¿Qué causa los ojos llorosos de los gatos? ¿Necesita visitar a un veterinario?

¿Qué causa los ojos llorosos de los gatos?

Ser un amante de los animales a menudo significa aprender toda una vida de datos inútiles sobre la salud y el comportamiento de nuestras queridas mascotas. Para los prolíficos dueños de mascotas como yo, casi puede parecer que nos hemos convertido en veterinarios aficionados. Casi.

Pero incluso después de todos estos años, no soy un experto en medicina, así que ¿cuándo debemos buscar ayuda? Por ejemplo, un problema de salud común de los gatos, como los “ojos llorosos de los gatos” o, como lo llamaría un profesional, la “epífora”. ¿Qué podemos hacer los propietarios para entender el problema, y cuándo se convierte en un problema serio digno de un veterinario?

Síntomas de la epífora

Lo primero que podemos hacer es entender los signos. Si sabemos cuáles son los síntomas, nos daremos cuenta de ellos y podremos obtener ayuda mucho antes. Un diagnóstico más rápido puede significar un tratamiento más rápido, lo que puede mejorar las posibilidades de tu gato si resulta ser una de las causas más graves de la Epífora. Teniendo esto en cuenta, estate atento a:

  • Lágrimas abundantes.
  • Secreción ocular.
  • Entrecerrar los ojos.
  • Manchas en la cara.
  • Inflamación.
  • Enrojecimiento.
  • Irritación.
  • Piel suelta o flácida.

Así pues, si has visto a tu gato entrecerrando un ojo o crees que está hinchado, intenta vigilar sus ojos durante un día. Aunque sólo se trate de un pequeño aumento de la producción de lágrimas, ten especial cuidado en mirar sus ojos cada pocas horas para ver si hay algún otro síntoma o si se trata de algo puntual.

Te puede interesar: Cómo limpiar los ojos de tu gato

Conoce las razas

Otro tema sobre el que los propietarios de gatos deberían informarse es sobre las diferencias biológicas entre las razas. Esto puede afectar a una amplia gama de problemas de salud, ya que algunas razas son propensas a ciertos problemas de salud. En cuanto a los ojos llorosos, a veces se debe simplemente a la forma de su cara.

Las razas de cara plana, o para darles su nombre correcto, las razas braquicéfalas, pueden tener los ojos llorosos y la cara manchada de lágrimas porque el agua natural de sus ojos, la película lagrimal que protege el ojo, no tiene otro lugar al que ir que hacia abajo. En lugar de tener los contornos naturales y los bordes de los ojos que vienen con la mandíbula y la nariz protuberantes, sus grandes ojos producen muchas lágrimas que se derraman fácilmente. Algunos ejemplos de razas braquicéfalas son:

La buena noticia es que esto no suele constituir un problema de salud grave para tu gato. Como las lágrimas pueden causar irritación y manchas, es aconsejable que limpies regularmente y con suavidad debajo y alrededor de sus ojos. Puedes consultar a un veterinario sobre la mejor manera de hacerlo.

Conjuntivitis

La causa más conocida de irritación, lagrimeo, enrojecimiento y picor de los ojos es el “ojo rosado”, conocido por muchos como conjuntivitis. En concreto, la conjuntivitis se produce cuando se inflama una parte del ojo llamada conjuntiva. La conjuntivitis del gato no es diferente. El mayor problema de la conjuntivitis es que es muy contagiosa. Si tienes otros animales, querrás aislar a tu gato lo antes posible para evitar que se propague más.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la conjuntivitis puede estar causada por diversos problemas, desde un irritante que caiga en el ojo de tu gato hasta una infección bacteriana. Sin embargo, los síntomas son los mismos y el tratamiento del veterinario puede ayudar en ambos casos. Por lo tanto, dado que la conjuntivitis podría considerarse casi un síntoma en sí mismo, es importante tener en cuenta las demás causas del lagrimeo y el estrabismo del ojo de gato.

Por lo tanto, dado que la conjuntivitis podría considerarse casi un síntoma en sí mismo, es importante tener en cuenta las demás causas del lagrimeo y el estrabismo del ojo de gato.

Uveítis

Una afección similar puede surgir en la úvea, la zona del ojo formada por tejido oscuro y vasos sanguíneos. El iris suele verse afectado cuando la úvea se inflama, lo que significa que tu gato podría enfrentarse a la ceguera.

Aunque a menudo se debe a una infección vírica o bacteriana, la uveítis también puede ser un síntoma de enfermedades peores, como cánceres o enfermedades autoinmunes. Los problemas específicos a los que hay que prestar atención con la uveítis son los siguientes:

  • Cambios en la forma o el tamaño de la pupila.
  • Hinchazón del globo ocular.
  • Ojos nublados.
  • Cambios en el color del iris.
  • Infecciones.

No es de extrañar que una infección pueda ser la causa subyacente del lagrimeo, los ojos entrecerrados o incluso la conjuntivitis de tu gato. Lo que puede resultar sorprendente es que esta infección no tiene por qué estar en los ojos de tu gato. Tu gato puede estar sufriendo una infección de las vías respiratorias superiores, que a su vez puede estar causada por un virus como el calicivirus felino o la neumonía.

Por ello, si te preocupan los ojos llorosos de tu gato, es conveniente que estés atento a otros síntomas. Debes estar atento a los siguientes síntomas, ya que un virus o una enfermedad es uno de los problemas más graves relacionados con el lagrimeo, lo que lo convierte en un problema relativamente urgente:

  • Secreción nasal.
  • Cojera.
  • Fiebre.
  • Sangrado.
  • Dolor al caminar.
  • Artritis.
  • Pérdida de apetito.
  • Úlceras.
  • Dificultad para respirar.

La buena noticia, sin embargo, es que las infecciones, sea cual sea su causa, suelen ir acompañadas de secreciones oculares, por lo que si tu gato sólo tiene los ojos llorosos, es menos probable que tenga algo de lo que preocuparse. Por lo general, si tu gato tiene una mucosidad clara puede estar sufriendo un virus, y si tiene una secreción verdosa y amarillenta significa una infección bacteriana.

Úlceras oculares

Este es, por desgracia, otro problema grave al que puede enfrentarse tu gato. Requiere un tratamiento inmediato por parte de un veterinario, ya que, si no se trata, supone un grave riesgo para la vista de tu gato. Las úlceras oculares pueden producirse como resultado de una infección, pero también pueden formarse debido a un accidente, como un golpe en la cabeza o un arañazo en o cerca del ojo.

Hay dos síntomas adicionales clave a los que hay que prestar atención cuando se trata de úlceras oculares. Si observas estos síntomas, ponte en contacto con un veterinario.

  • Ojos nublados.
  • Frotarse la cabeza y entrecerrar los ojos.

Anomalías físicas

Hay varias anomalías oculares que podrían estar causando los problemas oculares de tu gato. La distiquiasis, por ejemplo, es una condición en la que las pestañas crecen hacia dentro, arañando las córneas de tu gato, y el entropión es una condición en la que los párpados de tu gato se vuelven hacia dentro. Como puedes imaginar, estos pequeños defectos físicos pueden causar grandes molestias a tu gato.

Aunque estos problemas físicos pueden provocar una infección cuando crean una herida, es posible detectar estos trastornos y tratarlos antes de que puedan causar problemas como la conjuntivitis. Para ello, es necesario notar el lagrimeo y los ojos entrecerrados del gato en sus primeras fases, antes de que la infección pueda arraigar, y llevar al gato al veterinario.

Si la causa de este lagrimeo es realmente una consecuencia de la fisiología de tu gato, pueden utilizar la depilación láser o la cirugía para resolver el problema de forma permanente.

Conductos lagrimales obstruidos

Un problema físico similar con una solución relativamente fácil son los conductos lagrimales obstruidos. El cuerpo de tu gato puede simplemente estar reaccionando a un trozo de suciedad que impide el drenaje natural de sus lágrimas. Al igual que las anomalías físicas, si se detectan a tiempo y antes de que la infección pueda arraigar, basta con una rápida visita al veterinario para limpiar el conducto bajo anestesia.

Sin embargo, como el lagrimeo puede ser difícil de percibir, muchos propietarios sólo se dan cuenta de la obstrucción de los conductos lagrimales cuando se produce una infección secundaria. Esto también puede ser tratado por un veterinario, pero la prevención es la mejor medicina, por lo que merece la pena vigilar los ojos de tu mascota.

Reacciones alérgicas

Al igual que en el caso de los humanos, el lagrimeo puede ser un signo de alergia. Si tu gato tiene una alergia conocida, considera si ha estado en contacto con ese alérgeno ese día; y si no es así, puede que tengas que visitar al veterinario para determinar si es el síntoma de una nueva alergia.

Anota lo que tú y tu gato habéis hecho ese día, ya que esto ayudará al veterinario a determinar lo que podría ser. ¿Es posible que el polen se haya colado en el interior desde una ventana abierta, o que hayas probado un nuevo detergente o perfume?

La buena noticia es que si tu gato no tiene alguna otra reacción al alérgeno, como problemas para respirar, probablemente su vida no esté en peligro. Pero hay que saber a qué es alérgico para evitar molestias y prevenir una reacción peor la próxima vez.

Contactar con el veterinario

Los ojos son las ventanas del alma y una de las partes más importantes del cuerpo de tu gato. Un gato ciego no estará seguro en el exterior, correrá más peligro cuando escale y tendrá una calidad de vida muy reducida. En pocas palabras, los ojos de tu gato deben estar protegidos o su libertad y seguridad estarán en peligro. Sin embargo, esto no significa que tengas que ir corriendo al veterinario cada vez que creas que los ojos de tu gato están más llorosos de lo habitual.

Si tienes una raza braquicéfala y sus ojos llorosos no son una novedad, puedes estar seguro de que es un producto normal de su fisiología. En este caso, sólo tienes que visitar al veterinario si quieres hablar de las mejores formas de limpiar sus ojos y de los tratamientos para las manchas de pelo. Sin embargo, si tienes otras dudas o quieres estar absolutamente seguro, acude siempre al veterinario.

Al igual que cuando se es padre, es totalmente normal ser demasiado precavido cuando se tiene un nuevo gatito. Más vale prevenir que curar, y nunca te equivocarás si visitas al veterinario. Sin embargo, si no hay ningún síntoma adicional, céntrate en vigilar la situación de forma casual por ahora.

Puede que descubras que el lagrimeo de sus ojos es una consecuencia temporal de un trozo de polvo que su cuerpo maneja de forma natural. Si el lagrimeo persiste durante 24 horas sin explicación, o si aparecen síntomas adicionales, es buena idea visitar al veterinario.

Fuentes:



Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

Pedro Esteban

Pedro Esteban

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

0 0 votes
Puntuación del artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Cosas de Mascotas
Logo
A %d blogueros les gusta esto: