¿Los gatos siempre caen de pie?

¿Los gatos siempre caen de pie?

Nuestros amigos felinos son famosos por su agilidad, pero ¿cómo lo consiguen? Probablemente has escuchado el viejo refrán que dice que los gatos siempre caen de pie, y si alguna vez has visto a tu mascota lanzarse del sofá sólo para lograr un aterrizaje elegante, probablemente puedas ver por qué.

Si alguna vez te has preguntado cómo y por qué nuestros gatos parecen tener esta habilidad casi sobrenatural, sigue leyendo. Hoy, estamos abordando la cuestión de si, y si es así cómo, los gatos siempre caen de pie.

Un misterio de mucho tiempo

Entonces, ¿por qué los gatos siempre caen de pie? Esencialmente, todo está en su columna vertebral flexible.

Cómo pueden los gatos aterrizar de pie es una pregunta que ha desconcertado a algunos físicos famosos a través de los tiempos. En el siglo XIX, por ejemplo, James Clerk Maxwell, famoso por su trabajo sobre el electromagnetismo, regularmente arrojaba a los gatos por las ventanas y los observaba caer en un intento por entender el mecanismo de auto-orientación de los felinos.

Físicos como Maxwell estaban desconcertados por la aparente habilidad del gato para violar la ley de conservación del momento angular. En la física, esta ley explica que un objeto en movimiento seguirá rotando en la misma dirección a menos que esté influenciado por una fuerza externa.

Para poder girar, los gatos aparentemente necesitarían algo contra lo que empujar, pero en el aire, no hay nada.

Debido a que los gatos pueden colocarse en posición de pie sin importar cómo caigan, y no están siendo enderezados por una fuerza externa en el aire, parece como si estuvieran rompiendo esta ley universal.

En realidad, por supuesto, no lo estaban. En la década de 1890, la fotografía de alta velocidad de vanguardia de los gatos que aterrizaban de pie reveló lo que sucedía cuando los gatos se enderezaban en el aire.

Una solución flexible

Mirar el problema desde un punto de vista puramente basado en la física ignoró información importante. Los gatos no son los “cuerpos” rígidos de la física clásica, y su anatomía flexible ofrecía una pista.

Si alguna vez has visto a tu felino abrirse camino en un espacio increíblemente estrecho, o escapar por las grietas más estrechas, ya sabrás cuán maleables pueden ser sus cuerpos.

Esta columna flexible, junto con músculos fuertes, se desarrolla en el aire mientras un gato trabaja para enderezarse. Los gatos tienen más vértebras que los humanos y, si se caen, pueden torcer la columna en direcciones opuestas a la vez.

Esta acción les permite básicamente “empujar contra ellos mismos” y así cambiar de dirección. Cuando logran la orientación correcta, simplemente pueden enderezar la columna y aterrizar.

Imágenes recientes en cámara lenta muestran que algunas especies de gatos van aún más lejos. El gato africano Caracal es un poderoso saltador y puede alcanzar grandes alturas cazando presas. Al igual que otros gatos, utilizan el método de torsión de la columna vertebral para reorientar su cuerpo en el aire.

Sin embargo, para alcanzar la posición correcta más rápido, en realidad emplean la misma técnica que un bailarín sobre hielo. Después de torcer su columna vertebral, un Caracal acercará sus patas delanteras a su cuerpo.

Debido a la conservación del impulso, esto hace que la parte frontal de su cuerpo se tuerza más rápido y profundice la torsión en su columna para que pueda balancear sus patas traseras más rápidamente.

Diseñado para acrobacias

La mayoría de los gatos pueden enderezarse solos cuando se dejan caer desde una altura de solo 30 centímetros del suelo. También pueden, en promedio, sobrevivir a caídas desde aproximadamente 6 pisos hacia arriba, aunque algunos animales, increíblemente, se han recuperado de caídas de hasta 32 pisos.

La columna flexible de un gato no es la única adaptación física que le ayuda a aterrizar de forma segura. Tienen cuerpos relativamente pequeños, así como una estructura ósea ligera y un pelaje grueso. Estas características se suman a una velocidad terminal reducida.

El peso ligero de los gatos reduce la velocidad a la que caen, mientras que el pelaje grueso aumenta la resistencia al aire y suaviza su aterrizaje. Incluso se sabe que los gatos llevan este concepto más allá al estirar sus cuerpos en una especie de forma de “paracaídas” que crea aún más resistencia al aire, reduciendo su velocidad de caída y por lo tanto el riesgo de lesiones.

Un acto de equilibrio

Hemos visto que los gatos usan sus columnas fuertes y flexibles para enderezarse cuando caen, pero al caer a velocidades tan altas, ¿cómo mantienen el equilibrio y siempre saben hacia dónde está arriba?

Los gatos tienen un increíble sentido del equilibrio que nosotros los humanos sólo podemos soñar. En parte se reduce a señales visuales, pero en última instancia, es el aparato vestibular de un gato lo que les permite realizar tan impresionantes aterrizajes.

El aparato vestibular es un conjunto de canales llenos de fluido en el oído interno que contiene varias células nerviosas y receptores. Cuando un gato mueve la cabeza, el fluido también se mueve, y este movimiento es recogido por los receptores y transportado a través de un impulso nervioso al cerebro.

El cerebro enviará automáticamente una señal a los músculos de un lado del cuerpo para que se ajusten al cambio de posición, lo que evita que el gato se caiga.

Los humanos tienen una configuración similar, pero no es tan sofisticada.

En el aire, este sofisticado mecanismo permite al gato trabajar su orientación en relación con la gravedad, y comenzar el proceso de enderezamiento.

¿Qué puede volver torpe a un gato?

Si buscas “gato aterrizando sobre sus patas”, encontrarás animales de hasta siete semanas de edad cayendo y aterrizando utilizando la técnica de torsión.

Sin embargo, las cosas pueden salir mal con el sentido del equilibrio de un gato. Debido a que el estilo de vida felino típico implica saltar sobre árboles o muebles, es importante estar atento a los signos de problemas en el apartado de equilibrio.

Los gatos pueden perder el equilibrio por algunas razones clínicas:

  • Infecciones de oído, que interfieren con el aparato vestibular.
  • Enfermedad vestibular, que puede desencadenarse por varias causas subyacentes.
  • Envenenamiento.
  • Una enfermedad cerebral que afecta el control muscular.

Si tu gato tiene problemas repentinos con su equilibrio, consulta a tu veterinario lo antes posible.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

"Esta publicación incluye enlaces de afiliados con los cuales esta web recibe una pequeña comisión sin costo adicional para ti si realiza una compra. Esto nos permite darte contenido de calidad de forma gratuita". Última actualización el 2020-11-25 / Imágenes de la API para Afiliados

Mantente informado de los nuevos artículos y noticias de nuestra web.

Invalid email address

Pedro Esteban

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Gracias por tu interés!
Cosas de Mascotas
Logo
Enable registration in settings - general