Presentar un gato al bebé – Mantener al bebé a salvo y al gatito seguro

Presentar un gato al bebé

Cuando te enteras de que vas a tener un bebé, hay muchos cambios que tienes que hacer en tu estilo de vida y en tu casa. Si tienes mascotas, también tienes que pensar en cómo prepararlas para tu nuevo bebé. Los gatos necesitan estar preparados para la llegada de un recién nacido y, si les presentas a tu gato de la forma adecuada, podrían ser amigos de por vida.

Los gatos pueden ser muy sensibles a los cambios y son curiosos y territoriales por naturaleza. Por eso, los gatos y los recién nacidos pueden ser una combinación complicada. Para intentar que el proceso sea lo menos estresante posible para todos, consulta nuestros consejos para presentar un gato al bebé.

¡Empieza con mucha antelación!

Cuanto antes empieces el proceso, mejor. En cuanto sepas que un nuevo bebé está en camino, puedes empezar a hacer los preparativos. Es inevitable que se produzcan cambios en el entorno físico de tu casa y en la rutina doméstica. Esto afectará a tu gatito, por lo que es conveniente hacer algunos preparativos. Una vez que llegue el bebé, será demasiado tarde porque estarás ocupado haciendo otras cosas. Además, todos los miembros de la casa pueden poner de su parte.

Piensa en cómo juegas con tu gato

Conoce cómo le gusta a tu gato que le manipulen y qué le disgusta. Observa cómo reacciona tu gato cuando le tocas la cabeza, los hombros, el estómago y la cola. Esto te permitirá controlar lo que hace tu bebé cuando interactúa con tu gato. Si tu gatito odia que le acaricien la barriga, tendrás que vigilar cuidadosamente a tu bebé para asegurarte de que no lo haga. El conocimiento es poder cuando se trata de mantener a los gatos felices.

¿Dejas que tu gato agarre y pelee con tus manos? Esto está enviando el mensaje de que está bien ser brusco con partes del cuerpo humano. Evita este tipo de juegos en cuanto puedas e invierte en algunos juguetes divertidos para gatos. Los bebés tienen una piel muy delicada y un mordisco o arañazo de un gato durante un juego puede causar mucho daño y dolor.

Sonidos, olores y equipamiento para bebés

La mayoría de los bebés hacen mucho ruido y esto puede asustar a un gato sensible que está acostumbrado a un hogar tranquilo. Puedes allanar el camino reproduciendo grabaciones del llanto y los gorjeos de un bebé durante periodos cortos. Hay muchas que puedes utilizar en Internet. Empieza con el volumen muy bajo y ve subiendo poco a poco a medida que tu gato se vaya acostumbrando al sonido. Espera a que tu gato esté tranquilo y relajado con un determinado volumen antes de aumentarlo.

Los bebés también tienen su propio olor y vienen con muchas “cosas”. Tu gato tiene que acostumbrarse a todo esto. Los olores son muy importantes para los gatos, a los que les gusta oler bien todos los objetos nuevos de la casa. Suelen ver cualquier objeto nuevo con miedo y recelo. Sería una buena idea introducir algunos objetos de bebé en la casa al principio del embarazo.

Puedes comprar jabones, polvos y champús para bebés y leche para bebés. Ponte loción para bebés en tu propia piel para que los nuevos olores se mezclen con los olores “seguros” a los que está acostumbrado tu gato. También es aconsejable colocar los artículos más grandes, como cunas, cochecitos y cambiadores, antes de que llegue el bebé, pero esto puede ser más tarde en el embarazo.

Puedes ayudar aún más “perfumando” estos nuevos objetos para que sean menos angustiosos para tu gato. Coge un paño suave y pásalo por la cabeza de tu gato para recoger el olor de las glándulas odoríferas. A continuación, utilízalo para limpiar los nuevos objetos del bebé. También puedes utilizar un difusor especial con una feromona facial sintética para reducir los niveles de estrés de tu gato cuando entren cosas nuevas en casa.

Crea zonas especiales para el gato

Es posible que un bebé recién nacido no pueda acceder a los cuencos de comida y agua del gato, pero un niño pequeño seguro que sí. Por eso, cuanto antes lo traslades a un lugar seguro, mejor. Colócalo en una habitación o en una zona que pueda acordonarse con una puerta para bebés o una barrera para mascotas.

Los gatos también necesitan un lugar agradable y tranquilo al que puedan ir para escapar tanto del bebé como de las visitas que inevitablemente traen. Tu gato preferirá un lugar alto, oscuro y aislado. También les gusta tener una visión de lo que ocurre en la casa. Algunos propietarios consideran que un poste de rascado alto con una balda alta y cubierta es perfecto. Puedes animar a tu gatito a entrar en su espacio seguro con algunas golosinas sabrosas y ropa de cama cómoda. Pide a las visitas que ignoren a tu gato cuando esté en su “lugar seguro”.

Puede que tengas que cambiar el lugar donde duerme tu gato. Tal vez actualmente utilizes la habitación de invitados, pero quieras convertirla en una guardería. Si este es el caso, tendrá que animar gradualmente a tu gato a dormir en otro lugar y mantenerlo alejado de su antiguo lugar de descanso. Esto debe hacerse mucho antes de la llegada del bebé, ya que los gatos pueden tardar en adaptarse.

Lleva a tu gatito a una revisión médica

La inminente llegada de un nuevo bebé debería recordarte que el gatito también tiene necesidades sanitarias. Desde el punto de vista de la higiene, debes asegurarte de que no tiene ningún parásito que pueda causar a tu bebé algún problema de salud. Hay que eliminar las pulgas y los gusanos del gato.

Tu gatito también necesita una revisión para asegurarse de que está bien. Los gatos con problemas de salud que no se sienten bien o que tienen dolor suelen ser irritables y gruñones. Su tolerancia a los cambios y a los nuevos miembros de la familia no será tan grande. Incluso pueden actuar de forma agresiva. Si tienes alguna sospecha sobre la salud de tu gato, haz que lo revisen antes de que llegue el nuevo bebé.

Presentación del gato al bebé

No es posible predecir con exactitud cómo reaccionarán los gatos y los bebés cuando se conocen por primera vez. Si no es el primer bebé que llega a la casa, es probable que tu gato ya se haya adaptado y sea más probable que se lo tome con calma.

Los primeros bebés son un poco más complicados y tendrás que tomar algunas decisiones sobre el grado de acceso que le permitirás a tu gato. ¿Quieres excluir a tu gato de algunas habitaciones? ¿Tiene tu gato problemas de comportamiento que deban preocuparte? ¿Has hablado de ello con tu veterinario? Es posible que necesites que te remita a un especialista en comportamiento de mascotas.

Cuando tu gato conozca al bebé por primera vez, debe ser en un momento tranquilo y no en la zona de la casa donde suele comer o dormir. Deja que el gatito se acerque a ti mientras sostienes a tu bebé. Si quiere olfatear al bebé, debes premiarle por estar tranquilo dándole un suave elogio y quizás una sabrosa golosina. Es habitual que el gato pierda el interés después de unos segundos. Otros gatos huyen inmediatamente. Nunca fuerces una interacción, ya que es muy estresante y contraproducente. Continúa con normalidad e inténtalo otro día.

Riesgos para la salud de los gatos y los bebés

Es habitual que los nuevos padres estén preocupados por los riesgos para la salud de los gatos y los bebés. Incluso es posible que amigos y familiares bienintencionados, pero mal informados, te aconsejen que te lleves a tu gato a otro hogar. Pero, ¿los gatos son malos para los bebés? Esto es muy poco frecuente y, si se tiene cuidado con la higiene, no hay razón para preocuparse.

Procura no dejar pañales usados en el suelo, ya que puede animar a tu gato a utilizar esa zona como lugar para hacer caca y pis. Creen que si un bebé puede hacerlo, ellos también. Lávate siempre bien las manos con jabón antibacteriano después de haber alimentado, aseado o jugado con tu gato. Utiliza guantes cuando limpies la bandeja sanitaria y lávalos después con jabón antibacteriano.

Aunque los juguetes de los gatos y los de los bebés se parezcan, no son lo mismo y los gatos y los bebés nunca deben compartir juguetes por razones de higiene y seguridad.

También puedes pensar en cómo mantener al gato fuera de la cuna. Ayuda el hecho de no colocar la cuna o el bebé en el suelo. Ni siquiera los gatos de naturaleza amable pueden dejarse sin supervisión con un bebé. Tal vez quieras conseguir una puerta mosquitera para la habitación del bebé o utilizar una red para la cuna o el cochecito para protegerlo cuando duerme.

Pronto tu casa se calmará y el gato y el bebé se querrán tanto como tú a los dos.

Imagen destacada Photo by Manja Vitolic

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Pedro Esteban

Pedro Esteban

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: