¿Por qué los perros lamen el aire?

¿Por qué los perros lamen el aire?

Observar a los perros ser ellos mismos puede ser una experiencia interesante, y la mayoría de las veces no es más que un entretenimiento. En otras ocasiones, sin embargo, puede haber un problema subyacente que debe abordarse antes de que sea grave.

Cuando notes que tu perro lame el aire, ambas situaciones son aplicables, y depende de ti prestar atención y saber la diferencia. La acción consiste en que el perro saque la lengua como si quisiera lamer un líquido que sólo él puede ver. Es diferente de su comportamiento de lamerse los labios y puede resultarte muy extraño.

Hay varias razones por las que tu perro sigue lamiendo el aire, y algunas se discutirán en este artículo. Al final, serás capaz de saber cuándo tu perro es él mismo y cuándo es el momento de visitar al veterinario, basándote en su lamido de aire.

Razones por las que tu perro no para de lamer el aire

Hay algo atascado en la boca

Hay algunos alimentos que naturalmente, debido a su textura, pueden quedarse alojados en una parte de la boca, creando una pequeña molestia. Por ejemplo, la mantequilla de cacahuete, debido a su grosor, necesita muchas vueltas con la lengua para bajarla toda. Imagina que se te pega un poco en el paladar y el trabajo que tienes que hacer para sacarla.

Además, al masticar un poco de carne, existe la posibilidad de que se le quede algo atascado en los dientes que tenga que quitar. A diferencia de ti, los perros no pueden utilizar los dedos o un palillo para quitar la comida atascada, por lo que lamen el aire. El objetivo es que la lengua llegue a la zona donde está la comida para sacarla.

En este caso, el comportamiento de lamer el aire no debe durar mucho tiempo, y el perro dejará de hacerlo tras conseguir su objetivo. En algunas ocasiones, puede que no se trate sólo de comida, sino de trozos de sus objetos de juego, como palos, lo que puede llevar a un problema más grave.

Están estresados o ansiosos

Los perros expresan el estrés de forma diferente a los humanos, y lamer el aire es una extraña forma de afrontarlo. Lo hacen para inducir la producción de endorfinas en el cerebro y así sentirse mejor. Estas hormonas se denominan “sustancias químicas para sentirse bien” debido a sus propiedades calmantes.

Si tu perro está estresado, lamerá el aire durante un periodo más prolongado de forma incontrolada. Sólo dejarán de hacerlo cuando tengan hambre o estén a punto de dormir, y a menudo es difícil determinar la causa de la ansiedad. Si no se trata a tiempo y de forma adecuada, puede convertirse en parte de su estilo de vida para siempre.

Es un signo de trastorno gastrointestinal

Se trata de una anomalía del sistema digestivo del perro con síntomas como babeo, pérdida de apetito, vómitos y lamido de aire. La correlación entre los trastornos gastrointestinales y el lamido de aire se basa en el hecho de que las náuseas hacen que el perro se lama los labios. Otros lamen el aire en lugar de la boca para hacer frente a las náuseas, pero en última instancia, la causa subyacente es la misma. Esta condición no debe dejarse sin tratar, ya que puede conducir a problemas de salud más graves.

Pueden tener una convulsión parcial

A diferencia de las convulsiones extremas, que cursan con síntomas dramáticos como espuma en la boca y espasmos, las convulsiones parciales pueden ser más difíciles de identificar. Son más sutiles y no producen síntomas dramáticos, por lo que son difíciles de detectar. El lamido de aire o los mordiscos se han asociado a las crisis parciales, que se sabe que afectan sólo a una parte del cerebro. El lamido de aire puede volverse crónico si no se le presta la atención necesaria y puede interferir en la calidad de vida de tu mascota.

Intentan captar un olor potente

Existe un fenómeno conocido como la respuesta de Flehmen que se caracteriza por un comportamiento que se asemeja al lamido del aire. Cuando las moléculas de un olor demasiado potente que entren en contacto con la nariz del perro, éste tratará de hacerlas llegar a un órgano llamado órgano vomeronasal.

Aquí, el perro realiza movimientos como curvar el labio, arrugar la nariz y exhalar por la boca. A veces parece que están lamiendo el aire, pero sólo están oliendo su entorno. En este caso, no será un problema grave porque en cuanto el olor se difunde, la acción también se detiene.

Se aburren

La mayoría de los perros son inteligentes y juguetones y necesitan mucha estimulación mental para mantenerse activos. Cuando tu perro no tiene nada que hacer, lo siguiente será entretenerse. Aunque te parezca extraño, lamer el aire le resulta emocionante y lo hará hasta que consiga otra cosa que hacer. Si no abordas el problema cuando lo notas inicialmente, tu perro podría llegar a destruir tus objetos personales.

¿Qué hacer cuando notas que tu perro lame el aire?

Lo primero que hay que hacer es intentar encontrar la causa del problema. Puedes empezar por inspeccionar la boca de tu perro para comprobar si hay trozos de comida o elementos no alimentarios alojados en la boca. Si encuentras alguno, puedes esperar a que el perro lo elimine o intentar limpiar su boca para sacarlo. Además, asegúrate de alimentar a tu perro con una comida que sea fácilmente digerible para evitar problemas relacionados.

Puedes conseguirle a tu perro juguetes para masticar, que tienen menos posibilidades de atascarse en los dientes, para que no tenga que usar palos. Asegúrate de que hay suficiente agua limpia para lavarlo todo. Debes cepillar los dientes de tu perro con regularidad siempre para mantenerlos limpios y evitar la acumulación de bacterias que pueden causar graves problemas de salud.

En el caso de la ansiedad, presta atención al entorno de tu mascota para saber qué puede desencadenarla. Por ejemplo, se sabe que los perros se ponen ansiosos cuando están en un entorno nuevo, o sus dueños son ruidosos. Puedes llevar un diario de cuándo empieza el comportamiento, qué pasó antes de que empezara y durante cuánto tiempo lo hizo.

También puedes grabar a tu mascota en cualquier momento en que se produzca la reacción y anotar si se detuvo cuando distrajiste al animal. Establecer una correlación de causa y efecto entre los posibles desencadenantes del entorno y el comportamiento es un paso en la dirección correcta. De este modo, puedes poner en marcha medidas para crear un entorno más propicio para el perro.

Puedes ayudar adiestrando y socializando al perro para que pueda hacer frente a los cambios en el nuevo entorno. Además, intenta en la medida de lo posible mantener al perro activo con ejercicios y juegos para que no se aburra rápidamente.

Para comprobar si hay trastornos gastrointestinales, busca síntomas adicionales como vómitos, diarrea y disminución del apetito. También puedes palpar el abdomen del perro para ver si responde de forma dolorosa. Alimenta a tu perro con una dieta bien equilibrada para reducir las posibilidades de padecer el trastorno.

La comida debe tener los ingredientes necesarios y, por tanto, los nutrientes necesarios para un crecimiento saludable. También debes asegurarte de que tu perro reciba las vacunas necesarias que lo protejan de desarrollar este tipo de trastornos. Las convulsiones son más difíciles de detectar, por lo que es posible que tengas que dar un paso más para reservar una cita con el médico para tu perro.

Cuándo acudir al veterinario

Es el momento de acudir al veterinario cuando notes que tu perro lame constantemente el aire. La acción debe ser repetitiva y debe estar interfiriendo con la calidad de vida de tu mascota para que sea grave. Además, cuando lo intentas en casa y nada parece funcionar, es posible que necesites que un profesional acuda a diagnosticar el problema.

El veterinario puede darte información más detallada sobre qué hacer y qué tratamientos beneficiarán más al perro. Lleva el diario y el vídeo con información sobre el comportamiento para ayudar al médico a hacer una mejor evaluación de tu perro. Si tu perro es apto desde el punto de vista médico, es posible que tenga que venir un especialista en comportamiento.

Para resumir

Por mucho que a los perros les guste jugar y ser traviesos, algunos de sus comportamientos pueden ser signos de una enfermedad más grave. De hecho, como los perros no pueden hablar, lamer el aire es otra forma de lenguaje corporal que puede interpretarse como significativa.

El lamido del aire es uno de esos comportamientos que hay que mirar con pinzas, ya que ignorarlo puede convertirse en algo desagradable. O bien tu perro sólo está siendo él mismo o puede estar sufriendo una afección grave. No siempre se les puede ayudar en casa, por lo que será necesario llevarlos al veterinario.

Una forma de ir un paso por delante es documentar los procesos que se producen cada vez que tu perro lame el aire para ayudar al veterinario en el diagnóstico. Prestar atención al bienestar de tu perro es un paso en la dirección correcta para crear un hogar feliz y un estilo de vida de calidad para ambos.

Fuentes:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: