Camaleón velado: guía completa de cuidados e introducción

Camaleón velado

El camaleón velado es probablemente la raza en la que piensas cuando te imaginas un camaleón. Tiene la cola rizada, la graciosa cabeza triangular y, lo más interesante, ojos que pueden moverse 180 grados. Es una raza fascinante que puede crecer hasta 24 pulgadas de largo (60,96 cm) y puede vivir más de 5 años.

Ser propietario de uno puede ser un reto, pero merece mucho la pena cuando se logran sus cuidados y necesidades. Como siempre, nos gusta hacer esto lo más fácil posible, así que aquí está la información completa de cómo cuidar a un camaleón velado.

Nombre científico: Chamaeleo calyptratus
Otros nombres: camaleón de Yemen
Número de huevos: 30 – 85
Promedio de vida: Macho: 6 – 8 años, Hembra: 4 – 6 años
El macho mide entre 43 y 61 cm de largo desde el hocico hasta la punta de la cola. La hembra es más corta, no más de unos 35 cm, pero tiene un cuerpo más grueso.

Comportamiento del camaleón velado

Los camaleones velados son territoriales y agresivos con otros camaleones, por lo que siempre deben alojarse individualmente. Aunque suelen ser bastante dóciles con las personas, la manipulación regular suele ser estresante para ellos. Son mascotas más adecuadas para ser observadas que para ser manipuladas.

Estos camaleones no son buenas mascotas para los niños pequeños ni para los propietarios novatos de lagartos.

Conocer a una nueva mascota siempre es una alegría, y los camaleones velados no son una excepción. Sin embargo, antes de hacerse con uno de estos interesantes reptiles, hay tres comportamientos clave que debes entender:

Son trepadores

Algunos reptiles provienen del desierto y son más propensos a disfrutar de las madrigueras. Aunque el camaleón velado procede de Oriente Medio, no es un camaleón del desierto. Está acostumbrado a vivir en zonas costeras lluviosas de montaña y, en Norteamérica, se ha introducido con éxito en Maui y Florida. Como tal, el camaleón velado disfruta trepando y escondiéndose en la vegetación, así que no se sorprenda cuando vea al suyo escondido entre las hojas.

Pueden estresarse

Si quiere una mascota a la que abrazar y mimar, el camaleón velado no es para ti. No les gusta que los manipulen, por lo que debe reducirse al mínimo. Son territoriales y agresivos con otros camaleones, y aunque no sean tan violentos con sus humanos, una manipulación excesiva puede afectar a su salud. En su lugar, deberías sentarte y disfrutar observando y aprendiendo sobre ellos.

¡Cambian de color!

El camaleón velado se ha hecho muy famoso en torno a su capacidad de cambiar de color – es probablemente una de las principales razones por las que esta raza es tan popular como lo es. Es, en efecto, un aspecto fascinante de una criatura genial, pero hay que señalar que sus habilidades suelen estar mal representadas. No puede adaptarse a cualquier entorno como sugieren los dibujos animados para niños.

La mayoría de las razas cambian entre varias tonalidades de verde que, para ser justos, sí abarcan la mayoría de los colores que existen en su hábitat natural. Eso sí, no esperes que sean capaces de volverse de color rojo intenso o naranja.

Hábitat del camaleón velado

Para todos los reptiles, la vivienda es esencial para brindarles la atención que necesitan. Muchos problemas de salud evitables en los reptiles provienen de problemas ambientales como las bajas temperaturas o la falta de luz solar. Mientras que algunos reptiles se sienten solos si no les proporcionas un compañero de terrario, los camaleones velados prefieren vivir solos. Si tienes más de uno de estos reptiles, asegúrate de proporcionar a cada uno de ellos un tanque separado que cumpla con las condiciones que describimos a continuación.

Lo primero es lo primero, necesitas conseguirles un hogar del tamaño adecuado. Estos reptiles son trepadores, por lo que hay que buscar un recinto alto. No deberías comprar un tanque de cristal, ya que los camaleones velados necesitan que el aire circule, ya que el aire estancado puede causarles problemas respiratorios.

Los camaleones nunca deben mantenerse en un terrario o acuario de cristal. Necesitan la ventilación que proporciona un recinto de malla. No se recomienda el uso de mallas metálicas o de fibra de vidrio, pero sí de telas metálicas recubiertas de PVC.

Los camaleones velados jóvenes pueden ser tan pequeños como 3 pulgadas (7,62 cm) cuando son crías, por lo que no necesitan tanto espacio. Es aconsejable empezar con un recinto de 16 pulgadas por 16 pulgadas y 30 pulgadas de altura (40,64 x 40,64 x 76,2 cm).

A los 10 meses. El espacio vertical es esencial y se recomienda un tamaño de jaula de 36 por 24 pulgadas por 36 a 48 pulgadas de alto (91,44 x 121,92 x 60,96 a 91,44 cm) (cuanto más grande y alto, mejor). A los camaleones les gusta trepar a lo alto del suelo, por lo que la altura es de suma importancia. Se puede utilizar una jaula exterior cuando el clima es lo suficientemente cálido, siempre que se evite el sobrecalentamiento.

Algunos sugieren que se ponga sustrato en el suelo de este hogar para recoger los excrementos y recomiendan pellets de alfalfa y sustratos tipo mantillo. Sin embargo, como los camaleones son trepadores en lugar de excavadores, estos sustratos pueden ser un riesgo potencial para la salud si tu camaleón los come y pueden proporcionar un escondite para las bacterias, los hongos y los alimentos no consumidos. Como alternativa, un método más sencillo para recoger los excrementos puede ser simplemente poner una capa de toallas de papel o periódicos que cambies regularmente.

Coloca muchas plantas y ramas resistentes y no tóxicas. Como ya hemos dicho, los camaleones velados son trepadores, por lo que debes proporcionarles lianas y follaje adecuados al tamaño de sus patas para que puedan trepar y esconderse. Intenta hacer dos zonas distintas, una para esconderse y otra con un espacio abierto para tomar el sol. Algunas buenas opciones de plantas no tóxicas para amueblar el hábitat de tu camaleón velado son

  • Ficus
  • Schefflera
  • Hibiscus
  • Pothos
  • Plantas sintéticas con hojas de plástico. No utilices hojas de seda.
  • Los ficus se han utilizado a menudo para alojar camaleones, pero hay que tener cierta precaución, ya que la savia puede ser irritante.

Se debe proporcionar una selección variada de ramas, asegurándose de que haya perchas seguras a diferentes niveles y temperaturas dentro de la jaula para que su camaleón se suba.

Para recrear el hogar natural de un camaleón velado en la naturaleza, también tendrás que controlar cuidadosamente la temperatura, la humedad y la iluminación de su hábitat. Asegúrate de comprobar estas condiciones con regularidad. Necesitarás al menos un termómetro y otros instrumentos, como un higrómetro, que te ayuden a vigilar esto.

Calefacción e iluminación

La iluminación UVB debe proporcionarse durante 12 horas al día. La luz solar natural te la puede proporcionar si tu camaleón vive en el exterior -recuerda que la luz UVB es filtrada por el cristal-, pero si vives en un lugar en el que puede haber tiempo nublado, es buena idea tener un tubo fluorescente de espectro completo.

También necesitarás una bombilla de calor y una bombilla incandescente para crear un punto de asoleo. Este punto de asoleo debe estar a 85 a 95ºF (unos 37,7ºC). El extremo opuesto del recinto debe estar a temperatura ambiente, a unos 72 a 80ºF (unos 21,1ºC). Se necesitan dos temperaturas porque los reptiles no pueden regular su propia temperatura y necesitan poder moverse entre zonas calientes y frías para mantenerse a la temperatura adecuada.

La mejor manera de calentarlos es utilizar una luz incandescente en un reflector o un elemento térmico de cerámica para alcanzar la temperatura del punto de asoleo, todo lo cual debe colocarse fuera de la jaula para evitar quemaduras.

Por la noche, los camaleones velados se sienten cómodos con una bajada de temperatura, pero ésta no debe bajar de los 45ºF (7,2ºC). Si vives en un clima frío con temperaturas inferiores a los 45ºF (7,2ºC) por la noche, también debes invertir en una fuente de calor que no emita luz, como un calentador de cerámica. Hay que tener cuidado con estos calefactores, ya que se sabe que pueden quemar a los animales si se utilizan de forma incorrecta o se colocan demasiado cerca de un recinto.

Todos los camaleones necesitan una fuente de luz ultravioleta de espectro completo (UVA/UVB). Mantén la luz ultravioleta de espectro completo encendida de 10 a 12 horas al día y sigue la recomendación del fabricante sobre la distancia a la que debe colocarse la bombilla desde donde tu camaleón puede trepar (normalmente de 15 a 20 centímetros).

Recuerda que estas bombillas deben cambiarse cada seis meses. Los camaleones también se benefician de pasar tiempo al aire libre bajo la luz natural del sol cuando las temperaturas son lo suficientemente cálidas (pero ten cuidado con el sobrecalentamiento, así que asegúrate de que siempre haya sombra disponible).

Humedad e hidratación

En cuanto a la humedad, tendrás que nebulizar regularmente el recinto de tu camaleón velado para proporcionarle humedad y una fuente de bebida. Apunta a las hojas de las plantas, ya que las gotas son una fuente crucial de agua para los camaleones. La nebulización aumentará la humedad del recinto, pero debes asegurarte de no superar nunca el 60% de humedad. Si el objetivo es el 50%, el camaleón debería prosperar.

Camaleón Velado Dieta y Nutrición

Si te haces con un camaleón velado, debes alimentarlo con una dieta mixta, ya que es un animal omnívoro que puede comer tanto materia animal como vegetal. Los dos componentes principales de esta dieta son:

  • Insectos, como cucarachas,, gusanos de la harina, gusanos de cera y grillos “gut-loaded“.
  • Verduras de hoja verde, como las hojas de ficus, las hojas de pothos y la berza.

Nota: gut-loaded consiste simplemente en alimentar a los insectos con una dieta repleta de calcio y nutrientes para llenar temporalmente su tracto gastrointestinal. Una vez llenos de la mezcla beneficiosa, esos insectos se dan de comer al reptil.

Los insectos deben constituir la mayor parte de su dieta. Los insectos deben ser cebados, lo que significa que son alimentados con comida nutritiva para el camaleón, como la berza. Los camaleones velados jóvenes necesitarán más insectos que los adultos y deben recibir un suministro constante de alimentos para favorecer su crecimiento. Una vez que se conviertan en adultos completos, la alimentación puede limitarse a una vez cada dos días.

Cualquier verdura que le ofrezcas a tu camaleón y que no se coma en 24 horas debe ser desechada. No quieres que se conviertan en un caldo de cultivo de bacterias y enfermedades. Tampoco debes dejar presas vivas en el recinto, ya que pueden atacar a sus depredadores, con el consiguiente riesgo de infección. Es importante que proporciones la cantidad adecuada de insectos a tu camaleón para que no coma en exceso y no tengas que lidiar con los insectos vivos sobrantes.

Es una buena idea proporcionar una variedad de insectos porque algunos son más grasos que otros. No querrás poner accidentalmente a un animal a dieta sólo de hamburguesas y perritos calientes. Del mismo modo, los suplementos son importantes para los reptiles. Por lo menos una vez al día, deberías rociar una comida con suplementos de calcio, y al menos una vez a la semana deberías hacer lo mismo con un suplemento multivitamínico. Los reptiles preñados necesitarán más vitaminas, sobre todo calcio.

A la hora de proporcionar agua a tu camaleón velado, debes nebulizar su recinto al menos cuatro veces al día. Complementar esta nebulización con un gotero también es una buena idea, sobre todo si tienes que ir a trabajar, pero no debes depender únicamente de un gotero. Déjate guiar por la humedad del recinto, rocía para mantenerla al 50%. Los platos de agua también son una mala idea porque tu camaleón no los reconocerá como fuente de hidratación.

Limpieza e higiene del camaleón velado

La mayoría de las enfermedades de los camaleones se producen debido a un hábitat deficiente, como las temperaturas excesivamente bajas, o a una higiene deficiente. El aseo y la higiene son uno de los aspectos más importantes para mantener a tu camaleón velado. Puede ayudarte a considerarlo como un cuidado preventivo de la salud de tu camaleón velado, ya que sin un alto nivel de cuidado, tu camaleón enfermará.

Una buena higiene requiere el cuidado diario de tu camaleón velado más allá de su alimentación. Debes:

  • Retirar la comida no consumida.
  • Retirar los insectos de alimentación muertos.
  • Retirar la piel desprendida.
  • Eliminar la materia fecal.

Se sabe que la materia fecal de los camaleones es portadora de bacterias que pueden causar enfermedades en los humanos, así que mantener su entorno limpio es tanto por tu bien como por el suyo.

Al menos una vez al mes, deberías hacer una limpieza completa de su hábitat. Hay que hacerlo con cuidado y a fondo. No basta con limpiar rápidamente su jaula. Para ayudarte, te presentamos un proceso de limpieza del hábitat paso a paso:

  1. Lávate las manos.
  2. Traslada a tu camaleón velado a una jaula temporal que esté suficientemente caliente, pero en otra habitación para evitar que se produzcan humos tóxicos. Se aconseja aprovechar esta oportunidad para revisar al camaleón en busca de signos de enfermedad, dolencias o cualquier otro problema de salud.
  3. Retira las plantas y el mobiliario y límpialos. Sustituye las plantas vivas que creas que están muriendo o que ya no soportarán el peso de tu camaleón. Desconecta todo lo que sea artificial.
  4. Retira el sustrato y los materiales de desecho y deséchalos.
  5. Frota y desinfecta todo el recinto.
  6. Aclara las superficies con cuidado. No dejes que quede ningún resto de desinfectante.
  7. Hay que lavarse las manos para asegurarse de que no quedan restos de desinfectante.
  8. Deja que todo se seque por completo.
  9. Proporciona un sustrato fresco.
  10. Vuelve a colocar todo su mobiliario.
  11. Comprueba que sus condiciones son óptimas. Esto significa comprobar las condiciones de temperatura, humedad e iluminación.
  12. Devuelve a tu camaleón a su casa.
  13. Lávate las manos una última vez.

Si sigues estos consejos al menos una vez al mes, tu camaleón velado debería tener una vida sana y feliz. Algunos consejos adicionales que deberían ayudarte durante este proceso de limpieza son:

  • Ten tres esponjas: una para limpiar, otra para enjuagar y otra para desinfectar.
  • Ten una variedad de cepillos, incluyendo un cepillo de dientes que sea lo suficientemente pequeño para entrar en las pequeñas grietas y ranuras de la jaula.
  • Lávate siempre las manos antes y después de hacer cualquier cosa con tu camaleón. En caso de duda, lávate las manos de nuevo.
  • Pide consejo a tu veterinario sobre los desinfectantes. Siempre vale la pena optar por desinfectantes seguros para los reptiles en lugar de arriesgarse con lejía o cualquier otro producto químico tóxico.

Otra cuestión importante de higiene que probablemente surgirá es la muda de piel. Como ya hemos dicho, es importante que elimines la muda de su entorno a diario. No debes intentar ayudar a tu camaleón velado a mudar tirando de la piel. Debería ocurrir de forma natural. Si quieres fomentar una muda saludable, puedes proporcionarle una caja de muda, que es una caja de escondite rellena de musgo Sphagnum. También puedes probar con una ducha suave y tibia.

Cómo elegir tu camaleón velado

Como ocurre con la mayoría de los lagartos exóticos, no hay forma de saber si una variedad capturada en la naturaleza ha estado expuesta a parásitos u otras posibles infecciones. Lo mejor es adquirir el camaleón velado de un criador de confianza. Observa cómo come antes de comprometerte a adquirirlo, si es posible, para observar cualquier problema de apetito.

Si sus ojos están nublados o hay mucosidad alrededor de la boca o de las fosas nasales, pueden ser signos de un camaleón enfermo. Y si tiene manchas secas en la piel, esto puede indicar un problema de muda.

Una vez que hayas elegido un camaleón velado, haz que un veterinario de reptiles lo revise en busca de parásitos. Esta no es una condición que sea necesariamente obvia.

Camaleón velado problemas comunes de salud

Por desgracia, tu camaleón velado puede tener problemas de salud. Incluso el propietario más concienzudo puede tener dificultades para conseguir un entorno perfecto para los reptiles, e incluso si lo hace, pueden enfermar. Aunque los camaleones velados tienen una vida relativamente corta en comparación con otros reptiles, pueden llegar a vivir hasta 8 años. La mejor manera de fomentar esta vida más larga es aprender a reconocer los síntomas de los problemas de salud más comunes con los que te puedes encontrar. A continuación te presentamos cinco problemas comunes que puedes encontrar con tu camaleón velado, y lo que debes hacer al respecto.

Problemas de muda

La muda de un camaleón velado puede durar sólo unas horas, pero normalmente dura alrededor de un día. Si tarda más de tres días, puede haber un problema. La mayoría de las veces, esto es un signo de baja humedad. Como ya hemos comentado, puedes probar con una ducha caliente para ayudarles de inmediato, al tiempo que aumentas la humedad en su hábitat mediante el incremento de tu rutina de nebulización.

Una muda deficiente puede provocar una infección o restricciones en sus extremidades y en el flujo sanguíneo. Si te preocupa que esto ocurra, debes visitar a tu veterinario. Él estará en mejores condiciones para eliminar manualmente la piel que se desprende. No deberías intentarlo tú mismo, a menos que parezca una emergencia, como el caso muy improbable de que su piel seca esté restringiendo su respiración.

Enfermedad gastrointestinal

Tanto los parásitos como las bacterias pueden causar enfermedades gastrointestinales. Tu camaleón también puede sufrir problemas gastrointestinales si come algo que no debe, como el sustrato. Esto suele llamarse impactación y es comparable al estreñimiento. Los síntomas de la enfermedad gastrointestinal incluyen

  • Pérdida de apetito.
  • Heces líquidas.
  • Heces apelmazadas.
  • Otros cambios en las heces.

Las enfermedades gastrointestinales deben ser tratadas por el veterinario. Visítalo tan pronto como puedas para obtener un diagnóstico y un tratamiento.

Deficiencia de vitaminas

Hay varias formas en las que su camaleón velado puede sufrir una deficiencia de vitaminas. La más común es la conocida como enfermedad ósea metabólica, que se produce cuando tu mascota no tiene suficiente calcio. Las deficiencias vitamínicas acabarán provocando

  • Letargo.
  • Huesos reblandecidos.
  • Miembros hinchados.
  • Deformidades.

Desgraciadamente, la solución no es simplemente aumentar la cantidad de calcio y otros suplementos vitamínicos que le das a tu camaleón velado. A menudo, las deficiencias vitamínicas se producen porque tu camaleón es incapaz de absorber los minerales debido a una cantidad insuficiente de luz UVB. Para saber cuál es la causa exacta de la carencia, es necesario consultar a un veterinario. Deberás poner en práctica las sugerencias que te haga sobre cómo cambiar su exposición a la luz UVB y sobre la cantidad de suplementos vitamínicos que debes proporcionarle.

Enfermedad respiratoria

Los camaleones velados son muy propensos a las enfermedades respiratorias. Por ello, los tanques de cristal no son recintos recomendables, como ya hemos comentado. La enfermedad respiratoria es una infección en el tracto respiratorio o en los pulmones. Los síntomas incluyen:

  • Dificultad para respirar.
  • Mucosidad alrededor de la nariz o la boca.
  • Exceso de saliva.
  • Sibilancias.
  • Burbujas en la boca.
  • Apuntar la cabeza hacia arriba para respirar.
  • Boquiabierto.

Tu camaleón puede necesitar antibióticos para tratar la infección y debes acudir al veterinario lo antes posible para confirmar el diagnóstico y recibir tratamiento. La mayoría de las enfermedades respiratorias están causadas por problemas ambientales, como el aire estancado, la humedad y las bajas temperaturas. Debes ajustar cuidadosamente la temperatura y la humedad de su hábitat para que este problema de salud no se repita.

Pudrición de la boca

Otra infección común que afecta a los camaleones velados es la podredumbre bucal, también conocida como estomatitis. Suele producirse debido a la comida atrapada en sus dientes o a cortes en las encías que favorecen la infección. Los signos de que tu reptil puede estar sufriendo una podredumbre bucal incluyen

  • Menos interés por el agua y la comida.
  • Saliva espesa.
  • Placa amarilla en la boca.
  • Pus amarillo dentro o alrededor de la boca.
  • Hinchazón en las encías, la boca o incluso la cara.

Como todas las infecciones, pueden ser mortales si no se tratan. Acude a tu veterinario para que las trate. Una vez más, mantener a tu mascota fuerte y sana es la mejor manera de evitar que este problema de salud se consolide. Comprueba que su entorno cumple con los altos estándares que hemos señalado en este artículo.

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Mantente informado de los nuevos artículos y noticias de nuestra web.

Invalid email address

Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deja un comentario

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: