¿Los gatos se ponen celosos? ¿Y qué hacer al respecto?

¿Los gatos se ponen celosos? ¿Y qué hacer al respecto?

Cualquiera que viva con un gato habrá observado un comportamiento que se parece mucho a los celos. ¡Es posible que hayas estado acariciando a uno de tus gatos cuando otro se acercó y trató de unirse solo para ser rechazado por el gato que originalmente estaba disfrutando del abrazo!

Es posible que incluso hayas notado que el gato se ve muy molesto si le prestas atención a tu amigo cuando viene a tu casa a tomar un café. Pero, ¿los gatos se ponen celosos entre sí o de otros humanos?

¿Nuestros gatos sienten celos?

No hay consenso entre los expertos sobre si los gatos realmente experimentan celos. Algunos creen que cuando se ve a los gatos comportarse de forma asertiva o prepotente, simplemente están actuando de acuerdo con una jerarquía social. Si sienten que su estatus social está por encima de otro gato, o incluso de un humano, lo demostrarán. Otros interpretan este comportamiento felino como un deseo de llamar la atención de su dueño más que como un sentimiento de envidia hacia otro animal o persona.

Los comportamientos celosos también pueden tener sus raíces en el deseo del gato de defender lo que percibe como suyo y en su naturaleza territorial. En la naturaleza, los gatos competían por los recursos, como el refugio, la comida y el agua. Además, los gatos machos competían por la atención de las gatas y las hembras defendían su territorio donde criaban a sus gatitos. Otros gatos no eran bienvenidos a compartirlo y, aunque no se trata de celos propiamente dichos, equivale a lo mismo.

¿Qué aspecto tienen los celos del gato?

Hay varios signos de que tu gato siente celos. Tanto si estás de acuerdo con que esta emoción es realmente celos como si no, las siguientes son señales de que tu gato no es feliz y esto significa que tienes que hacer algo al respecto.

Mostrar signos de agresividad

La agresividad es un signo revelador de los celos y la posesividad del gato. Puede manifestarse en forma de mordiscos, roces y arañazos. La agresión se dirige al animal o al ser humano que está recibiendo la atención que ellos creen que deberían tener. Esto puede ser un problema si tienes un gato mayor e introduces un gatito joven en tu casa.

También puede manifestarse como lo que los especialistas en comportamiento animal denominan “comportamiento prepotente”, es decir, que intentan impedir que otro gato se mueva por la casa a su antojo o se imponen a ti cuando intentas dar cariño a otra mascota.

En un hogar con varias mascotas, es posible que notes que tu gato gruñe y sisea a otra mascota o que se enzarza en una pelea física con ella.

Cambios en los hábitos de aseo

Los gatos suelen demostrar que están descontentos con hábitos de aseo inadecuados. En lugar de utilizar su caja de arena como solía hacerlo, es posible que te des cuenta de que hace pis o caca en medio de la alfombra. Cuando los gatos se ponen celosos, también puedes encontrar pequeños “accidentes” en tus objetos personales, como la ropa sucia o las sábanas.

Esta es una señal segura de que tu gatito siente un poco de envidia por algo. Si tienes una nueva mascota en casa, podría ser una protesta porque se está viendo obligado a compartir a sus humanos y su territorio.

Interacción con otras mascotas y humanos

Un gato celoso puede empezar a mostrar mucha atención a su dueño humano. Puede empezar a sentarse en su regazo, acurrucarse junto a ti cuando estás intentando trabajar o incluso lamerte la cara o la mano. Es posible que coja su juguete favorito y te lo traiga en un intento de que juegues con él. Incluso pueden intentar un truco que saben que siempre te hace reír.

Esto puede resultar molesto, ya que a los gatos se les da muy bien invadir tu espacio personal. Se tumbarán sobre el teclado de tu ordenador portátil, se sentarán sobre tus papeles importantes y tirarán un objeto frágil de tu escritorio sólo para que los acaricies.

Un signo menos común de celos es que tu gato se retraiga y pase más tiempo solo. Puede salir de casa o elegir pasar el tiempo en otra habitación.

¿Qué causa que los gatos sean celosos?

La mayoría de los expertos en animales coinciden en que este tipo de comportamiento es exhibido por gatos que están aburridos o que desean una atención adicional de sus dueños. Los gatos pueden sentirse muy inseguros y necesitan que su familia humana los tranquilice. Les gusta que los acaricien y los mimen y les gusta que los humanos de la casa jueguen con ellos. No les gusta tener que compartir ese momento especial con otra mascota o ser humano.

También puede deberse a una competición por los recursos. Puede ser por un delicioso tentempié o un juguete especial para gatos, y es más frecuente en las casas que tienen varias mascotas. El estrés, la falta de espacio y la falta de ejercicio pueden empeorar la situación. Sin embargo, algunos gatos son genéticamente más propensos a actuar de este modo que otros, del mismo modo que los humanos tienen personalidades diferentes.

Qué puedes hacer con el comportamiento celoso de los gatos

Actúa rápidamente: cuanto antes lo cortes de raíz, mejor. He aquí algunas cosas que puedes probar.

  • Observa atentamente a tu gato. Observa a tu gatito durante un par de semanas. Anota cualquier ocasión en la que haya mostrado agresividad u otros signos de celos y anota también qué puede haberlos provocado. Una nueva mascota es un ejemplo obvio. Puede que veas que surge un patrón.
  • Vigila la atención que le prestas a las mascotas. No tengas un gato favorito. Cuando le prestes atención a un gato, asegúrate de ir a acariciar a los demás también. Si tienes otras mascotas, como perros, asegúrate de dividir tu tiempo entre todas ellas. Lo mismo ocurre con las personas nuevas en tu vida, especialmente si tu gatito está acostumbrado a tenerte sólo para él.
  • Proporciona muchos recursos. Si hay muchos recursos, hay menos cosas por las que ponerse celoso. Asegúrate de que hay mucha agua y comida y de que cada gato tiene su propio cuenco para gatos. Proporciona muchos juguetes, zonas para dormir, almohadillas para rascar y cualquier otra cosa que a los gatos no les guste compartir.

Para terminar…

Puede que estés de acuerdo o no en que los gatos pueden ser celosos, pero ciertamente pueden mostrar un comportamiento que indica que no están contentos. Como propietario responsable, es tu trabajo averiguar cuál es la causa y utilizar tu propio comportamiento y recursos para hacer que tu gatito se sienta mejor. No olvides que hay algunos momentos en los que es más probable que esto sea un problema y la llegada de una nueva mascota al hogar es uno de ellos.

Fuentes:

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Mantente informado de los nuevos artículos y noticias de nuestra web.

Invalid email address

Pedro Esteban

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

¡Gracias por tu interés!
Cosas de Mascotas
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart