Por qué los perros tienen bigotes: cosas que no sabías

Por qué los perros tienen bigotes

¿Alguna vez te has preguntado por qué tu perro tiene bigotes? ¿Para qué sirven, aparte de para esparcir agua por todas partes cada vez que tu perro sacude la cabeza? Los bigotes se encuentran en muchos mamíferos, incluidos perros y gatos, y desempeñan funciones similares en todos los animales que los tienen.

¿Qué son los bigotes?

Los bigotes son los pelos largos que sobresalen del hocico y la mandíbula de tu perro. También pueden encontrarse sobre los ojos. La cantidad y ubicación de los bigotes varía según la raza y el perro. El término técnico para los bigotes es vibrisas y los folículos al final de estas vibrisas están llenos de nervios que envían información al cerebro de tu perro. Gran parte de esta información es sensorial y es esencial para que tu perro entienda el mundo.

Comprender el mundo

Los humanos tendemos a utilizar el sentido del tacto para percibir el mundo, y ésta es una de las razones por las que las terminaciones nerviosas de los dedos son tan sensibles. Combinando este sentido del tacto con los demás, el ser humano se hace una idea completa de su entorno, de los peligros potenciales y es capaz de orientarse en el mundo que le rodea. Los bigotes de un perro desempeñan una función muy parecida a la de las yemas de los dedos humanos, con la diferencia de que son aún más sensibles y cruciales para que tu perro perciba el mundo.

Comprender el papel de los bigotes en los perros

Los bigotes de un perro son muy sensibles, incluso a los cambios sutiles en las corrientes de aire. Esto significa que pueden actuar como receptores, proporcionando información importante sobre la forma, el tamaño e incluso la velocidad de los objetos cercanos. La visión no es el rasgo más implicado en un perro, por lo que esta información sensorial adicional le permite «ver» con mayor claridad. A diferencia de los ojos, los bigotes funcionan igual de bien en la oscuridad, lo que explica en parte por qué los perros pueden moverse por casa de noche, sin luces, y sin chocar contra las paredes o caerse por las escaleras.

Además de percibir la proximidad de los objetos, los bigotes permiten al perro detectar los peligros que se le acercan. Los cambios en las corrientes de aire alertan al perro de los vehículos que se acercan, indicándole la velocidad a la que circulan y lo cerca que están. Es el mismo principio que les permite espantar una mosca antes de que te des cuenta de que está en la habitación.

Muchos mamíferos pequeños utilizan sus bigotes para determinar si caben en espacios reducidos, y se cree que al menos algunas razas de perros hacen lo mismo. Es fácil comprender la utilidad de este método para las razas criadas para caber en madrigueras de conejos y cazar animales.

Otro posible uso de los bigotes es la localización de comida. Sólo se han realizado unos pocos estudios sobre este aspecto de los bigotes, pero es común en otros mamíferos, incluidos los mamíferos acuáticos y las ratas. Aunque puede que no sea un requisito para los perros modernos, que no tienen que cazar para comer, sigue ayudándoles a encontrar los bocados de comida que se le caen y a localizar ese último paquete de golosinas que creías haber escondido.

También te puede gustar: Golosinas para perros

Transmisión de sentimientos

Los bigotes también son capaces de transmitir mensajes sobre cómo se siente tu perro. Por ejemplo, cuando un perro se siente amenazado, suele sacar los bigotes por reflejo y apuntar hacia delante. Los expertos creen que esto indica que los bigotes desempeñan un papel en la estrategia de defensa natural del perro, sobre todo cuando se encuentran en situaciones de combate con otros perros o depredadores.

Saber esto puede ayudar a los propietarios a identificar cuándo su perro se siente amenazado en una situación determinada, incluso cuando el perro se siente atrapado o amenazado por un individuo desconocido o nuevo.

Cuidar los bigotes

Es bastante habitual que los propietarios de perros de exposición recorten, depilen o extirpen quirúrgicamente los bigotes con fines estéticos. Sin embargo, hacerlo puede ser muy perjudicial para el perro.

Aunque cortar los bigotes no duele, ya que no hay receptores del dolor en ellos, los expertos creen ahora que tomar esta medida podría provocar una disminución de la conciencia espacial y confusión. La buena noticia es que los bigotes recortados o arrancados vuelven a crecer, pero es mejor dejarlos para no arriesgarse a que el perro sufra efectos perjudiciales.

Fuentes:



Advertencia: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 12 suscriptores

Carmen
Carmen

Trabajo ayudando a perros callejeros sin hogar en un albergue. Me encantan los animales en general y me gustaría ayudar con mis artículos a esas personas amantes de los animales.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cosas de Mascotas
Logo