Cómo socializar a un perro o cachorro: Guía completa y consejos importantes

Aprende cómo socializar a un perro o cachorro para garantizar su desarrollo saludable. Descubre consejos útiles y el momento ideal para comenzar.

Cómo socializar a un perro o cachorro

La socialización de perros es una parte esencial para criar a un cachorro y convertirlo en un adulto feliz y bien adaptado. Una vez que llevas a tu nuevo cachorro a casa, tienes la oportunidad de contribuir en su desarrollo social. Los perros adultos también pueden ser socializados, pero tomará un poco más de tiempo y se debe hacer con mayor cuidado. Aquí te explicamos lo que necesitas saber.

¿Qué es la socialización en perros?

La socialización en perros es el proceso de exponer y aclimatar a un perro a una variedad de situaciones que pueden enfrentar a lo largo de sus vidas. El objetivo de la socialización es enseñar al perro cómo interactuar apropiadamente con personas y otros animales, así como cómo manejar nuevas experiencias y entornos sin volverse ansioso o temeroso.

La socialización es una parte esencial del desarrollo de un perro y puede ayudar a prevenir problemas de comportamiento, como ansiedad, reactividad y agresión.

El momento ideal para socializar a un cachorro es aproximadamente entre las edades de tres y 14 semanas. Este rango de edad se considera un período crítico de socialización para los cachorros, ya que sus cerebros son más receptivos a nuevas experiencias y normalmente pueden aprender sin miedo significativo.

Después de aproximadamente 14-15 semanas de edad, se vuelve más difícil para los cachorros adaptarse a nuevas situaciones, y pueden desarrollar problemas de comportamiento.1 Sin embargo, la socialización también es importante para los perros adultos que han tenido una exposición limitada a nuevas experiencias y entornos.

La socialización de perros se puede hacer exponiéndolos a diferentes personas, animales y entornos de manera controlada y positiva.

Cómo socializar a tu cachorro

Socializar a un cachorro es una parte importante de su desarrollo y puede ayudar a que se convierta en un perro adulto bien adaptado y seguro. Dado que los cachorros son más receptivos a la socialización entre las edades de tres y 14 semanas, es importante comenzar a socializarlos lo antes posible.

La socialización temprana ocurre entre las tres y seis semanas de edad con la madre y los hermanos del cachorro, además del criador o cuidador humano. Una vez que llevas a tu nuevo cachorro a casa, es el momento de que tomes el relevo. La socialización debe hacerse con cuidado para mantener a tu cachorro seguro, saludable y feliz.

Visitas al veterinario

La clínica veterinaria es uno de los primeros lugares nuevos que visitará tu cachorro después de llegar a tu hogar. Estas primeras visitas al veterinario son importantes tanto para su salud como para su desarrollo social. Trabaja con tu veterinario para que estas visitas sean positivas y divertidas. Ofrece muchas golosinas para perros y elogios para establecer una asociación positiva con el veterinario.

Lleva golosinas muy apetitosas como mantequilla de cacahuete o queso bajo en grasa para usar durante estas visitas para que tu cachorro aprenda a asociar cosas realmente buenas con el veterinario. Habla con tu veterinario sobre suplementos y otros productos, como feromonas, que pueden ayudar a reducir el estrés asociado con la transición de la madre y los hermanos a su nuevo hogar. También, discute temas como el entrenamiento con jaula, el entrenamiento para hacer sus necesidades y cualquier otra inquietud que puedas tener.

También puedes buscar proveedores veterinarios certificados como «libres de miedo» en tu área. Estas personas y hospitales han recibido entrenamiento adicional para hacer que la atención veterinaria sea lo menos estresante y positiva posible para las mascotas y las personas.

Limitar la exposición a animales desconocidos

Los cachorros necesitan vacunas y desparasitación hasta las edades de seis a 16 semanas. Hasta que se completen estas vacunas iniciales (alrededor de las 16 semanas de edad), los cachorros aún son vulnerables a enfermedades. Esto significa que no deben exponerse a animales desconocidos o sus heces. Evita parques (incluidos los parques para perros) y cualquier otro lugar donde los perros se reúnan en público.

Tu cachorro puede -y debe- conocer a otros perros, pero es importante asegurarse de que los perros con los que lo presentas estén sanos, vacunados y amistosos. Las experiencias negativas pueden causar una mayor ansiedad en presencia de otros perros si esa experiencia ocurre durante este período crítico. Considera organizar citas de juego para cachorros con amigos y sus perros. Consulta con tu veterinario sobre otros lugares seguros para socializar a tu cachorro.

Clases para cachorros

Las clases de entrenamiento para cachorros, a veces llamadas «kindergarten para cachorros», suelen estar disponibles en tiendas locales de suministros para mascotas, instalaciones de entrenamiento de perros, algunas clínicas veterinarias y lugares de alojamiento para perros. Estas clases de socialización deben permitir que solo cachorros saludables con vacunas actuales asistan y solo deben usar técnicas de refuerzo positivo y socialización.

Esto es lo que hace que sea un ambiente seguro para tu cachorro. Estas clases están diseñadas principalmente para ayudar a que tu cachorro se socialice con otros cachorros y personas. Es posible que se enseñen algunas señales básicas durante estas clases, pero el enfoque estará en construir vínculos y bases para futuros entrenamientos.

Exposición a diferentes entornos y situaciones

Tu cachorro necesita experimentar una variedad de vistas, sonidos y olores en el mundo. Cosas como el tráfico, la construcción y los edificios grandes pueden asustar a los perros cuando los encuentran por primera vez, pero los cachorros jóvenes pueden aprender a aceptar estas cosas mediante una exposición gradual, suave y con refuerzo positivo.

  • Lleva a tu cachorro en paseos en automóvil y caminatas a lugares como tiendas de mascotas y casas de amigos.
  • Visita al veterinario para una visita social feliz (sin vacunas, solo saludar y ofrecer golosinas).
  • Preséntale a tu cachorro a personas de diferentes edades, tamaños y etnias que usen diferentes atuendos (como sombreros y disfraces). Asegúrate de que estas personas sepan que estás socializando a tu cachorro y pídeles que se comporten de manera tranquila.
  • Preséntale a otros perros y animales, pero asegúrate de que los otros perros sean amistosos, saludables y estén completamente vacunados.
  • Si tu cachorro se encuentra con perros desconocidos, enséñale a mantener la calma y enfocarse en ti en lugar de tirar de la correa para acercarse a un perro nuevo.

El refuerzo positivo es clave. Usa golosinas y elogios para recompensar a tu cachorro por su buen comportamiento cuando interactúa con personas y animales. También es importante supervisar las reacciones de tu cachorro en todo momento. Observa sus interacciones con personas y animales para asegurarte de que se sienta cómodo y no esté abrumado. A medida que tu cachorro se sienta más cómodo y seguro, aumenta gradualmente la intensidad y duración de las experiencias de socialización.

Infórmate sobre los signos sutiles de miedo y ansiedad en los perros. Si notas alguno de estos signos durante la interacción con un estímulo, es crucial retroceder y darle a tu cachorro tiempo para calmarse y reevaluar la situación. Puede ser un buen momento para terminar la sesión de entrenamiento, o puedes intentarlo nuevamente con golosinas más sabrosas. Sin embargo, si los signos de miedo y ansiedad continúan, retira por completo a tu mascota de la situación.

Manejo de cachorros

Otro paso importante en el proceso de socialización es acostumbrar a tu cachorro a ser manejado. Las visitas al veterinario te ayudarán con esto, pero es importante seguir practicando en casa.

Comienza a manipular a tu cachorro desde el momento en que llegue a tu hogar. Esto les ayudará a acostumbrarse a ser tocados y manipulados, lo que los hará más cómodos con las personas y reducirá el riesgo de miedo y ansiedad a medida que crecen.

  • Dedica tiempo a manipular la cabeza y el cuerpo de tu cachorro, incluidos los oídos, los ojos, la boca, las patas y la cola. Esto les ayudará a familiarizarse con la sensación y los preparará para el aseo y las visitas al veterinario.
  • Enséñale a tu cachorro a sentirse cómodo con la restricción sujetándolo suavemente y recompensándolo por mantenerse tranquilo. Tolerarán mejor ser sostenidos para el aseo, el recorte de uñas y otras actividades.
  • Siempre maneja a tu cachorro con suavidad y cuidado. Usa una voz tranquila y calmada y evita movimientos bruscos o acciones repentinas que puedan asustarlos.
  • Recompensa a tu cachorro por su buen comportamiento durante el manejo con golosinas, elogios y cariño para que asocien el manejo con experiencias positivas y se sientan alentados a mantenerse tranquilos y relajados durante las futuras sesiones de manejo.
  • No obligues a tu perro a ponerse de lado, de espaldas o a sujetarlo para enseñarle «dominio». Esto aumenta el miedo y la ansiedad hacia ti y en realidad daña el vínculo que estás tratando de construir con tu cachorro. Usar golosinas y elogios, e incluso permitir que tu mascota participe en el manejo a través de ejercicios de cuidado cooperativo, es la forma más segura y mejor de enseñarle a tu cachorro a aceptar el manejo a largo plazo.

Sobre todo, trata de tener paciencia durante el período de socialización de tu cachorro. La socialización lleva tiempo, y es importante ser paciente con tu cachorro mientras se acostumbran a nuevas situaciones y experiencias. La socialización de tu cachorro es un proceso continuo, así que sigue exponiéndolos a nuevas experiencias a lo largo de su vida para asegurarte de que sigan siendo perros bien adaptados y felices.

Cómo socializar a perros adultos

Socializar a un perro adulto puede ser un poco más desafiante que socializar a un cachorro, pero aún es posible con paciencia y esfuerzo. Antes de comenzar a socializar a tu perro adulto, llévalo al veterinario para un chequeo para asegurarte de que esté sano y al día con todas las vacunas. Además, avisa a tu veterinario si tienes alguna pregunta sobre el comportamiento de tu mascota.

A veces, los medicamentos y suplementos para la ansiedad mejoran el entrenamiento y la socialización en perros adultos. Tu veterinario también puede recomendarte a un etólogo veterinario o un entrenador de refuerzo positivo que pueda ser un buen recurso durante este proceso.

El proceso no es muy diferente de la socialización de los cachorros, pero debe hacerse de manera más gradual.

  • Ve despacio. Comienza presentando a tu perro a nuevas personas y animales en un ambiente tranquilo y controlado. No apresures el proceso ni abrumes a tu perro con demasiadas experiencias nuevas a la vez.
  • Usa refuerzo positivo. Ofrece golosinas y elogios para recompensar a tu perro por su buen comportamiento cuando interactúa con personas y animales.
  • Practica el entrenamiento de obediencia. El entrenamiento de obediencia puede ayudar a tu perro a aprender a concentrarse y seguir señales, lo que puede facilitar la socialización.
  • Supervisa las interacciones. Observa las interacciones de tu perro con personas y animales para asegurarte de que se sienta cómodo y no esté abrumado.
  • Sé paciente. La socialización lleva tiempo, y es importante ser paciente con tu perro mientras se acostumbra a nuevas situaciones y experiencias.
  • Obtén ayuda profesional. Si tienes dificultades para socializar a tu perro adulto, considera contratar a un entrenador de perros certificado o a un etólogo que pueda trabajar contigo y con tu perro para desarrollar un plan de socialización.

Recuerda, socializar a un perro adulto puede llevar más tiempo que socializar a un cachorro, pero nunca es tarde para empezar. Con paciencia, refuerzo positivo y constancia, puedes ayudar a tu perro adulto a convertirse en un miembro bien adaptado y feliz de tu familia.

¿Cómo socializar a un perro agresivo?

Si tu perro es agresivo, es probable que estés desesperado tratando de descubrir qué hacer. Un perro que gruñe o muestra agresión hacia otros animales puede ser difícil de pasear y una fuente constante de preocupación. En lugar de mantener a tu mascota adentro o sacarlo a pasear solo en la madrugada para evitar el encuentro con otros perros, la respuesta podría ser la socialización.

¿Por qué mi perro es agresivo?

Los perros realmente deben comenzar a socializar con otros cuando son cachorros, entre las 3 y 14 semanas, para evitar que desarrollen rasgos agresivos cuando sean mayores. Los cachorros menores de 14 semanas de edad deben ser tratados amablemente por todos los demás perros, adultos y niños que los rodean, con mucho contacto y sin disciplina dura; de lo contrario, corren el riesgo de volverse agresivos hacia los demás.

Algunas razas tienen más probabilidad de ser agresivas, y la endogamia puede exacerbar la agresión natural de un perro. Los machos no castrados y las hembras en celo o preñadas también pueden ser naturalmente más agresivos.

El entorno alrededor de un perro también puede desempeñar un papel en la causa de un comportamiento agresivo. Si vive en condiciones deficientes o es castigado duramente, podría volverse más agresivo. Sin embargo, por otro lado, si consientes demasiado a tu perro, también podrías tener problemas similares. Además, si tu perro es atacado con frecuencia por otro perro, es posible que se vuelva cada vez más agresivo como respuesta.

Tomar el control de la situación

La clave para socializar a un perro adulto agresivo es dejarle claro que tú eres el jefe y que él debe ser obediente. Esto solo se puede lograr ganando el respeto de tu perro, en lugar de asustarlo con castigos, ya que esto solo empeorará su mal comportamiento.

La exposición a niños, otros perros y adultos es importante para un perro agresivo, sin embargo, no debes dejarlo solo con nadie. Si necesitas usar un bozal en tu perro para proteger a otras personas durante la socialización, entonces no dudes en hacerlo.

Es importante descubrir qué desencadena el comportamiento agresivo en tu mascota para resolver el problema. Debes exponer gradualmente a tu perro a esos desencadenantes de tal manera que él comience a sentirse cómodo con ellos y se dé cuenta de que no representan una amenaza.

Te puede interesar: Entrenamiento de bozal para perros

Manejo de la disciplina

Aunque disciplinar a tu perro por comportamiento agresivo es importante, es vital no ser duro o atemorizante. La disciplina suave es la clave. Elogia el comportamiento amigable y tranquilo en cualquier situación donde normalmente mostraría agresión, pero no permitas que gruña, ladre o se acerque a otros perros de manera agresiva.

Presenta a tu mascota a otros

Realizar paseos diarios con tu perro asegurará que vea y conozca a otras personas y perros, y es la oportunidad ideal para practicar un comportamiento apropiado. Si tu perro hace suficiente ejercicio, se sentirá más sumiso y tranquilo, lo que también hará que los encuentros se desarrollen con mayor fluidez.

Si tu perro ladra o se muestra agresivo al encontrarse con otros animales, no grites ni tires de la correa de tu perro. Esto solo lo excitará y convertirá la experiencia en negativa. En su lugar, mantén la calma y la autoridad. Intenta distraer a tu perro con un toque suave o un tirón rápido de la correa hacia un lado. Si eso no funciona, simplemente retírate tranquilamente.

Exposición segura a actividades sociales

Introducir a tu mascota a nuevas actividades sociales ayudará mucho con la socialización y a enseñarles a comportarse bien y mantener la calma. Evita apresurarte; solo una cosa nueva por semana será suficiente. Si necesitas usar bozal y correa, no te preocupes por usarlos y permitir que tu perro observe primero en lugar de lanzarse directamente a participar, también ayudará.

No lleves a un perro que no está socializado al parque para perros y esperes que todo salga bien. En cambio, exponlo lentamente al entorno simplemente paseándolo alrededor del borde exterior de la cerca, para que pueda observar a los otros perros jugando y divirtiéndose. Esto lo ayudará a ver la experiencia positiva que podría tener y le mostrará un comportamiento apropiado en práctica.

También podría interesarte nuestro artículo sobre: ¿Por qué mi perro odia a los cachorros?

Obtener ayuda profesional

A veces, incluso cuando sigues estos consejos, tu perro aún puede mostrar comportamiento agresivo. Si no sabes qué pasos seguir a continuación, buscar consejo de tu veterinario o un entrenador profesional de perros podría ser la solución, ya que podría ser una afección médica, especialmente si tu perro solía ser muy tranquilo y bien portado.

Fuentes:



Advertencia: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 12 suscriptores

Carmen
Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cosas de Mascotas
Logo