos factores incluyen los excesos o deficiencias en ciertos compuestos importantes de la dieta de un gato y la excesiva exposición a sustancias químicas en la comida de un gato que alteran los tiroides.

Debido a que las hormonas tiroideas tienen un efecto en casi todos los órganos del cuerpo de un gato, los problemas de tiroides en los gatos generalmente caen en la categoría de problema secundario.

Además, debido a que las hormonas tiroideas también afectan y regulan la tasa metabólica de un gato, los gatos que tienen esta condición tienden a consumir demasiada energía demasiado pronto. Esto suele provocar una pérdida de peso a pesar de que el gato puede tener un aumento de apetito y de la ingesta de alimentos.

En la mayoría de los casos notificados, el hipertiroidismo felino ha sido causado por una u otra enfermedad que ha provocado un agrandamiento de las glándulas tiroides. Pero la buena noticia es que la mayoría de los gatos que desarrollan tiroides hiperactivas o hipertiroidismo pueden ser tratados. La tasa de éxito del tratamiento del hipertiroidismo en gatos es muy alta.

Como resultado, la mayoría de los gatos tratados se recuperan completamente. Como se mencionó anteriormente, cuando se noten los síntomas o se sospeche que el gato sufre de hipertiroidismo, es mejor llevarlo al veterinario lo antes posible.

Ahora, echemos un vistazo a las manifestaciones o síntomas de la hiperactividad de la tiroides en los gatos.

Los síntomas del hipertiroidismo en los gatos

Como se mencionó anteriormente, el hipertiroidismo felino a menudo ocurre en gatos mayores y gatos de mediana edad. La condición es muy rara en gatos de siete años o menos. Además, la afección afecta por igual a gatos machos y hembras.

Durante las primeras etapas de la afección, se hacen visibles varios signos o síntomas. Pero estos síntomas solo aparecen sutilmente. Solo empeoran cuando la enfermedad se agrava con el tiempo. Es importante señalar que, dado que esta afección se encuentra principalmente en gatos adultos, puede provocar otras complicaciones que podrían enmascarar u ocultar los síntomas del hipertiroidismo.

Echemos un vistazo a los síntomas habituales de esta afección.

  • Pérdida de peso: notarás una repentina pérdida de peso inexplicable en su gato, aunque irá acompañado de un aumento del apetito.
  • Aumento de la sed: tu amigo felino consumirá más agua de lo habitual.
  • Inquietud o mayor actividad: tu gato, por lo general amable, tendrá dificultades para permanecer quieto, incluso durante un período corto de tiempo. También puedes notar una lucha constante para encontrar una posición cómoda para dormir.
  • Taquicardia: se trata simplemente de un aumento inexplicable de los latidos o frecuencia cardíaca de tu gato.
  • Un pelaje descuidado o un pelaje de mala apariencia: el pelaje de tu gato se verá descuidado y mal peinado.
  • Diarrea: en algunos casos, tu gato experimentará diarrea. Puede ser leve o moderada, según la gravedad de la afección.
  • Vómitos: en algunos casos, a pesar del aumento del apetito, tu gato tendrá dificultades para retener algo.
  • Intolerancia al calor: en algunos casos, cuando la afección llega a un estadio avanzado, tu gato será muy intolerante al calor. Es posible que observes intentos regulares de encontrar un lugar cómodo para refrescarse. Además, en algunas etapas avanzadas, tu gato comenzará a jadear excesivamente cuando esté estresado. Este comportamiento es muy raro en los gatos.
  • Debilidad: a pesar del aumento del apetito, es posible que notes una falta general de energía en tu gato. Mostrará mucha debilidad y letargo.
  • Complicaciones: si la afección no se diagnostica y trata con prontitud, podría provocar ciertas complicaciones. Por ejemplo, podría provocar un cambio en las paredes musculares del corazón. Esto dará lugar a un rápido aumento de la frecuencia cardíaca y, si no se trata, a una insuficiencia cardíaca.

Otra complicación de esta afección es la presión arterial alta o hipertensión. Esto puede causar problemas en la vista, el cerebro, el corazón y los riñones de tu gato.

Una complicación del hipertiroidismo también puede dar lugar a enfermedades crónicas relacionadas con los riñones.

Cómo tratar el hipertiroidismo en los gatos

Como se mencionó anteriormente, el hipertiroidismo generalmente ocurre cuando las glándulas tiroides ubicadas en el cuello se agrandan. Sin embargo, esto no es visible desde el exterior. Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer cuando sospechas de un caso de tiroides hiperactiva es llevar a tu gato al veterinario lo antes posible.

Tu veterinario realizará un examen físico seguido de un examen de sangre. Si se diagnostica la afección, el tratamiento seguirá de inmediato. Es importante tener en cuenta que bajo ninguna circunstancia debes intentar tratar a tu gato en casa. Su condición requiere tratamiento médico profesional por parte de un veterinario cualificado. La mayoría de los gatos se recuperan por completo cuando se completa el tratamiento.

Hay dos formas principales de tratamiento: tratamiento con fármacos antitiroideos y tiroidectomía quirúrgica.

El manejo de fármacos antitiroideos requiere el uso de tioamidas. Esto involucra principalmente medicamentos como metimazol y carbimazol. Estos medicamentos vienen en forma de tabletas. Cuando se administran, ayudan a reducir la producción de hormonas tiroideas y su liberación. Tal como sugiere el nombre, la administración de medicamentos antitiroideos no ofrece una cura completa para el problema.

Solo ayuda a administrarlo a corto o incluso a largo plazo. Estos medicamentos generalmente se administran a diario (principalmente dos veces al día). A medida que mejoran los síntomas, se reduce la dosis. Los efectos secundarios del uso de medicamentos antitiroideos incluyen letargo, falta de apetito y vómitos.

La tiroidectomía quirúrgica consiste en la extirpación de los tejidos afectados por medios quirúrgicos. A diferencia de los fármacos, cuando la tiroidectomía quirúrgica tiene éxito, significa una cura completa de la afección. Sin embargo, existen posibilidades de que los tejidos previamente no afectados se infecten después de la cirugía.

Esto puede llevar a que aparezcan síntomas ocasionales de hipertiroidismo. Otro riesgo que puede conllevar la tiroidectomía quirúrgica es el posible daño a las glándulas paratiroides, ya que están ubicadas dentro de las glándulas tiroides o están cerca de ellas.

Otros métodos de tratamiento incluyen tratamiento dietético y terapia con yodo radiactivo. Este último se administra en una sola dosis de inyección. La terapia con yodo radiactivo tiene una tasa de éxito muy alta y no conlleva los riesgos que implica la cirugía, ya que la radiación normalmente destruye los tejidos afectados sin afectar las paratiroides.

El tratamiento dietético es una forma relativamente nueva y eficaz de controlar la afección. Implica alimentar al gato con una dieta especialmente formulada que tiene niveles de yodo especialmente controlados. Las glándulas tiroides usan yodo para producir hormonas. Por lo tanto, si solo hay suficiente yodo disponible, las hormonas no se producirán en exceso.

Cómo prevenir el hipertiroidismo felino

No existe una forma sencilla de prevenir el hipertiroidismo felino. Sin embargo, hay ciertas cosas que puedes hacer como dueño de un gato.

  • Asegúraate de que la dieta de tu gato no contenga demasiado yodo. Además, asegúrate de que tu gato no consuma demasiada proteína de soja.
  • Opta por bolsas en lugar de latas cuando alimentes a tu gato con comida húmeda.
  • Evita darle a tu gato agua desmineralizada o embotellada.
  • Utilizar arena para gatos sin desodorantes. Además, opta por arena para gatos biodegradable.
  • Considera bañar a tu gato cada mes.
  • Evita el uso de tratamientos tópicos contra pulgas con frecuencia.

Para resumir

En resumen, el hipertiroidismo en gatos no es infrecuente en gatos adultos. Una vez que notes alguno de los síntomas mencionados anteriormente, lleva a tu gato a un veterinario lo antes posible para que se realice un diagnóstico adecuado.

Si se confirma que tu gato tiene la enfermedad, se le administrará la mejor forma de tratamiento disponible. El hipertiroidismo felino se puede tratar, y con éxito. Cuando la afección no se trata, puede provocar ciertas complicaciones que incluyen insuficiencia cardíaca.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Mantente informado de los nuevos artículos y noticias de nuestra web.

Invalid email address

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

¡Gracias por tu interés!
Cosas de Mascotas
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart