;

Importantes consejos de verano para los gatos

Importantes consejos de verano para los gatos

El verano es la temporada de diversión. Los días son largos y calurosos, por lo que puede ser tentador pasar más y más tiempo al aire libre. Pero, ¿y tu gato? Mientras te bronceas y te diviertes, tu gato también se ve afectado por el verano.

Tanto los gatos de interior como los de exterior pueden beneficiarse del clima más soleado, pero también pueden luchar con el calor. Si quieres un gatito feliz y saludable en cada estación, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán durante el verano.

Mantener fresco

El problema más obvio al que se enfrentan los gatos es que un clima más caluroso significa gatos más calientes. Tu gatito está literalmente cubierto de pelo desde la cabeza hasta la pata, lo que puede hacer que incluso los 24ºC parezcan más bien 27 o 29ºC. ¿Cómo te las arreglarías en verano si tuvieras que llevar un jersey y unos vaqueros todo el día, todos los días? Esto es aún peor si vives en una zona soleada. Piensa en los pobres gatitos tejanos que a veces tienen que soportar temperaturas de más de 100ºF.

El sobrecalentamiento es un riesgo grave para todos los animales. Puede provocar una muerte muy repentina si no se trata. La gente debe ser extremadamente cuidadosa a la hora de dejar a los animales en espacios cerrados como los coches, y es una buena idea memorizar los síntomas del sobrecalentamiento, especialmente en verano. Para ayudarte a ser el mejor dueño de un gato, aquí tienes algunos síntomas de sobrecalentamiento de un gato:

  • Latido rápido
  • Babeando
  • Vómitos
  • Respiración rápida
  • Pupilas dilatadas
  • Letargo
  • Maullido

Si sospechas que tu gato está sufriendo uno de estos síntomas, debes tomar medidas para ayudarle inmediatamente. Es mejor refrescarlos cuando no lo necesitan, que arriesgarse a que sufran o incluso mueran. Estos son algunos consejos esenciales para tener el gato más fresco del barrio:

  1. Nunca dejes a un animal dentro de un vehículo en un día caluroso, ni siquiera por un momento. Sólo hacen falta unos minutos para que la temperatura supere los 100 grados, y es posible que te ausentes más tiempo del previsto.
  2. Pon su cama a la sombra. Esto puede parecer obvio, pero puede ser más difícil de lo que crees. El sol se mueve, así que un lugar a la sombra a las ocho de la mañana puede estar directamente al sol del mediodía. Esto es especialmente importante si te vas a trabajar durante la mayor parte del día.
  3. Asegúrate de que hay suficiente agua. Cuando las temperaturas alcanzan los 90 grados, los gatos necesitan un cuenco de agua fresca cada dos horas. Si vas a estar fuera, prueba a poner dos cuencos: uno congelado para más tarde y otro normal y fresco con cubitos de hielo.
  4. Muchos gatos no beben lo suficiente en los días de calor porque no se dan cuenta de que necesitan aumentar su ingesta. Una gran opción es invertir en fuentes de agua para gatos. Los gatos saben instintivamente que el agua en movimiento suele ser más segura que el agua estancada. Esto, junto con la mejora del sabor del agua oxigenada y el tentador sonido, puede animar a tu gato a beber más agua.
  5. No lo restrinjas, aunque creas que lo haces por su propio bien. Puede resultar tentador restringir a tu gato en la sombra. Pero, como se ha mencionado anteriormente, la sombra puede moverse. Si le das algo de libertad, tu gato encontrará por sí mismo el mejor lugar para refrescarse.
  6. Presta atención al suelo y a otros materiales cercanos a tu gato. El metal no es el único peligro. El asfalto y el hormigón se calientan muy rápidamente. Nosotros llevamos zapatos que nos protegen los pies, pero las patas de los gatos son más vulnerables.
  7. El aseo es más importante de lo que crees. Es fácil pasarlo por alto, pero el pelo sin nudos deja pasar el aire contra la piel de forma mucho más cómoda que el pelaje enredado.
  8. Una solución inmediata si tu gato se ve incómodo es utilizar un paño húmedo y fresco. No es buena idea corregir la temperatura de forma brusca. Si te preocupa que tu gato se esté sobrecalentando, ponerlo de repente delante de un aparato de aire acondicionado, o de un congelador, podría ser todo un shock para su corazoncito.

Consulta nuestra reseña sobre las mejores camas para gatos.

Lidiar con las alergias y las plagas

El segundo gran problema del verano son las alergias. Si eres uno de los muchos humanos que padece fiebre del heno o cualquier otra alergia, entonces comprendes lo difícil que puede ser la temporada. El goteo nasal, la picazón en la piel o los estornudos constantes pueden hacer que te sientas atrapado en el interior.

Bueno, los gatos pueden tener alergias similares, con sus propios síntomas, y además de esto, hay más plagas que nunca para irritar a tus amigos felinos. Generalmente, los síntomas de plagas o alergias pueden incluir:

  • Inflamaciones, como alrededor de sus patas.
  • Masticar o lamer intensamente partes del cuerpo.
  • Cambios en los ronquidos debido a una garganta inflamada.
  • Diarrea en gatos
  • Estornudos en gatos
  • Toser
  • Dificultad para respirar o sibilancias
  • Ojos enrojecidos, con picazón o llorosos

No todos estos síntomas aparecerán a la vez y también pueden explicar varios problemas médicos diferentes. Consulta a un veterinario si tienes la más mínima preocupación. Puede llevar un tiempo descubrir a qué es alérgico tu gato. Incluso si está claramente relacionado con el verano, podría ser casi cualquier cosa, incluyendo:

  • Alimentos silvestres, como bayas o setas
  • Polen y polvo
  • Pulgas y otras plagas
  • Medicamentos
  • Tus productos de belleza de verano, como un perfume particular que solo usas en verano

Como puedes imaginar, sufrir alguna de estas alergias es terrible. Piensa en tu pobre gatito que sufre, lloriquea y se rasca todo el verano, y querrás hacer todo lo posible para mejorarlo todo. Si sabes que tu gato tiene alergia, o si te preocupan las plagas y otros irritantes en verano, aquí hay algunos consejos para ayudar a tu gato a sentirse bien durante todo el verano.

  1. Mantente al tanto de la limpieza. Sé que es una molestia, pero el mejor consejo es proporcionar ropa de cama limpia cada semana y pasar la aspiradora dos veces por semana para evitar la acumulación de polvo. No aspires sólo lo básico, céntrate en todo el mobiliario blando que comparte el entorno de tu gato, como las cortinas.
  2. Mantén a tu gato limpio. No sólo el entorno debe estar limpio, tu gato podría beneficiarse de un baño más regular. Esto puede refrescar a tu gato, además de eliminar los alérgenos y el polen que puedan haberse acumulado en su piel. Un baño excesivo puede resecar la piel de tu mascota, así que pide consejo sobre el mejor champú para gatos.
  3. Deshazte de todos los alérgenos. Esto puede parecer obvio, pero puede ser más difícil de lo que esperas. Hay cosas que son difíciles de controlar, como el polvo, el polen y las bayas silvestres. Haz el esfuerzo de conocer la flora y la fauna locales.
  4. Céntrate en la prevención de las pulgas. Aunque algunos gatos reaccionan peor a las pulgas que otros, las pulgas siempre son malas para los gatos. Merece la pena preguntar a tu veterinario por los productos para el control de las pulgas e instaurar una revisión periódica de tus mascotas, incluso si sólo uno de ellos sale alguna vez al exterior. Una mascota con pulgas puede infestar a todos tus animales.
  5. Haz caso a tu veterinario. Las alergias alimentarias suelen dar lugar a cambios dietéticos específicos, como dietas proteicas prescritas. Seguir estas reglas estrictas le vendrá muy bien a tu gato y tu veterinario sabrá qué es lo mejor.
  6. Considere la posibilidad de utilizar un lecho sanitario sin polvo ni productos químicos. Hay muchos productos especiales que pueden ayudarle a mantener el polvo y los productos químicos al mínimo. Algunos de ellos son específicos para la vida diaria de tu gato, y otros simplemente te ayudarán a mantener el entorno doméstico libre de polvo.
  7. Hay muchos medicamentos que el veterinario puede sugerir una vez que se conoce la causa de la reacción alérgica, como la cortisona, los antihistamínicos y los remedios naturales. No hay una píldora o un aceite que pueda solucionarlo todo, así que escucha a tu veterinario.

Seguridad primero

El verano es el momento de la libertad y la diversión, pero esto no debería tener un costo de seguridad. Hay todo tipo de fantásticas actividades de verano que quizás quieras disfrutar con tu gato, como barbacoas y picnics.

¿Quizás tienes un gato al aire libre, que ya conlleva riesgos durante todo el año, que pasa más tiempo al aire libre en verano? ¿O tal vez el verano crea estrés adicional en tu gato? No importa cuál sea la circunstancia, vale la pena pensar en la seguridad de tu gato este verano.

Si en los EE. UU. hay 80 millones de gatos domésticos en y el 35% de ellos vive al aire libre, se trata de al menos 10 millones de gatos que deambulan al aire libre todos los días. Imagina el incremento de esos números con otros países. Los gatos al aire libre enfrentan peligros durante todo el año, como:

  • Depredadores
  • Venenos
  • Enfermedad
  • Coches
  • Otros gatos

Ese equilibrio entre la seguridad y la libertad que los gatos anhelan fundamentalmente es difícil, y puede ser aún más difícil en verano. Los días más largos alientan a tu gato a permanecer fuera por mucho más tiempo, a correr más riesgos, como beber de fuentes de agua potencialmente inseguras, y hay más plantas venenosas en climas más cálidos.

Si tienes un gato al aire libre, pero te preocupa su seguridad, aquí hay algunos consejos que te ayudarán a mantenerlo a salvo:

  • Coloca un chip a tu gato para estar tranquilo. Si sabes dónde está tu gato, puedes ir a ver cómo está y, a veces, el hecho de saber que no está perdido en el bosque o junto a un río es suficiente para mantenerte tranquilo cuando se retrasa un poco en la cena.
  • Mantén sus garras. Es muy tentador quitarle las garras automáticamente, pero si quieres que tu gato pueda defenderse o subirse a un árbol para escapar de un depredador, no le quites su principal arma.
  • Las vacunas son cruciales. Hay muchas enfermedades que se pueden prevenir. Asegúrate de que tu gato está protegido contra el mayor número posible de ellas. Los gatos de exterior suelen tener vacunas adicionales que los de interior no necesitan, así que consulta con tu veterinario.
  • Esteriliza a tu gato. Esterilizar a tu gata no sólo sirve para asegurarte de que no acabas teniendo gatitos inesperados. El procedimiento también ayuda a modificar su comportamiento. La búsqueda de pareja puede hacer que los gatos corran más riesgos, se alejen más de casa y se peleen más con otros gatos.
  • Haz que el agua sea accesible. Sé inteligente a la hora de colocar el agua. No pongas un cuenco de agua estancada a la luz directa del sol o donde otros animales puedan usarla para bañarse, pero no dejes que tu gato se quede fuera sin acceso al agua. Intenta proporcionarle cuencos de agua fresca en el exterior cada dos horas, o invierte en una gatera.
  • Conoce tu barrio. ¿Hay un río cercano? ¿O una fábrica? ¿Está limpia tu calle? ¿El bar cercano hace que haya cristales por todas partes? Incluso si tu zona parece segura, es una buena idea dar regularmente un paseo para conocer todos los rincones y tal vez detectar algunos peligros. Recuerda mirar el entorno desde la perspectiva de tu gato. Fíjate en las paredes por las que podría trepar y en los agujeros por los que podría colarse.

Otro problema de salud y seguridad del verano es el estrés. Las vacaciones familiares, los fuegos artificiales, las tormentas eléctricas y los eventos sociales pueden contribuir a la ansiedad de su gato. Mantener a su gato feliz y seguro no se limita a sus necesidades físicas, y un gato estresado puede causarse un daño grave a sí mismo.

Aquí hay algunos consejos para ayudar a su gato a tener un verano sin estrés:

  • Pide a tus vecinos que te avisen cuando tengan previsto lanzar fuegos artificiales para que puedas preparar el entorno de tu gato. Busca la zona más tranquila de tu casa y prepárala para que tu gato tenga un escondite y vías de escape. Ambas cosas ayudan a los gatos a sentir más control sobre su entorno.
  • Investiga diferentes remedios naturales para calmarlo, como el aceite de lavanda. Ten cuidado de no sobrecargar el sentido del olfato de tu gato, ya que es mucho más sensible que el tuyo.
  • Algunos animales que se asustan con las tormentas eléctricas pueden reaccionar a una acumulación de electricidad estática. Suena extraño, pero prueba a utilizar una hoja de secadora sin perfume para limpiar el pelaje de tu gato y eliminar parte de la estática.
  • Prepara a tu gato para los viajes largos en coche llevándolo primero en pequeños trayectos y aumentando su tolerancia. Utiliza un trasportín espacioso para gatos. Debe poder moverse y el transportín debe estar asegurado para evitar que se deslice.
  • El agua en cualquier viaje es esencial. Los coches se calientan mucho, así que asegúrate de que tu gato siempre tenga acceso a agua y esté en una zona fresca del coche.
  • No dejes que tu gato quede atrapado accidentalmente en una habitación llena de extraños cuando invites a tus amigos. Si vas a dejar a tu gato en libertad, asegúrate de que siempre tenga una vía de escape. Es una buena idea proporcionarle una percha para que te observe desde la distancia. Los gatos disfrutan del control que esto les proporciona.

Consulta nuestro artículo sobre 10 consejos de seguridad navideña para gatos

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Pedro Esteban

Pedro Esteban

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      ¿Nos quieres decir algo? :)

      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: