¿Qué es el síndrome del perro pequeño y cómo tratarlo?

¿Qué es el síndrome del perro pequeño y cómo tratarlo?

Todos los perros tienen sus propias peculiaridades y una personalidad propia. Pueden presentar una serie de aspectos positivos, como ser protectores, cariñosos y estupendos con los niños u otros animales. Por supuesto, también están los aspectos negativos: perseguir coches, morderlo todo o, en algunos casos, el síndrome del perro pequeño.

Si es la primera vez que tienes un perro o nunca has tenido un perro pequeño, es posible que no te hayas encontrado con este problema de personalidad. Puede que te resulte un poco alarmante o que no estés seguro de cuál es la mejor manera de afrontar las rabietas. Si este es tu caso, sigue leyendo para conocer algunos de los mejores consejos y trucos sobre cómo manejar el síndrome del perro pequeño, así como para determinar si es algo con lo que tu perro está luchando, en primer lugar.

¿Qué es el síndrome del perro pequeño?

El síndrome del perro pequeño es una serie de comportamientos que se pueden atribuir como, bueno… un perro malcriado. Por lo general, consiste en que tu cachorro se desquita si no se sale con la suya, lo que se manifiesta en ladridos y, en general, en ser muy travieso. Dado que los perros más grandes tienden a ser más tranquilos y silenciosos, este problema no suele asociarse a ellos. Sin embargo, los perros más pequeños tienen la complicación añadida de no poder hacer todo lo que quieren.

Por ejemplo, un pastor alemán puede no tener ningún problema para subir y bajar del sofá de la familia, por lo que no necesitará pedir ayuda a la hora de tumbarse en un lugar que le resulte cómodo. Un chihuahua, sin embargo, simplemente no tiene la capacidad de saltar sobre algo que, para ellos, es una zona montañosa, y también les costará volver a bajar.

Por lo tanto, es mucho más probable que el chihuahua llame la atención sobre su situación ladrando a sus dueños, llamando su atención y obteniendo la reacción deseada: ser cogido y colocado en el sofá.

Esto refuerza involuntariamente este comportamiento, ya que los ladridos tienen el efecto deseado: conseguir lo que quieren. Con el tiempo, esto se convierte más en una demanda que en una petición y, por lo tanto, se crea el mal comportamiento. La próxima vez que intentes ignorar la petición de tu perro pequeño, es probable que responda de una manera mucho más negativa, con el fin de llamar tu atención.

Naturalmente, este no es el único ejemplo de mal comportamiento de un perro. Esto también puede provenir de los perros toy que se mantienen en una situación más cercana que la mayoría de las otras razas de perros. En otras palabras, quienes tienen perros más pequeños son más propensos a tratarlos de la misma manera que lo hacen con los bebés humanos.

Y aunque no hay absolutamente nada malo en tratar a la mascota como a un miembro de la familia (que, al fin y al cabo, lo son), hay una línea muy distintiva entre los humanos y los animales a la que hay que prestar atención.

Los perros no responden al mismo amor y afecto que los bebés porque responden de forma muy diferente a tu amor y afecto. Esto se debe a que todos los perros, independientemente de su tamaño, tienen una mentalidad de manada y sólo responderán a aquellos que consideren que están por encima de ellos, en términos de jerarquía de manada. Un perro al que no se le imponen normas y restricciones estrictas nunca será verdaderamente feliz, ya que siempre intentará poner a prueba los límites y convertirse en el Alfa.

Como mínimo, esto te deja en la posición de tener que atender todas las necesidades de tu perro, o ser molestado hasta el fin de los tiempos, hasta que hagas lo que ellos quieren. Sin embargo, existe otra opción: el adiestramiento. En esta guía, hablaremos de cómo puedes trabajar con tu compañero canino para que deje de tener este comportamiento dependiente, sin dejar de darle lo que quiere con una pequeña diferencia: sus acciones dependen de tus condiciones y tus preferencias.

Signos y síntomas del síndrome del perro pequeño

Naturalmente, todos estos síntomas van a estar presentes en algún grado, en todos los perros. Dicho esto, estas cuestiones se convierten en síntomas definitivos del síndrome del perro pequeño una vez que comienzan a ser molestos o tener algún efecto sobre la forma o los medios por los cuales vas sobre tu actividad diaria.

Si no puedes actuar como lo harías normalmente o tienes que desviarte de tu camino para adaptarte a los comportamientos de tu perro, entonces es razonable sugerir que los problemas de tu perro están teniendo un efecto negativo en tu estilo de vida. Este es el punto en el que tendrás que buscar la solución a los problemas que estás teniendo con tu perro.

1. Tu perro reclama tu atención

Cualquier cosa que tu perro quiera, lo sabrás, y además lo sabrás enseguida. No importa cuál sea el problema, te ladrará, te mordisqueará, te tirará y te gruñirá hasta que el problema se resuelva inmediatamente. Es posible que te des cuenta de que eres más bien un siervo de todos los caprichos y deseos de tu perro, en lugar del amo que establece las reglas y las cumple.

2. Tu perro no se lleva bien con otros perros

Las habilidades sociales son una parte importante del temperamento de tu perro. Sin embargo, éstas deben perfeccionarse con el tiempo y con la socialización frecuente con otros perros y humanos. Un perro al que se le ha recogido cada vez que se cruza con un nuevo cachorro, o al que nunca se le ha enseñado a ser respetuoso con otros perros, tendrá pocas probabilidades de llevarse bien con otros animales.

Si has notado que tu perro es especialmente agresivo con otros animales -sobre todo con otros perros-, es un signo inequívoco de que tu cachorro puede padecer el síndrome del perro pequeño. Esta es otra forma en la que tu perro puede estar tratando de desarrollar el dominio sobre otras mascotas, ya que se ven a sí mismos como el Alfa, y querrán que ese estatus permanezca con ellos en nuevos escenarios.

3. Tu perro es frecuentemente desobediente

Un perro que no te ve como su amo nunca te hará caso. Los perros, por su propia naturaleza, sólo escucharán y respetarán al Alfa de la manada. Si éste eres tú, lo sabrás por lo bien que responden. Naturalmente, no conseguirás que tu perro haga lo que tú quieras el 100% de las veces – eso tampoco sería saludable y un poco de desobediencia de vez en cuando es natural. Sin embargo, si no responden, nunca, entonces se convierte en un gran problema que hay que resolver.

Esto suele ocurrir con el tiempo, debido a la capacidad de salirse con la suya rompiendo las reglas durante un período prolongado de tiempo. Si un perro nunca ha sido regañado por su mal comportamiento, nunca aprenderá que ese comportamiento es malo. Esto también significa que no entenderá qué es lo que está mal, la única vez que decidas regañarlo, por algo que ha estado haciendo durante un tiempo y con lo que nunca ha tenido un problema.

Entrada relacionada: mejor comida para perros de razas pequeñas

4. Tu perro no es bueno con los invitados de la casa

Los perros tendrán el síndrome del perro pequeño a menudo tratan de convertirse en el líder sobre todos en el hogar – y esto incluye a los invitados ocasionales. Si notas que tu perro se comporta mal con gente nueva, en tu casa, probablemente sea porque está intentando ver quién será el nuevo jefe.

5. Tu perro orina por toda la casa

Los accidentes ocurren y es natural que se produzca algún desliz, sobre todo en el caso de los cachorros, que aún no están entrenados. Sin embargo, si ves a tu perro orinando por toda la casa, en diferentes zonas y sin previo aviso, podría ser porque está marcando su territorio. Una vez más, esto está directamente relacionado con el hecho de que tu perro crea que es el alfa de la manada (los miembros de tu casa), lo que le lleva a intentar imponer su dominio orinando no sólo en tu casa, sino también en la de tus amigos y familiares.

Cómo tratar el síndrome del perro pequeño

Identifica la causa

¿Se está saliendo con la suya con su mal comportamiento?

Si has leído algunos de los puntos anteriores y sabes que eres culpable de permitir que tu perro se salga con la suya en la casa, o no regañas a tu perro por su mal comportamiento, entonces puedes estar tranquilo. Al menos sabes que hay un problema y lo aceptas.

¿Estás siendo demasiado blando con tu perro?

Es fácil ser protector con nuestros animales, sobre todo porque, en nuestra mente, cuanto más pequeño es el animal, más débil debe ser. Dicho esto, tu perro no necesita que lo cojas y lo mimes cada vez que te encuentras con una situación nueva. Tampoco necesitan montones de golosinas para perros por hacer pocas cosas ni requieren muchos permisos cuando se trata de un mal comportamiento.

Evaluar la situación

¿Qué está causando exactamente los cambios de comportamiento?

¿Tu perro se porta bien contigo y con tu familia, pero es terrible con los invitados de la casa? ¿Quizás es el nuevo perro el que parece no gustarle cuando sale de paseo? Sea cual sea el problema, puede ser que tu perro esté absolutamente bien contigo, pero que sea terrible en situaciones nuevas, o que tenga problemas con otros animales. La buena noticia es que deberías poder encontrar la raíz de la causa y, por tanto, tratarla.

¿Cuáles son sus reacciones ante estos cambios?

Igualmente importante para el comportamiento de tu perro, es tu reacción a este comportamiento. Por ejemplo, si tu perro tiende a intentar imponer su dominio sobre otros perros cuando estáis fuera, esto puede provocarte nerviosismo. Por desgracia, es más probable que esto haga que tu perro sienta la necesidad de hacerse cargo de la situación y se vuelva aún más agresivo.

Pide ayuda a tu veterinario

Si crees que el problema no es tanto de comportamiento como fisiológico, lo mejor es que tu veterinario descarte primero cualquier cosa extraña. Realizará las pruebas necesarias para asegurarse de que estos cambios o problemas no son el resultado de un problema subyacente.

Corrige los problemas

Exige a tu perro las mismas normas que a un perro grande

Los perros pequeños tienden a salirse con la suya porque no vemos las incidencias como un problema. Si un perro grande ladrara todo el tiempo, exigiera atención o se volviera agresivo con otros perros, naturalmente buscaríamos una solución lo antes posible. Entonces, ¿por qué habría de ser diferente en el caso de los perros pequeños? Si no estás seguro de si el comportamiento es exigente o agresivo, imagina a un pastor alemán haciendo lo mismo que tu perro y visualiza cómo reaccionas tú ante esto.

Evita mimar a tu perro

Es fácil querer abrazar y querer a tu perro hasta el fin del mundo; al fin y al cabo, ésa es una de las mejores partes de tener un perro. Sin embargo, es importante no abusar del amor y la atención. Deja que tu perro experimente diferentes situaciones, como enfrentarse a perros mucho más grandes o tratar con gente nueva. Puede parecer un poco exagerado al principio, pero pronto te darás cuenta de que a tu cachorro no le afectan en absoluto estas cosas nuevas.

Reentrenamiento y recompensa

Comienza el adiestramiento como lo hacías cuando era un cachorro, centrándote en las órdenes más sencillas al principio y desarrollándolas hasta hacerlas más complejas. Sin embargo, no se trata sólo de entrenar a tu perro. Se trata de educarte a ti mismo para convertirte en un dueño de perro más completo que se sienta con el control de estas órdenes. Tu perro percibirá tu seguridad en ti mismo y apreciará tener un maestro al que seguir.

Involucrar a otras personas

No se trata sólo de ti; como ya hemos dicho, hay muchos problemas que surgen debido a los invitados o a los extraños, por ejemplo. Si crees que los demás son más propensos a alborotar a tu perro y a permitirle volver a los malos hábitos, infórmales amablemente de que estás probando algo nuevo y enséñales lo mismo que has aprendido tú. Así evitarás que tu perro se confunda y todos estaréis contentos.

Fuentes:



Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

🤞 ¡No te pierdas nuestros consejos!

¡No hacemos spam! Más información en nuestra política de privacidad

Carmen

Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

      Cosas de Mascotas
      Logo
      A %d blogueros les gusta esto: