Toxoplasmosis en gatos

¿Qué es la toxoplasmosis en gatos?

Es posible que hayas oído antes que si estás embarazada o planeas quedarte embarazada, debes reubicar a tu gato debido a una enfermedad llamada toxoplasmosis. Se trata de una preocupación legítima para las mujeres embarazadas y sus bebés, pero no hay ninguna razón para que tu gato sea realojado a causa de esta enfermedad.

La toxoplasmosis está causada por el parásito protozoario Toxoplasma gondii. Es una enfermedad relativamente común que se encuentra en todo el mundo en animales, aves e incluso humanos. Afortunadamente para nuestros amigos felinos, la enfermedad suele ser leve, pero dado su potencial zoonótico (es decir, que puede transmitirse a las personas), es importante reconocer sus implicaciones para la salud.

Es seguro tener a tus gatos

El mito de que los gatos transmiten la toxoplasmosis a las mujeres embarazadas lleva mucho tiempo causando desgracias. Las mujeres embarazadas pueden transmitir la toxoplasmosis, una rara enfermedad parasitaria, a sus bebés por nacer, y una infección por toxoplasmosis puede provocar un aborto o causar malformaciones en los bebés.

Dado que la toxoplasmosis puede transmitirse a través del contacto con las heces de los gatos, a muchas mujeres embarazadas se les dice que reduzcan el riesgo regalando sus gatos o sacándolos al exterior. Ninguna de las dos cosas es necesaria.

Los CDC dicen que tu gato no es la mayor amenaza

Es poco probable que tu gato te contagie la toxoplasmosis. De hecho, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, “es más probable que la gente se contagie [de toxoplasmosis] por comer carne cruda o por trabajar en el jardín.” Para ayudar a manteneros a ti y a tu bebé a salvo, la HSUS ha reunido consejos para evitar la exposición a la toxoplasmosis.

Otros animales pueden transmitir la toxoplasmosis

Los gatos contraen la toxoplasmosis al comer carne cruda contaminada, aves, ratones o tierra. Pero los gatos no son los únicos animales que pueden transmitirla, sino que son la única especie que desprende la fase infecciosa en sus heces. Los seres humanos también pueden contraer la toxoplasmosis a partir de la carne infectada y mal cocinada de otros animales.

Entender la enfermedad puede hacer que te sientas más seguro

Conocer el ciclo vital del Toxoplasma gondii (T. gondii) y el papel que desempeñan los gatos en la transmisión de la enfermedad puede disipar los temores sobre el papel de los gatos en la enfermedad.

T. gondii es un organismo protozoario que puede infectar a todos los mamíferos, que sirven de huéspedes intermediarios. Una vez que un gato ha sido infectado por la toxoplasmosis, suele adquirir inmunidad y sólo en raras ocasiones puede volver a infectarse. Así, normalmente, sólo durante la primera exposición de un gato a T. gondii excretará ooquistes potencialmente infecciosos (microorganismos reproductores). Además, los ooquistes no son inmediatamente infecciosos, sino que requieren un periodo de incubación de uno a cinco días.

Cómo se contagia el ser humano de la toxoplasmosis

Los seres humanos suelen contraer la enfermedad por el consumo de carne poco cocinada, que contiene T. gondii dentro de quistes de tejido. Un método menos común de adquisición es la ingestión directa de ooquistes infecciosos. Por último, la transmisión transplacentaria de la enfermedad al feto puede producirse cuando la madre contrae una infección primaria durante el embarazo.

La probabilidad de contraer toxoplasmosis

Dado que es difícil que los gatos transmitan la toxoplasmosis directamente a sus cuidadores, en general es poco probable que una mujer embarazada contraiga la enfermedad de su gato mascota.

Varios factores hacen que la probabilidad de dicha transmisión sea baja.

  • Sólo se infectan los gatos que ingieren quistes de tejido. Dentro de la población felina, esto se limitaría a los gatos de exterior que cazan y comen roedores, así como a los gatos que son alimentados con carne cruda por sus dueños.
  • Normalmente, un gato sólo excreta ooquistes cuando se expone por primera vez a T. gondii, y esto sólo dura dos semanas. Un gato de caza al aire libre suele estar expuesto a la enfermedad cuando es un gatito y, por tanto, es menos probable que transmita la infección a medida que envejece.
  • Dado que los ooquistes sólo se vuelven infecciosos después de uno a cinco días, la exposición a la enfermedad es poco probable siempre que se limpie la caja de arena del gato a diario.
  • Dado que los ooquistes se transmiten por ingestión, para contraer la toxoplasmosis, una mujer tendría que entrar en contacto con las heces contaminadas de la caja de arena y luego, sin lavarse las manos, tocarse la boca o transmitir de otro modo la materia fecal contaminada a su sistema digestivo.

Causas de la toxoplasmosis en los gatos

Para saber mejor cómo diagnosticar, tratar y prevenir la toxoplasmosis, es útil entender el complicado ciclo de vida del organismo y cómo infecta a los huéspedes.

En general, el parásito afecta a dos tipos diferentes de huéspedes:

  • Huéspedes definitivos: son necesarios para la reproducción sexual del parásito, que luego se desprende en las heces en forma de ooquistes (similares a los huevos). Los gatos son los huéspedes definitivos de los parásitos.
  • Hospedadores intermedios: son aquellos en los que el parásito se reproduce asexualmente, es decir, produciendo organismos “hijos” que se separan del organismo “madre”. Los parásitos en los hospedadores intermedios pasan por dos etapas vitales distintas: taquizoítos (de reproducción rápida) y bradizoítos (forma latente). Todos los animales no felinos, incluidos los animales, pueden servir de huéspedes intermedios e infectarse.

Los gatos pueden infectarse por los tres estadios de vida de T. gondii (ooquistes, taquizoítos y bradizoítos) al:

  • Ingerir heces que contengan ooquistes infecciosos
  • La ingesta de tejidos (por ejemplo, carne cruda o fauna silvestre) que contienen las fases de bradizo/taquizoíto
  • Paso de taquizoítos de la madre al feto durante la gestación

Una vez en el intestino del felino, T. gondii puede producir ooquistes, que se eliminan con las heces, o puede replicarse para convertirse en taquizoítos, que migran por todo el cuerpo, afectando a múltiples órganos. Los síntomas varían en función de los órganos afectados.

Los ooquistes que se eliminan en las heces no son infecciosos al principio, pero se vuelven infecciosos después de un periodo que oscila entre 1 y 5 días, cuando sufren un proceso llamado esporulación. Estos ooquistes pueden permanecer en el medio ambiente durante muchos meses.

Esta notable capacidad de supervivencia en el medio ambiente es en parte la responsable de su éxito. Los investigadores estiman que alrededor de un tercio de la población humana está infectada por T. gondii, y se ha demostrado que el organismo infecta a animales como las nutrias marinas a kilómetros de distancia del lugar donde el gato defecó originalmente, después de que las lluvias arrastraran las heces infectadas a la cuenca.

Aunque es preocupante, no te preocupes demasiado, hay ciertas precauciones que puedes tomar para minimizar el riesgo, como se indica a continuación.

Síntomas de la toxoplasmosis en los gatos

Los síntomas suelen ser leves y pueden pasar desapercibidos en gatos por lo demás sanos. Los síntomas están relacionados con el órgano(s) afectado(s) por el taquizoíto, que pueden incluir

  • Letargo
  • Disminución del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Dificultad para respirar
  • Ictericia
  • Cambios de comportamiento
  • Pérdida de visión
  • Debilidad
  • Falta de coordinación/circulación
  • Dolor de cuello
  • Convulsiones

El pronóstico depende de la gravedad del diagnóstico y suele ser peor cuando los pulmones o el hígado están afectados. Es importante tener en cuenta que es poco probable que los gatos que presentan síntomas estén excretando los ooquistes infecciosos.

Cómo diagnostican los veterinarios la toxoplasmosis en los gatos

El diagnóstico de la toxoplasmosis también puede ser un reto, ya que los ooquistes rara vez se identifican en los exámenes rutinarios de heces, y la identificación de ooquistes no significa que el gato deba ser tratado. La prueba del título de anticuerpos (una prueba para determinar las infecciones) puede ayudar a excluir la enfermedad por completo si es negativa, o ayuda a la probabilidad de encontrar la infección, si es positiva.

Se puede analizar el líquido cefalorraquídeo (utilizado para examinar el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal) y muestras de tejido (biopsias) para detectar la presencia de taquizoítos.

Tratamiento de la toxoplasmosis en los gatos

El tratamiento en los gatos suele consistir en un curso de 2 a 4 semanas del antibiótico clindamicina y puede combinarse con otras terapias, incluidos los cuidados de apoyo. Se ha informado de que los gatos eliminan ooquistes sólo una vez en su vida, ya que desarrollan inmunidad después de la infección inicial.

Las pruebas de anticuerpos pueden ayudar a confirmar si tu gato ha estado expuesto previamente.

Prevención de la exposición humana a la toxoplasmosis

A continuación se ofrecen algunos consejos útiles sobre las formas de tomar precauciones para minimizar la exposición:

  • Asegúrate de dar a tu gato alimentos bien cocinados/preparados comercialmente.
  • Evita la exposición de tu gato al aire libre y la ingestión de animales silvestres del exterior.
  • Lava bien todas las frutas y verduras.
  • Evita la carne cruda o poco cocinada y los utensilios de cocina asociados a ella, y lávate bien las manos con agua y jabón después del contacto. Asegúrate de que los alimentos están bien cocinados para eliminar los quistes de taquizoides/bradizoides que puedan contener.
  • Utiliza guantes cuando trabajes en el jardín y mantén los areneros cubiertos (o cualquier otro lugar de aseo “apto para gatos”).
  • Recoge la caja de arena a diario (los ooquistes tardan entre 1 y 5 días en ser infecciosos, por lo que las heces de un día o una semana suponen un riesgo mucho mayor). Si estás inmunodeprimido o inmunocomprometido, se recomienda que otra persona limpie la caja de arena por ti.

Las mujeres embarazadas deben estar más atentas, ya que se sabe que el T. gondii puede atravesar la placenta y los bebés expuestos pueden tener importantes defectos de nacimiento.

Recuperación y manejo de la toxoplasmosis en los gatos

La mayoría de los gatos infectados no sufren realmente la enfermedad en sí, sino que actúan esencialmente como portadores para que la enfermedad se propague, por lo que sería raro que estuvieran desprendiendo ooquistes y sufrieran de forma aguda la enfermedad en sí.

Sin embargo, si el gato adquiere la infección y los taquizoítos empiezan a migrar por todo el cuerpo, es en este momento cuando el sistema inmunitario del animal entra en acción y monta una resistencia. Si es eficaz, los taquizoítos se verán obligados a volver al estadio de bradizo y permanecerán latentes en los órganos no afectados. Pueden permanecer latentes durante muchos años y es poco probable que causen problemas en el futuro.

Desgraciadamente, los gatos jóvenes e inmunocomprometidos (FeLV o FIV+) tienen menos probabilidades de sobrevivir, ya que son menos capaces de crear una respuesta inmunitaria y una defensa suficientes.

Una última reflexión

Unas precauciones sensatas te protegerán de la toxoplasmosis durante tu embarazo, y deshacerte de tu gato sería una crueldad innecesaria para ambos. Si te preocupa tu bienestar, es mucho mejor que disfrutes del cariño y la compañía de tu gato durante todo el embarazo y tras el nacimiento del niño.

Preguntas frecuentes sobre la toxoplasmosis en los gatos

¿La toxoplasmosis en los gatos es mortal?

La toxoplasmosis rara vez es mortal en los gatos, a no ser que sean muy jóvenes o estén inmunodeprimidos, como los gatos que son positivos al VIF o al VLF. Afortunadamente, una vez expuestos y recuperados, los gatos suelen desarrollar inmunidad.

¿Pueden los humanos contraer la toxoplasmosis de los gatos?

Otros animales, incluidas las personas, se infectan por T. gondii de forma muy parecida a los gatos (contacto con heces o carne cruda). No es posible infectarse por interactuar con los gatos y acariciarlos.

¿Cuáles son los síntomas neurológicos de la toxoplasmosis en los gatos?

Los síntomas neurológicos en los gatos a causa de la toxoplasmosis pueden variar, pero lo más frecuente es que el gato muestre cambios de comportamiento, ceguera, debilidad y/o falta de coordinación, dolor de cuello, movimientos en círculos, presión en la cabeza y convulsiones.

¿Se encuentra la toxoplasmosis en la arena para gatos?

La toxoplasmosis puede encontrarse en las heces de los gatos, por lo que cualquier material que un gato utilice como baño -como la arena para gatos, la tierra, la hierba o la alfombra- puede contener el organismo.

Referencias

Shapiro K, VanWormer E, Packham A, Dodd E, Conrad PA, Miller M. Las cepas tipo X de Toxoplasma gondii son virulentas para las nutrias marinas del sur (Enhydra lutris nereis) y están presentes en los félidos de las cuencas hidrográficas cercanas. Proc Biol Sci. 2019 Aug 28;286(1909):20191334. 

Tomasina R, Francia ME. Los fundamentos estructurales y moleculares de la gametogénesis en Toxoplasma gondii. Front Cell Infect Microbiol. 2020 Dec 7;10:608291.

Fuentes:



Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

Cosas de Mascotas
0 0 votes
Puntuación del artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Cosas de Mascotas
Logo
A %d blogueros les gusta esto: