¿Por qué mi gato babea? Todo lo que necesitas saber

¿Por qué mi gato babea?

Siempre hemos escuchado que “los gatos mandan y los perros babean”. En cuanto al dicho suele ser cierto, o al menos, la mayoría de las veces lo es. Los gatos no son realmente conocidos por babear, pero si lo hacen, debe haber un problema serio detrás. ¿Has notado recientemente que tu gato babea? Si es así, necesita atención inmediata, ya que se trata de un verdadero problema.

Sin embargo, para que no te asustes ante lo desconocido, hay ciertas razones que hemos enumerado en cuanto a por qué tu gato podría estar babeando:

  • Condiciones patológicas, que resultan en una inflamación.
  • Problemas dentales.
  • Insuficiencia renal.
  • Traumatismos.
  • Cáncer.
  • Cuerpos extraños.
  • Estímulos emocionales.
  • Envenenamiento por plantas.

Un gato que babea mucho es algo raro, ya que su boca contiene una cantidad muy pequeña de saliva. Sin embargo, el babeo excesivo requiere una revisión exhaustiva en el veterinario. A veces las causas son graves y un diagnóstico precoz es siempre la mejor idea.

gato babeando en exceso

Babeo normal

Para algunos de ellos, es común babear mientras están ronroneando o amasando. Suele ser una señal de que están relajados y contentos, lo que a menudo les retrotrae a su condición de gatitos. Durante la época de su lactancia, los gatitos suelen amasar sobre su madre con sus patas para estimular la salida de la leche.

Este comportamiento da lugar a una comida reconfortante y agradable, así como a un vínculo nutritivo entre ellos y su madre. Al llegar a la edad adulta, la sensación de satisfacción les lleva a amasar, lo que estimula el babeo y les devuelve el recuerdo de la lactancia. Y en cuanto al ronroneo, suele ir acompañado del amasado y el babeo también.

Así que, si tu gato perfectamente sano babea un poco mientras “hace la masa de la pizza” en tu regazo, no te sorprendas. Posiblemente sea también una forma en la que tu gato está mostrando su simpatía hacia ti. A diferencia de los perros, los gatos no babean realmente por la comida. Sin embargo, no es anormal que esto ocurra. Si tu gato babea por el olor de tus magdalenas recién horneadas u otra comida, pero no específicamente en otras ocasiones, entonces no hay que preocuparse.

Son sobre todo el estrés y el miedo los que hacen que un gato babee durante algún tiempo. Pero si parecen muy estresados por algo de forma habitual y eso se traduce en babeo, siempre es buena idea hacer una visita al veterinario.

Babeos anormales

Esto tiene que ser grave si tu gato babea constantemente y no puedes asociar esto con la comida o la satisfacción. Es esencial que los dueños de mascotas lleven a sus gatos al veterinario al menos una vez al año para una revisión rutinaria, incluso si no muestran ningún signo de enfermedad. Normalmente, los veterinarios expertos pueden detectar cualquier problema interno antes de que tu gato pueda empezar a mostrar signos de ello.

En ese caso, si crees que el comportamiento de babeo es ligeramente anormal en tu gato, ponte en contacto con el veterinario de inmediato. Tu gato necesita un chequeo completo para examinar cualquier problema de salud que le esté causando el babeo.

Problemas dentales que provocan el babeo

Las lesiones reabsortivas odontoclásticas del gato o FORL suelen ser una causa común de problemas dentales en los gatos. Esto causa el babeo así como un serio dolor oral. Las FORL, a veces también denominadas erosiones de la línea cervical, lesiones del cuello, caries y reabsorciones radiculares internas o externas, pueden producirse incluso en el punto donde se unen el diente y la línea de las encías.

A veces, notarás una línea roja a lo largo de la encía de tu gato, que se considera FORL. Por otro lado, si tu gato tiene mucho sarro (o placa endurecida) sobre su diente, esto ocultaría la lesión de la encía. Debes saber que FORL es extremadamente doloroso y suele provocar sensibilidad en la boca, babeo y fracturas del diente. Si no se trata, conducirá a un dolor crónico y a una drástico pérdida de peso en tu gato.

Insuficiencia renal

La insuficiencia renal es una enfermedad mortal. Puede verse en condiciones crónicas o agudas. La insuficiencia renal crónica (IRC) o la lesión renal crónica (IRC) suelen provocar un babeo importante, pérdida de peso clínica, aumento de la micción, mal aliento y aumento de la sed.

El riñón, cuando funciona normalmente, filtra la creatinina y el BUN (dos de los productos de desecho del cuerpo de tu gato). Cuando hay un crecimiento excesivo de estos productos en el torrente sanguíneo, se producen úlceras urémicas en la boca, el estómago y el esófago. Si por casualidad notas que tu peludo amigo muestra signos clínicos de CRF, llévalo al veterinario lo antes posible. El veterinario le tratará con:

  • Observación del torrente sanguíneo.
  • Terapia intravenosa.
  • Protectores estomacales.
  • Medicación.
  • Dietas bajas en proteínas.

Cuerpos extraños

Revisa la boca de tu gato de vez en cuando. Busca cosas como un trozo de cuerda o un objeto diminuto que pueda estar atascado en su boca. Normalmente, estos pequeños objetos causan molestias y, por lo tanto, pueden hacer que babeen. Sobre todo, si tu amigo peludo pasa la mayor parte del tiempo fuera de casa, es propenso a tragarse hierba, plantas, pequeñas espinas de pescado u otras basuras que se quedan en la boca o en el esófago.

Es posible que intenten vomitar el objeto, ya que es doloroso tragarlo normalmente. Un control frecuente de ellos mantendrá a tu gato alejado de esa angustia que puede provocar el babeo.

Golpe de calor

Esto es común para los gatos que viven en países de veranos calurosos. Los gatos son más propensos a sufrir una insolación que otros animales porque pasan la mayor parte del tiempo sentados bajo el sol sin beber suficiente agua. Por ello, babean. La insolación es sin duda peligrosa, por lo que hay que asegurarse de tener siempre disponible abundante agua fresca y limpia.

Si es posible, intenta mantener a tu mascota en el interior, a la sombra, donde probablemente esté más fresca en los días más calurosos. A su vez, la inquietud, las palpitaciones rápidas y los problemas respiratorios, los vómitos, la lengua roja y el letargo son también signos potenciales de un golpe de calor. Si sospechas que tu gato puede estar sufriendo un golpe de calor, llévalo al veterinario lo antes posible.

Náuseas y ansiedad

Las náuseas suelen ser señal de un malestar estomacal temporal a algo más crítico, como el cáncer intestinal o la enfermedad inflamatoria intestinal. Por lo tanto, el babeo podría ser un signo de cualquiera de estos también. Esto nos lleva de nuevo a la conclusión de que si el babeo dura más de unos pocos minutos y se ha convertido en un hábito más regular en tu gato, es hora de un examen veterinario.

babeo excesivo en gatos

Traumatismos

Los gatos son criaturas bastante vulnerables. Y si los tienes como compañeros, deberías cuidar que estén seguros dentro de tu casa. Mantenerlos en el exterior maximiza cualquier riesgo de traumatismo como, por ejemplo, ser atacado por un perro grande o ser atropellado por un coche.

Los especialistas en el cuidado de gatos dicen que éstos desarrollan algo llamado “fractura de mandíbula” después de sufrir un traumatismo. Como resultado, una articulación tempo mandibular dislocada o como se conoce frecuentemente “fractura de mandíbula” conduce a un babeo severo (debido a su incapacidad para cerrar la boca). Si esto te preocupa, consulta a tu veterinario y hazle radiografías y otros exámenes bucales.

Cáncer/Cáncer oral

¿Eres dueño de un gato blanco como la nieve? Desgraciadamente, tienen más riesgo de desarrollar un cáncer agresivo y maligno llamado Carcinoma de Células Escamosas (CCE). Los gatos blancos como la nieve carecen de pigmentación, por lo que son propensos a desarrollar CCE cerca de las orejas, los ojos y la boca.

Si tú o alguien de tu casa es fumador, tu gato tiene más probabilidades de contraer un cáncer oral. Por todo ello, los signos clínicos del CCE en la boca incluyen:

  • Babeo.
  • No comer.
  • Mal aliento.
  • No poder coger la comida con la boca.
  • Pérdida de peso.
  • Incapacidad de cerrar la boca.

Plantas venenosas

No es de extrañar que los gatos sean alérgicos a ciertas plantas, concretamente a las que contienen cristales insolubles de oxalato de calcio. Esto provoca un ardor extremo en la boca si tu gato lo ingiere accidentalmente. La calla, la Dieffenbachia, el lirio de la paz, la planta oreja de elefante y las plantas paraguas son ejemplos de plantas a las que tu gato puede ser alérgico.

Por suerte, las plantas de oxalato de calcio insoluble no son muy venenosas para los gatos, pero siguen provocando un babeo excesivo. Si tu instinto te dice que tu gato ha ingerido este tipo de plantas, lávalo suavemente con agua y ofrecele algo sabroso como golosinas para gatos o caldo de pollo, atún en lata, etc. No es necesario un chequeo exhaustivo con el veterinario a menos que tu gato vomite y muestre signos de inapetencia. Dicho esto, asegúrate de que no se trata de una planta mucho más mortífera como la Easter Lilly.

Mareo por movimiento

Seguramente no mueves a tu gato en tu coche tanto como llevas a tu perro a dar paseos en coche, a no ser que tu esponjoso amigo tenga una cita con el veterinario o vaya a vacunarse. Aunque no lo creas, estos viajes son una pesadilla para tu gatito, ya que le provocan náuseas y nerviosismo. El jadeo, la dificultad para respirar, la boca abierta y los signos de ansiedad pueden hacer que babee.

Intenta que tu gatito se sienta cómodo poniéndolo en el transportín para gatos y en el asiento trasero sin conducir a ningún sitio. Repite esto y poco a poco ve conduciendo alrededor de la manzana de tu zona. Tu gatito se acostumbrará poco a poco a esto y esto aliviará efectivamente su mareo en el coche.

Estrés

Debes saber que el estrés en los gatos es el factor más importante de malestar. Uno de los principales síntomas de que tu gatito está demasiado estresado es el babeo. ¿Por qué? Porque cuando algo genera un miedo excesivo en tu gato, su sistema neurológico le envía una cadena de órdenes como escudo ante situaciones que no puede controlar.

Una de esas señales puede ser el babeo. De acuerdo, también mostrarán señales como falta de apetito en el gato, diarrea, falta de higiene y patas sudorosas. Aunque podría tratarse de un problema neurológico, llévalo a un experto para que le haga un diagnóstico adecuado.

Prevenir el babeo en los gatos

Igual que te cepillas los dientes, cepilla los dientes de tu gato también. Así evitarás que la placa o el sarro despierten bacterias que provoquen la inflamación de las encías (¡ay!). Además, ¿le has dado demasiadas golosinas a tu gato últimamente? Por supuesto, puedes hacerlo, pero ten en cuenta que pueden producirse abscesos dentales si no les cepillas los dientes con frecuencia.

Lee aquí nuestra guía sobre Cepillo de dientes para gatos.

Otra gran idea sería tratar de usar una pasta de dientes para gatos con sabor a pollo o pescado (sí, existen), junto con un pequeño cepillo de dientes para tu gato. Si quieres evitar el cepillado de dientes con demasiada frecuencia, pregunta a tu veterinario por alguna solución con flúor que puedas añadir a una fuente para mascotas para mantener sus dientes bien limpios.

Echa un vistazo a nuestra reseña de Fuentes de agua para gatos.

Por el contrario, si tu gato está limpio pero sigue babeando, puedes considerar la posibilidad de introducir algunos cambios en su alimentación o suplementos nutricionales. Podría deberse a que padece alguna enfermedad periodontal y que necesita unos cuidados especiales. La comida húmeda suele ayudar a los gatos ancianos o desdentados a humedecer la comida y engullirla.

Tratamiento

Una vez que se averigua la causa raíz del babeo de tu gato, el tratamiento se vuelve sencillo. Puede ser algo tan sencillo como una extracción dental o complejo como la cirugía o la quimioterapia para los gatos afectados por el cáncer oral. Sin embargo, los tratamientos de emergencia para un gato envenenado incluyen la limpieza de la toxina de todo su sistema, normalmente mediante vómitos inducidos, fluidos intravenosos o carbón vegetal.

Como se ha mencionado anteriormente, los lirios no son en absoluto amigables para los gatos y pueden afectar instantáneamente a los riñones del gato. Por lo tanto, es necesario el goteo constante de fluidos intravenosos para forzar la limpieza de la toxina mientras se vigila que estén fuera de peligro. Una línea de ayuda para mascotas te recomendaría alimentar a tu gato con carbón activado que absorbería cualquier sustancia que quede en su estómago.

gato babeando

Conclusión

Al igual que nosotros los humanos, los gatos también pueden babear por una serie de razones y puede ser su reacción a diferentes estímulos. Una cantidad normal de babas es saludable. Sólo es preocupante cuando empieza a producirse de forma excesiva y repentina. Recuerda que tu gato es una criatura limpia y delicada. No suelen enfermar y ponerse a babear. Pero si lo hacen ahora, una visita al veterinario es imprescindible. Consigue tu tranquilidad actuando con antelación.

¿Has cepillado los dientes de tu gato en las últimas semanas? Si no es así, deberías hacerlo inmediatamente antes de que sea demasiado tarde.

¡También puedes ayudar a la comunidad y contarnos cómo has tratado el problema de babas de tu gatito en los comentarios de abajo!

Fuentes:



Nota: Los consejos proporcionados en esta publicación están destinados a fines informativos y no constituyen un consejo médico con respecto a las mascotas. Para un diagnóstico preciso de la condición de tu mascota, programa una cita con el veterinario.

Pedro Esteban

Pedro Esteban

Redactor en revistas de temática natural, me encantan los animales y convivir con gatos. ¡Te daré algunos trucos para que tu convivencia con ellos llegue a buen puerto!

0 0 votes
Puntuación del artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Cosas de Mascotas
Logo
A %d blogueros les gusta esto: