¿Con qué frecuencia debes limpiar el cuenco de tu perro?

¿Con qué frecuencia debes limpiar el cuenco de tu perro?

Como dueños de perros, probablemente todos somos un poco culpables de no lavar los cuencos de comida y bebida de nuestros perros con la frecuencia que deberíamos. Dada la facilidad con la que se llenan, es muy fácil olvidar que en realidad necesitan una limpieza bastante regular, a pesar de lo limpios que se quedan después de haberlos vaciado nuestros perros, sobre todo los cuencos de comida.

Aquí veremos con qué frecuencia debes limpiar el cuenco de tu perro como propietario. Incluimos algunos consejos y razones por las que deberías limpiarlo con regularidad – nos dará a todos la motivación para hacerlo mucho más a menudo de lo que lo hacemos la mayoría de nosotros.

Con qué frecuencia deberías limpiar el cuenco de tu perro

Sencillamente, todos tenemos que limpiar el comedero de nuestros perros mucho más de lo que pensamos en un principio. Si no lo hacemos, los cuencos pueden ser un caldo de cultivo de bacterias invisibles que el perro sigue lamiendo día tras día. Teniendo esto en cuenta, es una buena idea limpiar los cuencos de tu perro al menos una vez al día, todos los días. Esto ayudará a mantener a raya cualquier tipo de bacteria y a proteger la salud y el bienestar de tu perro.

Ten en cuenta que también hay que tener en cuenta el tipo de comida que le das a tu perro. La mayoría de nosotros damos a nuestros perros pienso seco. La naturaleza seca de este alimento hace que una limpieza diaria sea más que suficiente. Sin embargo, a algunos perros se les da una dieta de comida húmeda para perros o incluso comida cruda para perros.

Si éste es el caso de tu perro, es imprescindible limpiar su cuenco después de cada comida. La naturaleza húmeda de la comida húmeda y las bacterias que se reproducen en la comida cruda cuando no se refrigera adecuadamente hacen que la proliferación de gérmenes sea mucho más rápida que con las croquetas o la comida seca para perros.

Otras ideas a tener en cuenta

Es una buena idea adquirir el hábito de meter los cuencos de comida y agua de tu perro en el lavavajillas al menos una vez a la semana. El calor del agua que se alcanza en un lavavajillas es tan alto que acabará por completo con cualquier bacteria insana que pueda haberse criado allí. Obviamente, si tu perro tiene una dieta de comida húmeda o cruda, es aconsejable meter su cuenco en el lavavajillas con mucha más frecuencia. Cada dos o tres días debería ser suficiente.

Una vez que empieces a adquirir el hábito de meter el cuenco de tu amigo canino en el lavavajillas, te resultará fácil mantenerlo, ya que verás la diferencia en lo limpio, o más bien en lo sucio que estaba, casi inmediatamente. De hecho, es probable que te haga agachar la cabeza de vergüenza cuando empieces a hacerlo desde el principio. Salen tan brillantes y relucientes, especialmente los cuencos metálicos tradicionales, que te darás cuenta de lo sucio que estaba el cuenco de tu perro con el paso del tiempo.

Además, es una buena idea evitar el uso de jabones fuertes o detergentes potentes al limpiar el cuenco de tu perro. Además, trata de asegurarte de que el producto de limpieza que utilices tampoco tenga un olor fuerte. Se sabe que estos olores fuertes hacen que los perros dejen de comer, lo que obviamente no es lo que quiere ningún dueño de perro, sobre todo porque la mayoría de los perros no se sienten a gusto. En su lugar, busca un detergente que elimine las bacterias y que sea suave con los estómagos y las narices.

Cuando metas el cuenco de tu perro en el lavavajillas, puedes meterlo sin ninguna pastilla. En este caso, el calor del agua es el que más trabaja y es la parte más importante del proceso de limpieza. Si sólo pones el cuenco del perro y pones el lavavajillas en modo económico o ecológico, será más que suficiente para conseguir los resultados necesarios en el cuenco de tu perro, a la vez que mantienes la factura de la luz baja y no gastas demasiada agua.

Además, al poner el lavavajillas cuando está prácticamente vacío, en realidad estás ayudando a la eficacia de todos los ciclos de lavado futuros, ya que ayuda a limpiar cualquier suciedad que la máquina haya podido acumular sin posibilidad de deshacerse de ella.

Además, piensa en el material del que está hecho el cuenco de tu perro. Los cuencos de cerámica son porosos, por lo que requieren mucha más limpieza que otros. Los cuencos de acero inoxidable son resistentes, pero muestran la suciedad con facilidad. Esto puede ser bueno y malo a la vez, ya que es fácil ver cuándo hay que limpiar el cuenco, aunque es difícil limpiarlo para que quede siempre como nuevo. Los cuencos de plástico son fáciles de limpiar, aunque son tan ligeros que puede ser difícil para tu perro comer de ellos.

Por último, ¿utilizas una alfombras para comida para perros para poner los cuencos? Si es así, recuerda que también habrá que limpiarla. Tu perro la habrá lamido para conseguir cualquier resto de comida que haya salpicado, por lo que es tan susceptible de albergar bacterias como el propio cuenco.

El resultado final de la limpieza del cuenco de tu perro

Es, por lo tanto, una buena idea para entrar en la práctica de la limpieza del cuenco de tu perro tan a menudo como sea posible. Es fácil perder el hábito de hacerlo, ya que alimentar a nuestros perros pronto se convierte en una costumbre, de modo que nos olvidamos de que lo estamos haciendo; el resultado es que nos fijamos poco en el cuenco en sí.

Como ya hemos dicho, esto puede tener repercusiones negativas en la limpieza e higiene de lo que come el perro y, por tanto, puede repercutir en su salud general. Es bueno recordar que los perros tienen en realidad un sistema digestivo mucho más sensible de lo que solemos atribuirles, por lo que es conveniente recordar por qué es beneficioso lavar su cuenco con regularidad.

Cuando tenemos en cuenta su salud general, es mucho más probable que limpiemos sus cuencos con frecuencia para que se mantengan en plena forma en todo momento. De este modo, podemos disfrutar de su devota y única compañía, que es la razón por la que les queremos tanto.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: