Dragón barbudo: guía completa de cuidados e introducción

Dragón barbudo

Hay muchas razones por las que la Pogona Vitticeps, o dragón barbudo para los que no dominamos el latín, es una de las mascotas de lagartos más populares en los Estados Unidos. He visto a mucha gente que jura que sus “beardies” son muy bonitos, fascinantes de ver, bastante mansos y resistentes.

Si has adoptado recientemente tu propio dragón barbudo, o estás pensando en comprar un lagarto, es una buena idea aprender a cuidarlos. Como nuestro objetivo es siempre ser lo más útil posible, aquí está nuestra completa introducción y guía para el cuidado de un dragón barbudo.

Comportamiento del dragón barbudo

Los dragones barbudos son mascotas interesantes y divertidas. Muestran muchos comportamientos y, por suerte, permanecen despiertos durante el día, ¡así que puedes observarlos todos! Aquí hay una lista rápida de cinco de sus comportamientos más comunes con una explicación de lo que podría significar.

  • La dormancia, o el esconderse y dormir en invierno, es similar a la hibernación y puede ser alarmante si no se espera. La duración del sueño puede variar de semanas a meses y no se da en dragones barbudos de menos de un año.
  • Agitar los brazos es uno de sus comportamientos preferidos porque tiene un aspecto muy bonito. Es su forma de actuar de forma sumisa, por lo que puede saludarte a ti a otro dragón barbudo más grande.
  • El aleteo de la barba es el comportamiento que ayudó a dar al dragón su nombre. Es una maniobra defensiva y muestra que se sienten amenazados. Si lo ves, debes retroceder.
  • La barba negra es uno de los muchos signos de estrés, pero también puede ser un signo de dominación cuando se hace a otro dragón barbudo. Busca otros signos de estrés para saber cómo se siente.
  • Cavar es uno de estos otros signos de estrés, pero también podría ser un signo de embarazo en los dragones barbudos hembra, o puede ser simplemente su intento de hacer un lugar cómodo para sentarse. Si sospechas que está embarazada, esfuérzate por proporcionar a tu reptil cantidades suficientes de calcio en su dieta.

Hábitat del dragón barbudo

Si has comprado recientemente una cría de dragón barbudo, es probable que sólo mida unos 10 centímetros (4 pulgadas). Son cositas dulces, pero estos simpáticos lagartos bebé pueden llegar a medir casi 60 centímetros (2 pies), por lo que debes estar preparado para proporcionarles un tanque mucho más grande que se adapte a sus necesidades.

Una cría estará bastante contenta con un terrario de 20 galones, pero rápidamente tendrás que ampliarlo a un terrario de 75 galones. Este es el espacio adecuado para un dragón barbudo. No se aconseja tener más de un dragón barbudo en un depósito. Es probable que el más grande intimide y ataque al más pequeño y que experimenten estrés y competencia.

Entrada relacionada: Terrarios para el dragón barbudo

Una vez que hayas encontrado el recinto adecuado, puedes construir su hábitat. Cubre la parte superior del terrario con una pantalla para asegurar que el tanque tenga suficiente ventilación e instala un foco para crear un punto de asoleo de 100 grados F (37ºC). El resto del interior del terrario necesita una iluminación UVB de espectro completo. Esto imita los nutrientes que el dragón barbudo suele obtener del sol, como la vitamina D3.

Entrada relacionada: Bombilla UVB para el dragón barbudo

Como muchos lagartos, los dragones barbudos se termorregulan. Esto significa que se mueven entre zonas calientes y frías para ayudarles a regular su temperatura. Coloca el foco en un extremo del tanque para crear la zona caliente. La zona fría debe mantenerse a unos 80 ºF (26ºC). La temperatura nocturna puede reducirse a unos 65ºF (18ºC). Los termómetros son esenciales, y puedes utilizar una gran variedad de dispositivos para gestionar estos cambios. Asegúrate de que estos dispositivos no quemen a tu lagarto ni lo desvelen por la noche.

Entrada relacionada: Termostatos para reptiles

En cuanto al sustrato, es mejor evitar el sustrato suelto, como la arena, para las crías o los dragones barbudos jóvenes, ya que pueden comerlo y provocar una obstrucción intestinal. El papel de periódico es una mejor opción y los dragones barbudos adultos también estarán contentos con este material. Si quieres imitar su hábitat natural utilizando arena, debes tener cuidado y seguir estos consejos:

  • Piensa en la “arena para reptiles”. Se considera “digerible”, pero su seguridad es a menudo discutida.
  • Sigue siempre las sugerencias del fabricante para que tu mascota esté lo más segura posible.
  • Si mezclas la arena con cualquier tierra, asegúrate de que no ha sido tratada con fertilizantes o pesticidas.
  • No pongas su comida directamente sobre el sustrato. Ofrece siempre a tu dragón barbudo la comida en un plato poco profundo para limitar la ingesta accidental de arena.

Entrada relacionada: Sustrato para dragones barbudos

Los dragones barbudos también pueden tener recintos exteriores si viven en un lugar cálido. Cuando construyas una jaula exterior, asegúrate de que tengan una zona para tomar el sol, sombra para cuando haga demasiado calor y refugio en caso de un chaparrón inesperado.

Dragon Barbudo Dieta y Nutrición

Ahora que sabes dónde debe vivir tu dragón barbudo, debes saber cómo alimentarlo. Si eres nuevo con los lagartos, debes estar preparado para alimentarlos con insectos. Si encuentras esto asqueroso o espeluznante, ser dueño de un lagarto no es para ti. A diferencia de otras especies el dragón barbudo es un omnívoro. Esto significa que también pueden comer algunas verduras. Sin embargo, no intentes hacer que tu lagarto sea vegetariano, ya que es probable que le niegues nutrientes proteicos importantes.

Por lo general, tu dragón barbudo comerá:

  • Frutas, como plátanos, manzanas, kiwi, mango y melones.
  • Verduras, como berros, diente de león, rúcula, col y zanahorias.
  • Insectos, como cucarachas dubia, gusanos fénix, langostas, gusanos de la harina, gusanos de cera y grillos.
  • También pueden comer ratones sin pelo “pinky” como fuente de proteínas.

Deben ser alimentados dos o tres veces al día, y la mayor parte de su dieta debe ser de insectos. Para asegurarte de que obtengan todos los nutrientes que necesitan, debes equilibrar sus alimentos con un 5% de fruta como premio, un 25-50% de verduras y el resto de insectos. Cuanto más joven sea tu dragón barbudo, más insectos necesitarán. Una cría recién nacida comerá insectos casi por completo, y luego debes reducir lentamente la cantidad de insectos con los que los alimentas a medida que se convierten en adultos.

Cuando le das de comer insectos a un dragón barbudo, primero debes cubrirlos con polvo de suplementos vitamínicos y calcio. Algunos propietarios sugieren también recubrir verduras y frutas con este polvo, mientras que otros argumentan que solo debes hacer este proceso cinco veces por semana. Es fácil cubrir su comida. Simplemente pon la comida en una bolsa con el polvo y agita. También debes considerar el contenido de grasa del insecto. Es posible que desees considerar los gusanos de cera, por ejemplo, como golosinas, mientras que los grillos y la langosta hacen mejores comidas diarias.

Es posible comprar un alimento fabricado o una dieta preparada para un lagarto barbudo. Vale la pena consultar la tienda de mascotas en la que lo compraste, o a un veterinario, para asegurarte de que el alimento que estás comprando respaldará plenamente sus necesidades nutricionales.

Proporciona a tu beardie un plato con agua que esté siempre lleno y que se cambie regularmente. El plato debe ser lo suficientemente grande como para que pueda sumergirse en él si quiere bañarse o refrescarse. También debes rociar su recinto con una botella de spray. Suelen lamer las gotas de agua que se producen, pero no dejes que su entorno sea demasiado húmedo. Su nivel de humedad ideal está entre el 20% y el 30%.

Si te preocupa que tu lagarto no beba suficiente agua de su plato, quizás porque no le interesa, también puedes rociar su comida antes de servírsela para proporcionarle un poco más de hidratación.

Aseo e higiene del dragón barbudo

Una de las muchas razones por las que los dragones barbudos son tan populares es porque son muy cómodos de manejar. ¡Algunos aficionados incluso argumentan que les gusta! Ciertamente es cierto que si vas a un espectáculo de reptiles, es muy posible que veas dragones barbudos cómodamente encaramados en los hombros de sus dueños o deslizándose alrededor de una mesa. Sin embargo, existen algunas reglas cruciales sobre el manejo de estos lagartos que mantendrán seguros tanto a ti como a ellos, ya que los dragones barbudos pueden albergar bacterias que se pueden propagar a los humanos.

  • Lávate siempre las manos antes y después de manipularlos.
  • Lávate siempre las manos antes y después de tocar cualquier cosa que tu lagarto haya tocado.
  • Mantenlos alejados de los niños pequeños, los ancianos, las mujeres embarazadas o cualquier persona que pueda tener un sistema inmunitario debilitado.
  • No permitas que tu dragón barbudo se mueva libremente por la casa y limpia las superficies que tocan con desinfectante.
  • Definitivamente mantenlos fuera de las áreas de cocina y comedor.
  • No los mantengas fuera de su terrario el tiempo suficiente para que se enfríen.
  • No manipules a un dragón barbudo recién llegado. Dale al menos tres o cuatro días para que se adapte a su nuevo hogar y se instale.

Otro aspecto importante de la higiene es la muda de piel. Aunque el dragón barbudo muda su piel, a diferencia de otros lagartos, no lo hace de una sola vez. Se desprenden pequeñas secciones a la vez, y no debes intentar intervenir o arrancarla tú mismo. Si deseas fomentar la muda, los baños y duchas regulares pueden ayudar. También debes mantener un alto nivel de limpieza en su entorno. No les dejes vivir en su propia muda.

Esto nos lleva a otra preocupación vital de higiene: ¿con qué frecuencia debes limpiar el tanque de un dragón barbudo? Como regla general, el cuidado diario incluye:

  • Quitar sus excrementos.
  • Eliminar cualquier alimento no consumido.
  • Reponer su agua potable cuando parezca estar bajando.
  • Reemplazar su agua potable, incluso si parece intacta.
  • Limpiar su comida y tazones.

Una vez a la semana, debes:

  • Retirar cualquier mobiliario para limpiarlo con un desinfectante apto para mascotas.

Una vez al mes, debes:

  • Retirar todo del tanque.
  • Limpiar el recinto actual con un desinfectante seguro para mascotas.
  • Limpiar todo el mobiliario y los accesorios.
  • Poner un sustrato nuevo y limpio.

También puedes optar por usar esta limpieza profunda mensual como una oportunidad para usar un desodorizante seguro para mascotas en su entorno si te preocupan los malos olores.

Problemas comunes de salud del dragón barbudo

La esperanza de vida normal de un dragón barbudo es de entre 6 y 10 años, pero algunos han vivido durante casi 20 años. Pueden ser todo un compromiso. Mantener el terrario de tu dragón barbudo higiénico y seguro debería permitirles vivir esta larga y feliz vida. Como obviamente deseas hacer todo lo posible para evitar tener una mascota infeliz, estos son los problemas de salud más comunes que pueden surgir para el dragón barbudo. Cuanto más sepas, más podrás prevenirlo o, al menos, reconocer los síntomas.

Deshidratación

La causa de la deshidratación se explica por sí misma. Si te preocupa que tu reptil sufra deshidratación, busca estos síntomas:

  • Falta de apetito.
  • Letargo.
  • Ojos hundidos.
  • Piel arrugada.
  • Bebe mucho cuando se le ofrece agua, ya sea lamiéndose a sí mismo, a su entorno o en su cuenco.

Puede ser difícil hacer que tu barbudo beba de su tazón, por lo que es posible que necesites ser creativo con los aerosoles y la comida. Si no puedes conseguir que beba, llévalo al veterinario.

Impactación

La impactación es causada por comer algo, como arena, que no pueden digerir. Si crees que pueden tener dificultades para digerir algo, verifica si tienen:

  • Letargo.
  • Falta de apetito.
  • Estreñimiento.
  • Objetos extraños en sus heces.
  • Heces mal digeridas.
  • Parálisis en las patas traseras.

Es mejor ir directamente al veterinario, pero también puedes probar un baño tibio y un suave masaje en el vientre. También debes verificar que su lugar para tomar el sol tenga la temperatura correcta, ya que el tomar el sol puede ayudar a la digestión y debes discutir el cambio a alimentos más digeribles con el veterinario.

Enfermedad ósea metabólica (MBD)

Un pobre equilibrio de los minerales vitales calcio y vitamina D3 resultará en MBD. Los síntomas incluyen:

  • Una reducción del apetito.
  • Una reducción de peso.
  • Huesos frágiles.
  • Piernas arqueadas.
  • Golpes en las piernas o la columna vertebral.
  • Deformación.
  • Parálisis de extremidades.
  • Una apariencia desnutrida.
  • Problemas de heces.
  • Retraso en el crecimiento.
  • Extremidades hinchadas.
  • Espasmos en los dedos de los pies o las piernas.
  • Letargo.

Como con la mayoría de las preocupaciones, debes dirigirte al veterinario si sospechas de MBD. Te sugerirá cómo puedes reajustar sus niveles de minerales. También debes verificar que su hábitat sea óptimo para su salud, como la temperatura y el suministro de agua.

Parásitos

La mayoría de los parásitos provienen de la ingestión de algo infectado por parte de su lagarto, aunque este no es el único tipo de parásito, como pronto comentaremos. Los síntomas de un parásito ingerido incluyen:

  • Decoloración de las heces.
  • Heces particularmente malolientes.
  • Falta de apetito.
  • Heces mal digeridas.

En realidad, solo hay una solución simple para los parásitos: ir a un veterinario. Podrá determinar qué parásito es y cuál es la solución.

Ácaros

Otra forma de parásito que pueden vivir en tu reptil y en su entorno son los ácaros. Las señales de que tu dragón barbudo puede tener ácaros incluyen:

  • Letargo.
  • Un apetito reducido.
  • Marcas de mordida.
  • Los propios ácaros, ya sea en el recinto o en las grietas del cuerpo del lagarto.

Debes poner en cuarentena a un reptil que sufra de ácaros para evitar su propagación. Desinfecta el recinto con un spray antiácaros adecuado para reptiles y ventila el recinto. Dale al dragón barbudo un baño caliente con betadine diluido y luego utiliza un bastoncillo de algodón para limpiar debajo de las patas y en las grietas de la “barba”. Si quieres más ayuda o instrucciones, ponte en contacto con tu veterinario.

Infección respiratoria

Desafortunadamente, una infección bacteriana que afecta los pulmones es muy común cuando hay problemas de humedad o higiene. Hay muchos síntomas a tener en cuenta, como:

  • Letargo.
  • Falta de apetito.
  • Dejando la boca abierta con frecuencia.
  • Dificultades respiratorias visibles.
  • Sibilancias o chasquidos de la boca.
  • Moco cerca de la boca o las fosas nasales.

Las infecciones pueden agravarse con bastante rapidez, así que llévalos al veterinario, pero también puedes ayudar comprobando que la humedad y la temperatura de su entorno son ideales, y debes limpiar su tanque.

Pudrición bucal

Otra infección bacteriana que podría plagar a tu dragón barbudo afecta su boca. Si te preocupa que tu mascota sufra podredumbre bucal, ten cuidado con:

  • Letargo.
  • Apetito reducido.
  • Dientes negros y flojos.
  • Decoloración en la boca, especialmente blanca, amarilla o gris.

Como en el caso de otras infecciones, acude al veterinario lo antes posible. También debes revisar, ajustar y limpiar su habitáculo.

Pudrición de la cola

Aunque el nombre es similar al de la podredumbre de la boca, la podredumbre de la cola suele producirse por un traumatismo físico o por problemas de muda. Tener cuidado de:

  • Una cola negra.
  • Una cola dura, arrugada o que avanza hacia el cuerpo.

Nunca se debe arrancar la cola, pero se puede utilizar un baño caliente diario para favorecer que la pudrición se ablande y luego se caiga. También debes limpiar su recinto para evitar que la cola se infecte. Si crees que se ha infectado o si tienes otras preocupaciones, no dudes en contactar con tu veterinario.

Hongo amarillo

Una enfermedad altamente contagiosa, el hongo amarillo ocurre cuando un dragón barbudo vive en condiciones antihigiénicas. Los síntomas del hongo amarillo incluyen:

  • Letargo.
  • Un apetito reducido.
  • Manchas amarillas o marrones en sus escamas que pueden estar extendiéndose.

Esta condición médica justifica una visita al veterinario lo antes posible. También hay que ponerlo en cuarentena y limpiar el recinto.

Recuerda, si tienes alguna inquietud o preocupación, siempre es mejor ir al veterinario.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Mantente informado de los nuevos artículos y noticias de nuestra web.

Invalid email address

Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

¡Gracias por tu interés!
Cosas de Mascotas
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart