¿Qué alimentos pueden comer los gatos?

¿Qué alimentos pueden comer los gatos?

Garantizar que tu gato obtenga todos los nutrientes que necesita a partir de una dieta equilibrada debería ser fácil: sólo tienes que elegir el alimento para gatos de la calidad adecuada y tu gatito estará felizmente satisfecho.

Pero como la mayoría de los propietarios de mascotas saben, encontrar el tipo de dieta adecuada no siempre es tan sencillo, especialmente si tienes un gatito que parece estar más interesado en lo que hay en tu plato.

La buena noticia es que puedes compartir parte de tu comida y tus tentempiés con tu gato sin arruinar su dieta y su salud. Pero para hacerlo, necesitas saber exactamente qué alimentos para personas son seguros y nutritivos para tu compañero felino y cuáles no. Veamos qué alimentos pueden comer los gatos de los que comemos los humanos normalmente.

¿Los gatos pueden comer queso?

Los gatos pueden comer queso, pero la moderación es la clave aquí y hay algunos tipos de queso que se deben evitar por completo. Como alimento, el queso es una buena fuente de proteínas, pero eso no significa que deba ser una adición regular al tazón de comida de tu gatito. Tu gato debería obtener su proteína de una fuente basada en la carne, no en el queso, pero si le gusta, puedes dárselo como un pequeño regalo ocasional.

Un problema con el queso es que la mayoría de los gatos son intolerantes a la lactosa, por lo que comer cualquier producto lácteo puede causar problemas digestivos desagradables, incluyendo diarrea. El queso también está lleno de grasa, así que no es bueno para el control de peso de tu gato.

Y siempre hay que tener cuidado con los ingredientes añadidos como los frutos secos, las especias, el chile, el ajo o las cebollas, todos los cuales se utilizan a menudo para dar sabor al queso pero pueden ser tóxicos para las mascotas.

El queso también puede contener altos niveles de sal, lo que no es particularmente bueno para los gatos, ya que puede provocar problemas de salud como hipertensión y problemas de riñón si se consume en grandes cantidades.

Si tienes que darle a tu gato un poco de queso, sólo dale una variedad simple y mantente atento a cualquier reacción adversa. También puedes considerar los quesos preparados específicamente formulados para gatos, ya que tienen niveles más bajos de lactosa para mantener sus estómagos felices.

¿Los gatos pueden comer chocolate?

La respuesta simple y corta es no. Al igual que a los perros, a los gatos nunca se les debe dar chocolate ya que es tóxico y puede ser fatal para tu felino. El cacao en el chocolate contiene un ingrediente llamado teobromina que es venenoso para los gatos, y si se come en cantidades suficientes puede incluso llevar a la muerte.

El chocolate negro junto con el chocolate para hornear sin azúcar es el más peligroso, sin embargo, todos los tipos de chocolate – incluyendo el chocolate blanco – pueden dañar a tu gato. Comer chocolate puede causar daños en el hígado y, en última instancia, insuficiencia hepática, ya que el cuerpo de tu gato simplemente no puede descomponer la teobromina.

El chocolate también contiene mucha grasa y azúcar, y a veces también un sustituto del azúcar llamado xilitol, todo lo cual debe evitar para alimentar a tu gatito.

La buena noticia es que los gatos no experimentan la dulzura de la misma manera que los humanos y por lo tanto es menos probable que desarrollen el gusto por el chocolate, sin embargo eso no significa que debas ser complaciente.

Algunos gatos comerán chocolate como golosina si se les da la oportunidad (por ejemplo, cuando no estás mirando), por lo que es importante no dejarlo nunca al alcance de la mano. Dependiendo de cuánto coma el gato, el chocolate puede causar malestar estomacal, vómitos, aumento de la frecuencia cardíaca y diarrea, así como convulsiones y coma.

Si sospechas que tu gato ha puesto sus patas en el chocolate, llévalo al veterinario – si ha comido una cantidad mayor y se ha detectado a tiempo, tu veterinario puede tratarlo haciéndole vomitar para eliminar las toxinas de su estómago.

¿Los gatos pueden comer huevos?

Los huevos son realmente seguros para que tu gato los coma y pueden ser una sabrosa golosina para el gato, pero sólo mientras estén cocinados. Los gatos nunca deberían recibir huevos crudos por las mismas razones que los humanos, ya que pueden contraer la salmonela o la E. coli.

Los síntomas de intoxicación alimentaria en los gatos por comer huevos crudos incluyen vómitos, diarrea, apatía y fiebre y, dependiendo de la gravedad, pueden resultar fatales. Los huevos crudos también contienen avidina, una proteína que puede interferir en la forma en que el cuerpo del gato absorbe la vitamina biotina, necesaria para tener un pelaje y una piel sanos.

Los huevos cocidos sin cáscara son otra historia y pueden proporcionar a tu gato proteínas y aminoácidos esenciales. Sin embargo, nunca deben reemplazar su principal comida de proteínas, sino que deben ser dados como un tratamiento o suplemento ocasional.

Aunque son seguros para que tu gato los coma, los huevos cocidos contienen grasa, incluido el colesterol, y añadirán calorías adicionales a la dieta de tu mascota, por lo que el control de las porciones es esencial.

En cualquier caso, no se deben dar huevos a los gatos todos los días; también hay que tener en cuenta las posibles sensibilidades alimentarias o alergias de tu gato, y los gatos con problemas de obesidad o de riñón deben evitar comerlos por completo.

¿Los gatos pueden comer yogur?

Como la mayoría de los gatos adultos son intolerantes a la lactosa, debes tener cuidado al darle a tu gato cualquier tipo de producto lácteo, incluyendo el yogur. En realidad no hay ninguna necesidad nutricional de darle leche a tu gato – de hecho, una vez que salen de la etapa de gatito, sus sistemas no están diseñados para digerirla y por lo tanto consumir productos lácteos puede hacer más daño que bien.

El yogur, sin embargo, es un poco diferente ya que contiene “bacterias buenas” o probióticos, lo que facilita el sistema digestivo de tu gato. La razón por la que el yogur se opone a la tendencia de los productos lácteos cuando se trata de tu gato es que tiene cultivos de bacterias vivas llamadas Streptococcus thermophiles y Lactobacillus bulgaricus, que descomponen la lactosa en ácido láctico, haciéndolo más amable para tu gato y su estómago.

El yogur también contiene calcio, que es bueno para sus huesos, así como magnesio, que ayuda a la absorción de vitaminas y minerales esenciales.

Dicho esto, el yogur no debería formar parte de la dieta diaria de tu gato o ser alimentado en grandes cantidades; sólo debería darse como golosina si a tu gato le gusta, y sólo en pequeñas cantidades.

Y el tipo de yogur que elijas es clave – debe ser sencillo, por lo que no se deben añadir ingredientes como azúcar, edulcorantes artificiales o frutas, ya que estos pueden cargar las calorías y arruinar el control de peso de tu gatito. El yogur griego natural, que también es más bajo en lactosa, es la mejor opción para una ocasional golosina cremosa.

¿Los gatos pueden comer atún?

Sobre el papel, uno pensaría que el atún sería algo natural cuando se trata de la dieta de su gato, pero en realidad, no es el alimento felino perfecto que uno esperaría. Sí, es una buena fuente de proteínas, pero no contiene todos los nutrientes que los gatos necesitan para ser una parte clave de su dieta diaria y equilibrada.

Añade el riesgo de envenenamiento por mercurio si se come en una cantidad demasiado grande y pondríamos el atún en la lista de alimentos para gatos “con moderación”.

El atún es un pez de las profundidades marinas, por lo que no sería una parte natural de la dieta de tu gato si viviera en su hábitat natural, además con el moderno procesamiento de alimentos de hoy en día, el atún puede ser un poco más problemático de lo que piensas.

Sí, el atún enlatado es una buena fuente de proteínas y ácidos grasos omega 3, pero también puede contener altos niveles de sal y aditivos artificiales. Además, el atún suele estar enlatado en aceite, lo que elevará los niveles de grasa en la dieta de tu gato, lo que lo hace inadecuado si son propensos a la obesidad o tienen problemas de salud.

Es una buena idea ver el atún como una sabrosa golosina para recompensar ocasionalmente a tu gatito en lugar de como un alimento básico. También puedes elegir un alimento húmedo para gatos que tenga como ingrediente principal el atún, para asegurarte de que su comida sea equilibrada y nutritiva.

Si quieres darle a tu gato un poco de atún de verdad, opta siempre por el atún cocido o enlatado, y asegúrate de que esté envasado en agua y no en aceite.

¿Los gatos pueden comer bananas?

Mientras que las frutas no son siempre la mejor opción para los felinos, los plátanos son una de las pocas excepciones ya que son perfectamente seguros para tu gato. De hecho, son una buena fuente de potasio, necesario para la salud del corazón y los riñones.

Pero, al igual que con todos los alimentos para gatos, los plátanos sólo deberían darse a los gatos ocasionalmente como golosina, ya que nutricionalmente no hay necesidad de que los felinos los coman. Veamos por qué no deberías darle plátanos a tu gatito muy a menudo.

En primer lugar, los plátanos son ricos en carbohidratos, y los carbohidratos no son realmente una parte esencial de la dieta de cualquier gato. También están llenos de azúcar, que si se comen en grandes cantidades, pueden provocar problemas de obesidad e incluso diabetes en tu mascota.

La cáscara de plátano también es problemática y nunca debe darse a un gato, ya que su naturaleza fibrosa puede causar estragos en su delicada digestión. La mayoría de los gatos no desarrollarán un “gusto” por los alimentos más dulces, pero si un trozo de plátano le gusta a tu mascota, no debería ser malo darles una cantidad muy pequeña de vez en cuando.

Dicho esto, puede ser mejor simplemente encontrar una golosina más saludable y más amigable para los gatos con la que puedas recompensarlos con más frecuencia.

¿Los gatos pueden comer pollo?

Como fuente de proteínas de alta calidad, los gatos pueden comer pollo, pero debe ser preparado y cocinado adecuadamente para asegurar que no haya problemas en lo que se refiere a su salud.

Aunque es sano, el pollo “puro” debe darse en porciones controladas como un regalo extra, y no debe sustituir a la comida para gatos húmeda o seca habitual y nutricionalmente equilibrada de tu mascota. Muy importante, también debe ser cocinado y nunca se debe dar crudo.

Como fuente de proteínas, el pollo es un buen alimento para ayudar a construir músculo y mantener la energía. El pollo también contiene vitaminas y minerales como el selenio, que puede estimular el sistema inmunológico, así como la vitamina B6, que es crucial para regular su nivel de azúcar en la sangre.

El pollo también es bajo en sodio y grasa, por lo que los cortes magros de pollo te ayudarán si estás controlando el peso de tu gatito.

Pero antes de coger el cuenco de comida de tu gato para añadir unas cuantas lonchas de pollo suculento, hay algunas reglas clave que debes tener en cuenta. El pollo siempre debe cocinarse “desnudo”, es decir, sin aceites, condimentos ni sabores añadidos y, definitivamente, sin cebollas ni ajo, que son tóxicos para los gatos.

No lo dejes con la piel si el problema son las calorías extras, y quita los huesos, ya que pueden ser un peligro de asfixia. Finalmente, asegúrate de que la cantidad de pollo que le das a tu gato es apropiada para su edad, tamaño y peso actual.

¿Los gatos pueden comer melocotones?

La fruta no es un requisito esencial para la salud de tu gato, pero pueden añadir fibra y nutrientes extra como un regalo jugoso y sabroso. Pero no todas las frutas son seguras para tu gato, así que es esencial saber qué puedes y qué no puedes darle.

Cuando se trata de melocotones jugosos, tu gato está a salvo ya que no son tóxicos, sin embargo, esto no significa necesariamente que sean una golosina que debas ofrecerle a diario. Aunque los melocotones contienen vitaminas A y C, tienen un alto contenido de azúcar, lo que no es bueno para tu gato, y pueden causar una reacción si se les da demasiado de una sola vez.

El azúcar de la fruta también corre el riesgo de aumentar el peso y la diabetes en tu gato si se consume de forma regular. La pelusa de la piel del melocotón puede tener pesticidas y también puede ser un irritante para la boca y el estómago de tu gato, además la pepita siempre debe ser retirada y tirada.

La semilla de melocotón (también conocida como hueso de melocotón) no sólo podría ser un peligro de asfixia si tu gato tratara de comerla, sino que también contiene un compuesto llamado amigdalina, que en realidad es un cianuro de azúcar que puede ser tóxico si tu gato come demasiado.

Si te gustan los melocotones y quieres compartirlos con tu gatito, te sugerimos que sólo le des una pequeña cantidad de la carne pelada de vez en cuando. Dicho esto, puede ser mejor no darle a tu gato ningún melocotón si nunca lo ha tenido antes, ya que no quieres que desarrolle “adicción”.

¿Los gatos pueden comer cerezas?

Aunque las cerezas son seguras para tu gato en pequeñas cantidades, hay preocupaciones sobre otras partes de esta fruta, incluyendo las hojas, tallos y huesos, lo que puede significar que quieras eliminar esta fruta del menú de golosinas ocasionales de tu gato.

El hueso de la cereza, las hojas y el tallo contienen algo llamado glucósidos cianogénicos – o cianuro en términos simples – que es tóxico para los gatos. El cianuro impide que las enzimas del cuerpo de tu gato funcionen correctamente, además de que la cantidad de oxígeno absorbido se reduce.

Los síntomas de intoxicación por cianuro en tu gato incluyen dificultades respiratorias, pupilas dilatadas y encías pálidas o descoloridas que, si no se tratan, pueden llegar a matar al gato.

Sin embargo, la deliciosa y suave carne de una cereza es segura para tu gato y puede proporcionarle algún valor nutricional, incluyendo antioxidantes que tienen propiedades antiinflamatorias.

El desafío cuando se trata de que los gatos coman cerezas es asegurarse de que sólo coman la carne segura y no entren en contacto con el hueso, el tallo o las hojas. Teniendo esto en cuenta, y el hecho de que tu gato no necesita todo el azúcar extra que viene con la fruta, probablemente es mejor evitar alimentar a tu gato con cerezas, incluso como un regalo.

¿Los gatos pueden comer mantequilla de maní?

Aunque la mantequilla de cacahuete no está en la lista de alimentos venenosos para los gatos, los ingredientes añadidos y el alto nivel de azúcar que suele venir con muchos tipos de alimentos comprados en la tienda significan que no es un regalo tan saludable. Y a diferencia de la forma en que muchos perros se vuelven locos por las nueces, la mayoría de los gatos no tienen gusto por ellas.

Como alimento, la mantequilla de cacahuete no tiene ningún valor nutritivo para los felinos, ya que los gatos son carnívoros y la carne y el pescado deberían ser su principal fuente de alimento.

La mantequilla de cacahuete también ofrece pocas vitaminas y minerales que el cuerpo de tu gato pueda utilizar, y con un alto contenido en grasa, es denso en calorías, lo que significa que podría ser perjudicial para la cintura de tu gato.

Además, existe el riesgo de que tu gato sea alérgico a los frutos secos o, como mínimo, los ingredientes de la mantequilla de cacahuete pueden irritar su sistema digestivo. Y si se opta por la variedad con trozos, los trozos de nuez podrían convertirse en un peligro de asfixia para los gatitos.

Sin embargo, si a tu gatito le gusta la mantequilla de cacahuete y no es alérgico a ella, está perfectamente bien ofrecerles una lamida ocasional aquí y allá. Pero lo que no quieres es que tu gato espere su manjar de mantequilla de cacahuete diariamente, y esto no es sólo por los problemas de salud que mencionamos anteriormente.

La mantequilla de cacahuete se usa a menudo como cebo para roedores, lo que significa que si a tu gato de exterior le gusta el sabor, podría encontrarse en una situación pegajosa, incluso peligrosa.

¿Los gatos pueden comer fresas?

Si tu gato se ha comido una de tus fresas, no te preocupes porque no son tóxicas para los felinos y no les harán daño. Pero eso no significa que esta deliciosa y dulce baya deba ser habitual en el menú de tu gato.  Sí, tienen propiedades antioxidantes, así como una buena cantidad de vitamina C, potasio y folato.

Pero si tu gato ya tiene un alimento para gatos nutricionalmente equilibrado, entonces no hay necesidad de añadir esta fruta. El problema de las fresas para tu gato es el alto contenido de azúcar, que aunque es natural, puede ser un problema para tu gato si se come regularmente o en grandes cantidades.

Los gatos no son golosos y no digieren las cosas azucaradas de la misma manera que las personas. Como carnívoros, su cuerpo no requiere tanta azúcar y demasiada no sólo causa estragos en su digestión y caries, sino que también puede conducir a la diabetes felina.

Los síntomas de la diabetes en los gatos incluyen sed excesiva, necesidad de orinar más a menudo, reducción del apetito, letargo y vómitos. Si sospechas que tu gato puede estar afectado, haz que tu veterinario lo examine.

Sin embargo, en general, una rodaja de fresa de vez en cuando no debería causar ningún problema a tu gato si está sano y no tiene sobrepeso.

¿Los gatos pueden comer manzanas?

Sí, los gatos pueden comer manzanas, siempre y cuando sólo se les ofrezca la carne pelada, ya que el resto de la fruta puede ser un problema para todos los felinos. Las semillas, en particular, son un no-no para los gatos ya que como muchas otras semillas de frutas, contienen cianuro, que es tóxico para las mascotas.

Y el núcleo más duro de la manzana también debe ser evitado, ya que puede ser contaminado por las semillas; sin mencionar que puede ser demasiado difícil de digerir para tu gato. Cuando pienses en darle a tu gato un trozo de manzana, lo mejor que puedes hacer es pensar si les beneficia o no.

Los gatos no son naturalmente dulces, así que esa deliciosa manzana crujiente que te gusta no será tan sabrosa para tu gato. Y demasiada manzana puede aumentar el riesgo de aumento de peso e incluso de diabetes con el tiempo.

Sin embargo, hay un cierto valor nutritivo para los gatos al comer manzanas, ya que la fruta contiene numerosas vitaminas y minerales, incluyendo vitamina C, K y pectina fibrosa, que es una buena ayuda digestiva. Sin embargo, tu gato debería obtener todos los nutrientes que necesita para una buena salud de su comida húmeda o seca diaria para gatos.

Como con todas las frutas “seguras para el gato” de esta guía, poco y no muy a menudo es el único camino a seguir si siente la necesidad de deleitar a tu gato con una manzana. Siempre corta la pulpa de la manzana en trozos pequeños para que no sea un peligro de asfixia para tu gato, y nunca, nunca le des a tu gato el corazón de la manzana.

¿Los gatos pueden comer palomitas de maíz?

Lee la etiqueta de la comida seca o húmeda de tu gato y es posible que veas maíz en la lista de ingredientes. Siempre que tu gatito no sea intolerante, este grano es una adición segura y nutritiva a su dieta. El maíz es rico en proteínas pero también en carbohidratos y azúcares, por lo que debe comerse con moderación, como parte de su dieta equilibrada respetuosa con los carnívoros.

Entonces, ¿qué hay de las palomitas de maíz, son seguras para tu gato también? Bueno, las palomitas de maíz no son tóxicas para tu gato, así que si han sacado inesperadamente una pata de tu bol en una noche de cine en casa, no hay necesidad de que el veterinario las examine.

Sin embargo, eso no significa que las palomitas de maíz deban convertirse en una golosina habitual para tu mascota. El tamaño pequeño e irregular de cada palomita podría significar que podrían convertirse fácilmente en un peligro de asfixia cuando tu gato intente comérselas.

Y mientras que el maíz en sí está bien para comer, los ingredientes también pueden ser problemáticos. Azúcar, sal, mantequilla, especias, chocolate, el sabor de las palomitas de maíz no será el mejor para la salud de tu gato.

Demasiadas palomitas de maíz azucaradas o saladas procesadas pueden exacerbar problemas de salud como la diabetes, la obesidad o los problemas de riñón en tu gato, y como fuente de alimento, las palomitas de maíz no tienen un valor nutricional real.

Para estar tranquilo, asegúrate de que tu gato no se acerque a las palomitas de maíz y dale en su lugar una golosina saludable formulada para gatos.

¿Los gatos pueden comer moras?

Los arándanos, conocidos como un superalimento para los humanos, son seguros para que los gatos los coman, pero no les darán el mismo golpe de nutrientes. La fibra, la vitamina C y los antioxidantes que se encuentran en los arándanos podrían tener algún beneficio para tu gatito, pero deberían encontrar estos potenciadores de la salud en otra parte de su dieta felina.

Sin embargo, es posible que descubra que la etiqueta de la comida de tu gato muestra que contiene moras o polvo de moras, lo cual es una forma segura de complementar su comida.

Lo que puede atraer a tu gato a estas pequeñas bolas azules y afrutadas es su jugoso sabor y el hecho de que son del tamaño adecuado para que quepan perfectamente en su boca. El asunto aquí es que los arándanos contienen azúcar, que tu gato simplemente no necesita.

El aumento de la cantidad de azúcar en la comida de tu gato podría ser perjudicial para su salud con el tiempo, aumentando el riesgo de desarrollar diabetes felina. Demasiada azúcar también significa calorías adicionales, lo que no es bueno si tu gato no es tan activo, ya que podría llevarle a aumentar de peso.

Si quieres tratar a tu gato, un par de arándanos debería ser todo lo que coma, y cada baya debería ser lavada a fondo para eliminar cualquier posible pesticida de la piel. Y asegúrate de que sea un regalo ocasional y no una forma regular de recompensar a tu mascota.

¿Pueden los gatos comer comida para perros?

Si tienes varias mascotas en tu casa y tu gato prueba ocasionalmente el alimento de tu perro, te preguntarás si es seguro. Si bien un bocado ocasional de la comida de tu perro no va a dañar a tu gatito, a largo plazo, la comida para perros simplemente no le dará a tu gato todo lo que necesita para prosperar.

Los perros y los gatos tienen necesidades nutricionales diferentes, por lo que sólo debes darle a tu gato una comida para gatos de compañía específicamente formulada para promover su salud y bienestar óptimos.

La razón es que, a diferencia de los perros, que son omnívoros y pueden tolerar felizmente tanto una dieta basada en plantas como en carne, tu gato es un carnívoro total que necesita una proporción mucho mayor de proteínas de pescado o carne en su comida.

También necesitan vitamina A, así como los aminoácidos taurina y arginina diariamente, que a menudo faltan en la comida formulada para perros. Sin altos niveles de proteínas, además de las vitaminas y minerales esenciales para los felinos, la condición de tu gato se deteriorará con el tiempo, y el resultado se verá en una pobre salud de la piel y el pelaje, baja energía, menor tono muscular y peor salud del corazón.

Su vista también puede verse afectada si no recibe suficiente vitamina A, esencial para los gatos. Esto significa que, para estar sano, tu gato necesita su propio alimento formulado específicamente para él. Sin embargo, un pequeño mordisco de la comida de su amigo canino aquí y allá no le hará daño.

¿Los gatos pueden comer pan?

Si parece que tienes un gato amante de los carbohidratos, una pequeña cantidad de pan debería estar bien, pero hay ciertos factores a considerar. Tu gato es una máquina de comer proteínas y por lo tanto los carbohidratos deben ser limitados, y si es posible, obtenidos a través de su principal comida diaria para gatos.

Una pequeña porción de su tostada matutina o sándwich de la hora de almuerzo debería estar bien siempre y cuando sea un hábito ocasional y no diario. Y el tamaño, la edad y la salud general de tu gato siempre debe ser considerada.

Como fuente de carbohidratos, el pan puede aumentar las calorías y como el gato promedio sólo necesita alrededor de 250 calorías al día, las golosinas nunca deben exceder el 10% de su ingesta diaria, por lo que no son más de 25 calorías en total. Por lo tanto, como puedes ver, demasiado pan puede fácilmente conducir a un aumento de peso.

Aunque puede ser sabroso, el pan no ofrece beneficios nutricionales reales para los gatos y puede afectar a su digestión, provocando hinchazón. Si haces tu propio pan, ten cuidado si tu gato está cerca, ya que la levadura en la masa que se levanta puede ser peligrosa: libera etanol que puede causar intoxicación por alcohol.

Si quieres darle a tu gato el pan de vez en cuando, mantenlo claro – blanco o integral será suficiente y sin mantequilla añadida, productos para untar o mermeladas azucaradas. Y nunca le ofrezcas pan con sabor o con ingredientes como ajo, especias, chile o cebollas, ya que pueden ser tóxicos para tu mascota.

¿Los gatos pueden comer sandía?

En un día caluroso, no hay nada más refrescante y delicioso que una rebanada de sandía helada… y esto puede aplicarse con seguridad tanto a ti como a tu gato. La sandía es una de las frutas más seguras para tu felino e incluso puede darles algunos beneficios nutritivos que no se encuentran en muchos otros alimentos humanos.

El contenido de agua del 90% de la pulpa de la sandía es un gran hidratante, y para un gatito, también puede ser un artículo de textura húmeda muy agradable para comer. Esto significa que ofrecer unos pocos trozos de sandía en verano es una forma inteligente de aumentar la ingesta de agua de tu gato.

Además de ser súper refrescante, la sandía también tiene algunos nutrientes clave que tu gato puede aprovechar, incluyendo las vitaminas A y C y la fibra alimenticia. Pero la carta de triunfo del paquete nutricional de la sandía es el licopeno, que es bueno para la salud de los huesos y el corazón de tu gato.

Dicho esto, hay algunas advertencias cuando se trata de darle una sandía a tu gato, y la primera es su contenido de azúcar, que es bastante alto. Por esta razón, se debe evitar dar sandía si tu gato tiene problemas de salud, tiene sobrepeso o sufre de diabetes.

Además, las semillas de la sandía nunca deben darse al gato ya que, como otras semillas de frutas, contienen cianuro, que puede ser tóxico para la mascota. Para sacar el máximo provecho de la sandía, sólo hay que darle la carne pelada a la mascota como golosina, y nunca dejar que reemplace el suministro constante de agua fresca y limpia o su principal alimento para gatos, nutricionalmente equilibrado.

¿Los gatos pueden comer aguacate?

Cada vez más popular, el aguacate es considerado un superalimento, gracias a su alto contenido en antioxidantes y su saludable contenido en ácido graso oleico. De olor fresco, rico sabor y versátil, el aguacate es ahora un alimento básico en las cocinas de muchas personas, pero ¿son tan saludables para los gatos como para nosotros?

Bueno, sí y no. Mientras que la pulpa verde del aguacate se considera segura en pequeñas cantidades para las mascotas, la gran semilla, la piel y el tallo son realmente inútiles ya que contienen un compuesto llamado persina, que puede ser tóxico para tu gato.

Incluso una pequeña cantidad de persina puede causar una reacción alérgica en tu gato, y demasiada puede resultar fatal. Así que mantén siempre tus aguacates almacenados fuera del alcance de cualquier mascota en tu casa.

Si te aseguras de que la semilla y la piel se eliminan y se desechan, puedes darle pequeñas cantidades de aguacate a tu gato y se beneficiarán de los antioxidantes. Sin embargo, los aguacates no deben convertirse en un alimento regular para tu gato debido a su alto contenido de grasa.

Los ácidos grasos y los aceites omega de los aguacates pueden ser beneficiosos para la salud cardíaca de tu gato gracias a sus propiedades antiinflamatorias, pero dales demasiado a menudo y cualquier beneficio será anulado por el impacto negativo de las grasas.

El exceso de grasa puede afectar a la salud digestiva de tu gatito y puede causar diarrea y otros problemas estomacales, especialmente si tu gato es mayor o de salud delicada.

¿Los gatos pueden comer arroz?

Comer arroz normal puede ayudar a mejorar la salud digestiva de tu gato, especialmente si son propensos a los trastornos del estómago o son de naturaleza más sensible. Por este motivo, a menudo encontrarás arroz añadido a los alimentos para gatos formulado para la salud digestiva.

Sin embargo, es el tipo de arroz el que cuenta a la hora de decidir si es seguro para tu compañero felino. En general, probablemente sea mejor limitar el arroz a una golosina ocasional, a menos que quieras solucionar los problemas estomacales temporales de tu gato.

Y para los gatos con sobrepeso, el arroz está demasiado cargado de carbohidratos, así que es mejor evitarlo por completo.

El arroz no ofrece ningún valor nutricional a los gatos y, aunque es uno de los granos menos reactivos para tu mascota, como carbohidrato, no es una parte natural de la dieta de un felino.

Si quieres darle a tu gato un poco de arroz para ayudar a su estómago, entonces siempre elige la opción sencilla, hervido sin sal añadida. Y si es posible, opta por el arroz integral. Evita también cualquier aditivo o ingrediente extra, incluyendo especias, cebollas y ajo, ya que todos ellos pueden ser problemáticos y potencialmente tóxicos para que tu gato los coma.

El control de las raciones también es esencial, ya que el arroz no debe ser el principal componente de la comida de tu gato; recomendamos no más del 25% de su cantidad total de comida.

Tan pronto como los problemas estomacales de tu gatito se resuelvan, asegúrate de que regresen a su dieta natural, rica en proteínas de carne y limitada en carbohidratos para su salud y bienestar general.

¿Los gatos pueden comer zanahorias?

Los gatos no necesitan muchas verduras en su dieta ya que, si están obteniendo el equilibrio adecuado de proteínas y grasas, están obteniendo todos los nutrientes esenciales para una salud óptima. Sin embargo, añadir verduras a su dieta tiene algunos beneficios nutricionales, que a menudo se pueden ver en la etiqueta de ingredientes de sus alimentos.

Dicho esto, no todas las verduras se adaptan a la digestión felina y sólo hay un número limitado de verduras que forman parte de la buena lista. Las zanahorias, afortunadamente, están ahí arriba con las verduras buenas.

Las zanahorias son una buena fuente de algunas de las vitaminas y minerales esenciales que tu gato necesita, incluyendo la vitamina A necesaria para la salud de los ojos, así como la fibra necesaria para una digestión saludable.

Y como snack, las zanahorias se consideran seguras para tu mascota. Pero hay algunas otras reglas a seguir. Las zanahorias crudas pueden ser difíciles de masticar para tu gato y pueden ser un peligro de asfixia si los trozos son demasiado grandes, así que siempre ofrece a tu gatito trozos de zanahorias picadas, cocidas y sin condimentar.

La moderación también es clave, ya que las zanahorias contienen azúcar al igual que el resto de las verduras y frutas, lo que puede ser perjudicial para tu gato si las tiene en grandes cantidades. El exceso de azúcar aumenta el riesgo de que el gato desarrolle diabetes y puede tener un impacto negativo en otros problemas de salud que pueda tener.

El azúcar también puede irritar su digestión si lo comen en exceso y con demasiada frecuencia. Por ello, sólo ofrece zanahorias como golosina o como un pequeño complemento a su comida, y nunca como sustituto.

Tu gato es ante todo un carnívoro y realmente necesita la carne o la proteína de pescado en el corazón de su dieta para una salud completa, felicidad y vitalidad.

Mantente informado de los nuevos artículos y noticias de nuestra web.

Invalid email address
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

"Esta publicación incluye enlaces de afiliados con los cuales esta web recibe una pequeña comisión sin costo adicional para ti si realiza una compra. Esto nos permite darte contenido de calidad de forma gratuita".Última actualización el 2020-10-29 / Imágenes de la API para Afiliados

Pedro Esteban

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

      ¡Gracias por tu interés!
      Cosas de Mascotas
      Logo
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado