Quemaduras solares en perros: ¿Pueden los perros quemarse con el sol?

Quemaduras solares en perros

Las quemaduras solares son un tipo de quemadura por radiación que suele producirse por la exposición a los rayos ultravioleta del sol. Al igual que los seres humanos son propensos a esta afección, los perros también pueden verse afectados por este problema.

Los baños de sol frecuentes, las visitas a la playa o los paseos bajo el calor abrasador del sol suelen ser la causa. Aunque a algunas personas les parezca intrascendente, los perros también sufren las quemaduras solares y el dolor causado por sus efectos adversos.

¿Qué perros corren peligro de sufrir quemaduras solares?
En general, los perros de todas las razas corren el riesgo de sufrir quemaduras solares cuando hace calor. Sin embargo, los caninos con pelaje fino o sin pelo tienden a quemarse más fácilmente. Los perros que padecen albinismo o tienen el pelaje blanco también sufren debido a la tez más clara que tienen debajo.

Otras razas de perros, como los bulldogs, suelen tumbarse de espaldas y exponer su barriga a los rayos del sol, lo que también les expone a sufrir quemaduras. Aparte de los bulldogs, otras razas peludas también tienen bastantes posibilidades de verse afectadas, ya que su piel está expuesta a los rayos del sol, pero sus posibilidades son menores, ya que su piel está más pigmentada en comparación con los perros de color blanco y los albinos.

Señales de las quemaduras solares

Los síntomas típicos de las quemaduras solares son el enrojecimiento de la piel, que es sensible al tacto, y la aparición de grietas, costras o ampollas. Las partes más vulnerables a las quemaduras solares son el estómago, las orejas, la nariz, las zonas alrededor de los ojos y la piel expuesta con pelaje fino. La quemadura también puede identificarse con la pérdida de pelo y el rizado de las puntas de las orejas.

Aparte de estos rasgos, otra forma de identificar una quemadura solar es observando el comportamiento y las acciones de tu cachorro. Cuando está quemado, no deja de rascarse o de dar zarpazos en las zonas afectadas, lo que no hace sino agravar su estado. Acompañado de gemidos y picores, se escabullirá de las caricias y buscará lugares más frescos en la casa.

En los casos graves, pueden desarrollar fiebre y debilidad a causa de la inflamación. La mayoría de los efectos se manifestarán después de una hora de estar expuestos y alcanzarán su peor momento al tercer día.

Tipos de quemaduras y su impacto

El grado de afectación de tu cachorro depende de ciertos factores como la cantidad de pigmentación de su piel, su capacidad de producir melanina y el grado de exposición a los rayos UV del sol. Sin embargo, la quemadura puede clasificarse en tres categorías en función de los factores mencionados anteriormente:

  • Quemaduras superficiales de espesor parcial – En este caso, sólo se ve afectada la capa superior de la piel, lo que da lugar a un enrojecimiento de la piel sin ampollas.
  • Quemaduras profundas de espesor parcial – Este tipo de quemadura no sólo afecta a la capa superior de la piel, sino también a un pequeño número de las que se encuentran debajo. Por suerte, no presenta ampollas.
  • Quemaduras de espesor total – La quemadura deja un impacto en todas las capas de la piel y posiblemente en los tejidos que hay debajo. El perro sufre un dolor agudo y puede necesitar atención veterinaria al formarse ampollas en las zonas afectadas.

Tratamiento de las heridas

El tratamiento suele variar en función de la categoría en la que se encuentra el perro. En caso de que tu perro entre en las dos primeras categorías, podrás curarlo en casa con los métodos tradicionales.

Por otro lado, las quemaduras de espesor total requerirán atención veterinaria, ya que tu cachorro se verá obligado a soportar todo el peso de la quemadura. Sin embargo, es necesario abordar el problema tan pronto como se haya notado, sin dejar lugar a más daños o angustia.

Aplicación de remedios caseros

Rociar con agua fría

El primer consejo sería recurrir a uno de los elementos más esenciales de la naturaleza: el agua. Ésta calmará la piel de tu perro y le quitará el dolor punzante causado por la inflamación. Coge una botella de spray y llénala de agua fría. Utilízala para rociar una generosa cantidad de agua sobre la zona agitada de vez en cuando. Esto sustituirá el calor y lo enfriará a temperaturas más bajas aliviando el dolor.

Compresa fría

En caso de que a tu cachorro no le guste que le rocíen con agua, un método más práctico sería recurrir a las compresas frías. Sumerge un paño limpio y esterilizado en agua fría y aplícalo sobre la piel de tu cachorro. Evita frotar la piel en lugar de dar pequeños toques, ya que podría provocar más picores. Repite el proceso varias veces y recuperarás un cachorro sano en poco tiempo.

Tratamiento con cubitos de hielo

Aunque el agua ahora ha cambiado su estado a sólido, producirá los mismos resultados que antes con un beneficio adicional. No sólo calmará el dolor causado por la quemadura y reducirá la inflamación, sino que el hielo también se asegurará de que la zona afectada se adormezca. Sujeta el cubito directamente sobre la piel y dale unas palmaditas. Si es necesario, envuélvelos en un paño fino.

Hamamelis

El hamamelis es una loción astringente que es antiinflamatoria y reduce la irritación de la piel. Utiliza pequeñas cantidades y aplícalo sobre la piel, pero asegúrate de no utilizar una cantidad abundante para evitar cualquier efecto tóxico que pueda tener en tu perro.

Baños de avena

Al igual que el hamamelis, la avena también puede aliviar y calmar la inflamación y utilizarse como remedio para cualquier tipo de irritación de la piel canina. Se pueden utilizar productos comerciales, pero lo mejor es utilizar remedios caseros. Puedes molerla hasta convertirla en un polvo fino y mezclarla con el agua de la bañera o rellenar un calcetín de algodón con avena cruda y natural y dejar que el agua corra por él mientras cargas la bañera con agua.

Aloe Vera

Durante años, el Aloe Vera se ha utilizado para tratar las quemaduras por su efecto refrescante junto con otras propiedades que incluyen ser una sustancia antiinflamatoria. Aunque se ha considerado segura para su uso en humanos, hay que tomar precauciones antes de usarla en tu cachorro, ya que puede tener efectos adversos si se ingiere.

Lo mejor es probarlo primero en el perro y buscar cualquier signo de irritación. El gel puede usarse directamente de la planta o se pueden utilizar productos comerciales aptos para perros que contengan aloe, como un gel o una loción. Curará la quemadura y también hidratará la piel agrietada.

Vitamina E

Abre una cápsula de vitamina E y dispersa su contenido sobre la piel inflamada, pero limita su uso a una o dos veces cada 24 horas.

Otros anestésicos o sprays antiinflamatorios

Si ninguno de los trucos anteriores da resultado, siempre puedes recurrir al uso de Lidocaína y Caína Solar u otros anestésicos para desensibilizar la piel del cachorro. Sin embargo, es importante que te pongas en contacto con tu veterinario antes de utilizar estos fármacos. Haz lo mismo antes de utilizar otros aerosoles o productos antiinflamatorios. Si te dan el visto bueno, asegúrate de que tu perrito no acabe ingiriendo esos productos, que sólo darán lugar a más problemas.

Tratamiento veterinario

En caso de quemaduras de alto grado, tu perro necesitará tratamiento veterinario. Según el diagnóstico, el tratamiento se realizará mediante terapia intravenosa (inyectando líquidos en las venas) o administrando anestésicos para adormecer el dolor. La terapia intravenosa ayudará a administrar la medicación adecuada y a evitar la deshidratación. Además, pueden utilizar ciertas cremas o lociones que contengan cortisona u otros agentes con propiedades antibacterianas y antifúngicas para evitar las infecciones.

Prevención

Como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Por lo tanto, es mejor evitar la molestia que tener que luchar con ella en el futuro.

Algunos métodos preventivos pueden ser:

  • Evitar afeitar el pelaje – Por muy plausible que parezca afeitar el pelaje de tu perro en verano, no intentes afeitarle el pelaje pensando que así se refrescará, cosa que sin duda hará, pero a costa de exponerse a los rayos UV. El pelaje evita la exposición y mantiene la piel protegida.
  • Evita los paseos al mediodía – El mediodía es probablemente el peor momento posible para que tú y tu perrito salgáis a pasear o a jugar al aire libre. El sol proporciona un calor abrasador y los rayos UV están en pleno efecto a esta hora.
  • Proporciona sombra – Si la exposición al sol es inevitable, lo mejor que puedes hacer es proporcionarle sombra. Juega o pasea con tu cachorro bajo la sombra de los árboles o construye una caseta exterior para que, cuando haga demasiado calor, acabe retirándose a la caseta de descanso. Llevar una sombrilla también ayuda.
  • Protector solar – Este es un producto imprescindible para todos los dueños de perros. Las tiendas de mascotas venden protectores solares aptos para perros, como Epi-Pet, Petkin Doggy Sunwipes, etc. Así que ve y hazte con uno si todavía no lo has incluido en tu kit para perros. Aplica cantidades generosas antes de salir al exterior y asegúrate de que el protector solar tiene un FPS superior a 15.
  • Ropa – Aunque los sombreros o las camisas de tela no protejan del todo al cachorro, pueden añadirse a la lista como precaución adicional. Puede resultar una buena barrera contra la luz del sol.

Todos los dueños de perros saben el regalo que es tener un perro como mascota en su vida. Pero con él viene la enorme responsabilidad de proteger al cachorro también. Es fundamental proporcionarle sus necesidades y cuidarlo como a uno de los nuestros porque, al fin y al cabo, ellos también sufren como nosotros ante el dolor.

También te puede gustar: Paraguas para perros y sombreros para perros

Fuentes:

Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      Enable registration in settings - general
      A %d blogueros les gusta esto: