¡Gracias por tu interés!

Cómo limpiar los ojos de tu gato: todo lo que necesitas saber

Cómo limpiar los ojos de tu gato: todo lo que necesitas saber

La mayoría de los gatos odian bañarse y cualquier actividad relacionada con el agua. ¿Por qué? Los gatos son pequeñas criaturas majestuosas a las que les gusta mantenerse limpios todo el tiempo. Si bien hay excepciones, la mayoría de ellos no necesitan bañarse porque de todos modos los gatos pasan horas y horas aseándose con la lengua.

Aunque pueden alcanzar la mayoría de las partes de su cuerpo con la lengua, hay una parte que no pueden alcanzar, sus ojos. Y es entonces cuando tu amigo peludo vendrá a pedirte ayuda.

Los ojos de tu gato son sorprendentemente hermosos. Es normal que los gatitos pequeños o incluso los gatos tengan una pequeña cantidad de secreción ocular, pero a veces sus ojos pueden volverse aguosos o llorosos formando una costra. Si encuentras síntomas como estos, definitivamente deberías estar preocupado.

Aprende algunas de estas técnicas que te ayudarán a mantener limpios los increíbles ojos de tu gato.

¿Cómo limpiar los ojos de tu gato?

Método 1: Una toallita tibia

Esto es más como una atención domiciliaria diaria para los ojos de tu gato. Todo lo que necesitas es un paño pequeño y suave, agua esterilizada o hervida a temperatura ambiente. Sumerge la esquina de la toallita en agua limpia y lava suavemente la suciedad y el polvo de los ojos de tu gato y las áreas circundantes. Es aconsejable que comiences desde la esquina interior del ojo para limpiar hacia afuera. Repite este paso a fondo regularmente para mantener los ojos de tu gato limpios.

Método 2: bolas de algodón y agua esterilizada

Si notas que los ojos de tu gato están sucios y costrosos, puedes probar este método. En primer lugar, lávate las manos antes y después de realizar este procedimiento. Vierte agua limpia en 2 tazones diferentes (1 puede tener menos que el otro). Sumerge las bolas de algodón en el agua y limpia suavemente la costra de los ojos, y ten una bola de algodón separada para la limpieza final. Es importante usar bolas de algodón separadas para cada ojo. Si bien un ojo puede tener la enfermedad, el otro no, por lo que usar el mismo algodón para dos ojos diferentes transferirá la enfermedad de un ojo a otro.

Después de la limpieza, usa una bola de algodón seca para eliminar el agua adicional en y alrededor de los ojos para evitar que el agua se filtre en los ojos. Ten cuidado si el ojo de tu gato parece empeorar después de la limpieza, lo que puede implicar que los ojos de tu gato pueden haber contraído conjuntivitis.

Método 3: usar té

Si tienes algunas bolsas de té usadas de la hora del té de la tarde, esa es sin duda una de las mejores formas en que podría reutilizarlas, en lugar de desperdiciarlas. Sorprendentemente, el té tiene un buen material antibacteriano natural para el cual los veterinarios a menudo lo aconsejan para tratar las infecciones oculares de los gatos.

Pon la bolsita de té tibia y húmeda sobre el ojo que necesita más atención. Deja que la corteza se ablande hasta que finalmente puedas limpiar la suciedad con una bola de algodón limpia. Repite esto siempre que sea necesario. Si tu gato se inquieta mientras pones la bolsita de té sobre sus ojos, simplemente dale un buen masaje corporal. ¡Están locos por los masajes!

Causas de la secreción del ojo del gato

Los problemas oculares pueden tener consecuencias devastadoras. Por lo tanto, como propietario de un gato, debes ser consciente de que tu gato tiene algún problema con sus ojos. Aquí hay algunas causas por las que tu gato podría tener problemas con ellos:

  • Infecciones respiratorias: una causa habitual de secreción ocular entre los gatos podría deberse a una enfermedad respiratoria contagiosa, neumonitis o rinotraqueitis, calicivirus felino (FCV) y protozoos. Los primeros signos de tales infecciones pueden ser muy leves o ser muy graves, como una secreción pegajosa parecida al pus.
  • Trastornos corneales: la córnea de un gato es una superficie en forma de cúpula que cubre la parte frontal del ojo. Puede inflamarse, lesionarse o ulcerarse fácilmente. Si ves que tu gato parpadea excesivamente o tiene una mayor producción de lágrimas, es probable que tu gato tenga un trastorno corneal.
  • Conjuntivitis: ten en cuenta que si hay un revestimiento rosado claro alrededor de los ojos de tu gato que está hinchado, tu gato puede experimentar secreción ocular con mucosidad espesa o llorosa. Este no es un signo muy común, pero la conjuntivitis con fiebre, diarrea y problemas respiratorios puede ser una infección felina grave.
  • Ojos secos: la condición del ojo seco es la falta de producción de lágrimas en los ojos de tu gato. Puede provocar córnea inflamada, ojos rojos y, si no se trata, provocará ceguera. Como no se produce agua en los ojos, puede producirse una secreción pegajosa y amarilla en el ojo.

Consejos Adicionales

Una vez que hayas adoptado un gatito o un gato, haz que se acostumbren a este proceso para que no les resulte extraño cuando lo haces de forma regular. Si tu gato es de pelo largo, trata de cortar el pelo alrededor de sus ojos. ¡Pero lleva mucho cuidado que su ojo está cerca! ¡Pocos saben que su córnea puede arañarse con su propio pelo!

Además, tu gato es la criatura más impredecible e impulsiva. Siempre es mejor vigilarlo. Si estás fuera por largas horas, asegúrate de que haya al menos alguien que los vigile. Busca siempre ayuda de alguien mientras limpias los ojos de tu gato, ya que se mueven mucho y no quieren cooperar contigo en el proceso.

Si la costra sigue apareciendo, no importa cuántas veces la limpies en un día, necesitará ayuda médica de profesionales. Además, si ves que tu gato tiene problemas para abrir los ojos o se hincha después de limpiarlos, llévalo al veterinario más cercano inmediatamente para un nuevo chequeo.

En conclusión

Es completamente normal que tu gato tenga una secreción ocular semejante a pus o costra, pero limpiarla regularmente ayudará a mejorar la comodidad de éste. Sin embargo, no tengas miedo de llamar a tu veterinario si experimentas algo extraño y más importante, ¡antes de que sea demasiado tarde! La limpieza regular simple no solucionará ningún problema subyacente. Por el contrario, si consultas a tu veterinario, podrían recetarle lo que necesite.

No obstante, asegúrate de limpiar los ojos de tu gato de forma regular, primando la seguridad de sus ojos. Sigue los pasos mencionados anteriormente, y una cosa más importante:

¡NO TOQUES LOS GLOBOS OCULARES DE TU GATO PASE LO QUE PASE!

Aunque tu gato no puede hablar, es muy doloroso para ellos y nunca querrá volver a pasar por el horror. ¡Sé delicado, amable y generoso con tu amigo esponjoso y te amará siempre!

Fuentes

Mantente informado de los nuevos artículos y noticias de nuestra web.

Invalid email address
¡Puntúa si te ha gustado! 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario